Enlaces accesibilidad

Bruselas obliga a las agencias de calificación a ser más responsables y transparentes

       
  • Se limitan a tres al año las notas no solicitadas de deuda soberana
  •    
  • Las calificaciones de las agencias dejan de ser meras opiniones

Por

Bruselas ata en corto a las agencias de calificación. Desde este jueves entra en vigor una normativa más estricta que aumenta su grado de responsabilidad por sus acciones.

El objetivo también es reducir la dependencia excesiva de las calificaciones crediticias, mejorando la calidad del proceso de calificación. Las agencias tendrán que ser más transparentes al calificar a los Estados.

El comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, afirma que el nuevo marco legal "contribuirá a incrementar la competencia en el sector de la calificación, actualmente dominado por unos pocos operadores, y reducirá la dependencia excesiva de las calificaciones de los participantes en el mercado financiero. Se trata de un importante paso para restaurar la estabilidad financiera y la confianza en las instituciones financieras, que contribuirá a evitar crisis futuras

Las agencias de calificación crediticia tienen en la actualidad un papel protagonista en los mercados financieros, y sus calificaciones tienen un impacto directo en la actuación de los inversores, los prestatarios, los emisores y los gobiernos.

Rebajar la calificación de una empresa, por ejemplo, puede influir en el capital que un banco está obligado a poseer, mientras que rebajar la calificación de la deuda soberana puede encarecer los préstamos de un país y disparar la prima de riesgo.

¿Qué cambiará con las nuevas normas?

1. Menor dependencia de la calificación crediticia

Las nuevas normas reducirán la dependencia de las calificaciones externas, exigiendo a las instituciones financieras que refuercen su propia evaluación del riesgo de crédito y no dependan exclusiva y mecánicamente de calificaciones crediticias externas. Las Autoridades Europeas de Supervisión deberán asimismo evitar remitir a calificaciones externas y se les exigirá revisar sus normas y directrices y, en su caso, suprimir las calificaciones allí donde tengan el potencial de crear efectos mecánicos.

El paquete normativo también incluye una directiva por la que se introduce el principio de reducción de la dependencia de las calificaciones externas en la legislación sectorial de los fondos de inversión colectiva (OICVM), los gestores de fondos de inversión alternativos (GFIA) y los organismos de pensiones.

2. Mayor calidad de las notas de deuda soberana de los miembros de la UE

Para evitar perturbaciones del mercado, las agencias establecerán un calendario en el que se indique cuándo calificarán a los Estados miembros. Las notas se limitarán a tres al año para las calificaciones soberanas no solicitadas. Las excepciones seguirán siendo posibles en circunstancias excepcionales y deberán explicarse.

Las calificaciones se  publicarán exclusivamente los viernes, después del cierre de los mercados y al menos una hora antes de la apertura de las Bolsas de la UE. Además se informará a los inversores y a los Estados miembros sobre los hechos e hipótesis en que se basa cada calificación, lo que facilitará una mejor comprensión de las notas.

3. Mayor grado de responsabilidad de las agencias por sus acciones

Las nuevas normas aumentan el grado de responsabilidad ya que las calificaciones no son simples opiniones. Por lo tanto, las nuevas normas garantizan que una agencia pueda ser considerada responsable en caso de que  infrinja de forma deliberada o por negligencia grave el reglamento sobre las agencias de calificación, causando perjuicios a un inversor o emisor.

4. Menos conflictos de intereses por el modelo de remuneración «el emisor paga»

El reglamento mejora la independencia de las agencias y contribuye a eliminar los conflictos de intereses, al introducir una rotación obligatoria para los complejos  instrumentos financieros estructurados (retitulizaciones). También hay limitaciones respecto del accionariado. Las agencias deberán divulgar públicamente si un accionista con el 5% o más del capital o de los derechos de voto de la agencia posee el 5% o más de una entidad calificada. La norma prohibe a una agencia poner nota cuando uno de sus accionistas con el 10% o más del capital o derechos de voto posea también el 10% o más de una entidad calificada.

Para garantizar la diversidad e independencia de las calificaciones crediticias, el reglamento  prohíbe la propiedad del 5% o más del capital o de los derechos de voto en más de una agencia, a menos que las agencias pertenezcan al mismo grupo (participaciones cruzadas).

5. Publicación de las notas en una plataforma europea de calificación

Todas las notas disponibles se publicarán en una plataforma europea de calificación, que estará operativa a partir de junio de 2015. Con ello se mejorará la comparabilidad y visibilidad de los ratings de los instrumentos financieros calificados por las agencias registradas y autorizadas en la UE. Asimismo, se ayudará a los inversores a realizar su propia evaluación del riesgo de crédito, contribuyéndose a una mayor diversidad en el sector de la calificación crediticia.

Dentro del paquete normativo, la Comisión también analizará la situación del mercado de calificación e informará al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la conveniencia del desarrollar un sistema europeo especial para las evaluaciones de solvencia de la deuda soberana.

Para el 31 de diciembre de 2016, la CE ha de presentar un informe al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la conveniencia y viabilidad de apoyar una agencia de calificación europea dedicada a evaluar la solvencia de la deuda de los Estados miembros y/o una fundación de calificación crediticia europea para todas las restantes notas.

Noticias

anterior siguiente