Enlaces accesibilidad

Las actas de Nóos reflejan que la infanta Cristina no participó en las reuniones directivas

       
  • El juez requirió la pasada semana al exsecretario del Instituto el libro de actas
  •    
  • Urdangarin y Revenga desvincularon a la infanta de Nóos en su declaración
  •    
  • Ninguna junta hace referencia  a la toma de decisiones sobre lo investigado
  •    
  • En una junta se confirió amplios poderes a Urdangarin y Torres

Por
Las actas de Nóos reflejan que la infanta Cristina no participó en las reuniones directivas

Las actas del Instituto Nóos revelan que la infanta Cristina no  asistió a las reuniones de la junta directiva celebradas por la  entidad entre el 23 de septiembre de 2003, fecha en la que fue  designada la nueva Junta con el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, a  la cabeza, y el 20 de marzo de 2006.

Fecha en la que el duque, su mujer y el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, se  desvincularon de la asociación investigada en el caso Nóos por desvío de fondos públicos.

Fuentes del caso confirman la existencia de cuatro actas de las reuniones entre septiembre de 2003 y marzo de 2006. A ellas asistieron Iñaki Urdangarín, Diego Torres y Miguel Tejeiro, pero no la infanta ni su secretario personal, Carlos García Revenga.

El juez instructor de  la causa solicitó al exsecretario general de Nóos Miguel Tejeiro el libro de las actas con el objetivo  de averiguar si los encuentros celebrados asistieron todos sus  miembros y, entre ellos, la infanta en calidad de vocal de la  entidad.

Se da la circunstancia de que ninguna de las actas hace referencia  a la toma de decisiones con respecto a los eventos investigados en  relación con Valencia ni con Baleares.

De hecho, el propio Tejeiro,  en la declaración que prestó ante el titular del Juzgado de  Instrucción número 3 de Palma, José Castro, señaló que como  secretario general de Nóos firmó los acuerdos adoptados puesto que no  había entre ellos ninguno "sorpresivo o arriesgado".

Más en concreto, el primero de ellos, del 23 de septiembre de  2003, alude a la constitución de la Junta Directiva, integrada por  Urdangarin, Torres, Tejeiro, García Revenga como tesorero de la  asociación, y la Infanta en calidad de vocal.

Mientras tanto, la  siguiente reunión, del 3 de marzo de 2004, contó con la presencia de  Urdangarin, Torres y Tejeiro, y en ella se acordó por unanimidad  autorizar al Duque y a su exsocio a operar con firma indistinta en la  cuenta corriente del Instituto Nóos.

Ya el 26 de noviembre de 2005 concurrieron a la reunión de la  Junta de ese día Urdangarin, Torres y Tejeiro, quienes aprobaron,  también de forma unánime, conferir poderes generales de  administración y disposición en favor de Urdangarin y Torres para  que, en nombre de la asociación, pueda cada uno de ellos indistinta y  solidariamente ejercer todas las facultades que se relacionaban en un  anexo que acompañaba al acuerdo.

Urdangarin y Torres, con plenos poderes

Más en concreto, se les habilitaba para comprar, disponer,  enajenar y gravar todo tipo de bienes muebles e inmuebles; otorgar  toda clase de actos, contratos o negocios jurídicos; asministrar  bienes; girar, aceptar y protestar letras de cambio; tomar dinero a  préstamo o a crédito; disponer, abrir y cancelar cuentas y depósitos  de cualquier tipo; otorgar contratos de trabajo; comparecer ante toda  clase de juzgados; intervenir en suspensiones de pago o quiebras;  dirigir la organización comercial de la asociación, y otorgar y  firmar toda clase de documentos públicos y privados.

Finalmente, en la asamblea celebrada el 20 de marzo de 2006, se  aprobó el nombramiento de una nueva junta directiva, que quedaría  constituida por Torres como presidente -en sustitución de  Urdangarin-, Tejeiro como secretario general y Pedro Parada como  tesorero.

Entre las actas también se encuentra la correspondiente a la  Asamblea General Extraordinaria celebrada el 19 de octubre de 2004 en  la que, también por unanimidad, se acordó solicitar a La Caixa una  póliza de crédito por un importe máximo de 300.000 euros a un plazo  de hasta 12 meses, ofreciendo como garantía las facturas que se  girarían a la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) de Valencia.  También se facultaba a Torres para efectuar las gestiones necesarias  y contratar la anterior póliza.

Cabe recordar que, según justificó el duque en su declaración como  imputado del pasado 23 de febrero en torno al papel desempeñado por  su mujer en Nóos, la Infanta era vocal en el Instituto que presidía  porque hacían falta cinco personas para formalizar la Junta Directiva  y "tuvimos, cómo decir, que cubrir esos asientos".

No obstante,  señaló que su esposa no hacía "absolutamente nada" sino que fue  nombrada como persona "de máxima confianza y transparencia" para el  cargo que iba a ostentar.

La infanta, "persona de confianza"

"Era una persona de confianza mía en la Junta Directiva,  simplemente eso, con la voluntad máxima de dar una transparencia y  una normalidad a las cosas", recalcó el imputado acerca del  nombramiento de la Infanta en la entidad a través de la cual  presuntamente fueron desviados unos 5,8 millones de euros.

En una de sus preguntas en torno al papel de la hija del rey Don  Juan Carlos, Castro observó que según los estatutos de Nóos, con tres  miembros en la Junta -presidente, tesorero y secretario- "bastaba", a  lo que el duque respondió que sus asesores le dijeron que "había  esto, conformamos que iban a ser cinco y yo siempre he pensado que el  formalismo eran cinco, no tres".

Al interpelarle sobre qué hacía entonces su esposa como vocal,  Urdangarin se limitó a contestar: "absolutamente nada", tras lo cual  el juez le preguntó "y si no hacía nada, ¿para qué estaba allí?". "Le  repito Señoría, yo siempre he pensado que hacían falta cinco personas  para formalizar esa Junta y nombramos a las personas de máxima  confianza y máxima transparencia para ello. Nada más. Es la primera  noticia que tengo que con tres ya hubiésemos conformado la Junta",  espetó el encausado.

Noticias

anterior siguiente