Enlaces accesibilidad

La Audiencia de Sevilla vuelve a absolver a Samuel Benítez de encubrir el crimen de Marta del Castillo

       
  • El Supremo ordenó repetir la sentencia solo en relación a Benítez
  •    
  • Pedía una nueva valoración de su "posible participación como encubridor"
  •    
  • El Supremo confirmó los 20 años de cárcel para Carcaño

Enlaces relacionados

Por

La Audiencia de Sevilla ha vuelto a absolver al joven  Samuel Benítez de encubrir el crimen de Marta del Castillo, en una nueva sentencia (pdf.) dictada según ordenó el Tribunal Supremo que ratifica su  relato de que el traslado del cadáver se llevó a cabo entre las 21 y las  22.15 horas del 24 de enero de 2009.

La Sección Séptima de la  Audiencia introduce  sólo dos precisiones para asegurar que Benítez permaneció en la barriada  de Montequinto de Dos Hermanas (Sevilla) "ininterrumpidamente" entre  las 12 horas del 24 de enero y las 02.20 horas de la siguiente  madrugada.

A esa hora, la que entonces era su novia le acompañó para coger un  autobús con destino a Sevilla, a donde llegó entre las 02.40 y las 03.00  horas, y luego se dirigió a pie a su casa y llegó a las 03.35 horas.

Fuentes del caso han informado de que la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla va a notificar este martes la nueva sentencia sobre el crimen de Marta, ocurrido el 24 de enero de 2009, según ordenó el Tribunal Supremo cuando en febrero pasado confirmó los 20 años de cárcel impuestos al asesino de la joven, Miguel Carcaño.

El Supremo ordenó repetir la sentencia únicamente en lo relativo a la absolución de Samuel Benítez para valorar de nuevo su "posible participación como encubridor", lo que el tribunal debía hacer con "libertad de criterio" pero también con "respeto a las leyes de la lógica".

La Audiencia confirma su primera sentencia, según la cual el cuerpo de Marta fue sacado del piso de la calle León XIII de Sevilla y arrojado en un lugar desconocido entre las 21 y "a lo sumo" las 22.15 horas, y rechaza la "contradicción" e "imprecisión" de la Fiscalía y la acusación particular que ejercieron los padres de la víctima, quienes situaron las operaciones para deshacerse del cadáver en la siguiente madrugada.

La Audiencia considera probada la versión de Benítez

Ahora, el tribunal insiste en que Samuel estuvo "ininterrumpidamente" en Montequinto, como avalaron seis jóvenes que cenaron con él y luego le acompañaron en una discoteca, y las trece llamadas que en ese plazo recibió en su móvil, todas ellas situadas en esa barriada, según las antenas de telefonía.

Las antenas de telefonía sirven a la Audiencia para considerar probado "más allá de toda duda razonable" que Carcaño estaba a la 01.03 horas y a la 01.37 horas en la vivienda de su novia en Camas (Sevilla), donde recibió dos llamada de la madre de Marta preguntando por su hija.

Pero además, la Audiencia cita el "importante dato" de que varias personas que buscaban a Marta fueron al piso de Carcaño a medianoche y luego a las 2 horas, llegaron a levantar las persianas y no percibieron "que en su interior se hallase persona alguna ni se realizase algún tipo de actividad".

La Audiencia desestima los dos testimonios clave para las acusaciones: el vecino que aseguró haber visto a Carcaño empujando una silla de ruedas a la 01.30 horas, que "erró en cuanto a la hora", y el dueño de un bar que dijo haber visto a dos personas empujando una silla de ruedas en dirección a un contenedor, del que afirma que causa "perplejidad" su contradicción respecto a lo declarado en la Policía.

Pero incluso dando por buenas sus declaraciones, "no supone que Samuel Benítez participara en esa actividad", dice la sentencia.

La sentencia desestima la acusación de Carcaño implicando a Samuel porque el asesino de Marta "ha dado versiones variopintas" "en función de sus propios intereses" y "no merecen credibilidad alguna".

Noticias

anterior siguiente