Enlaces accesibilidad

Obama insta a Pekín y Tokio a rebajar las tensiones en el Mar de China

  • También pide a China que fije reglas claras para el comercio y la inversión
  • El presidente de EE.UU. asiste en Camboya a la Cumbre de Asia Oriental

Por

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha pedido este martes a China y Japón que reduzcan las tensiones territoriales que les enfrentan a muchos de sus vecinos en el Mar de China. En el aspecto económico, ha instado al régimen de Pekín a que establezca "reglas claras" para el comercio y la inversión, ya que -al igual que EE.UU.- tiene una "especial responsabilidad" como potencia económica mundial.

"Al ser las dos mayores economías del mundo, tenemos la especial responsabilidad de liderar el camino para asegurar un crecimiento sostenido y equilibrado, no sólo en Asia, sino en todo el mundo", ha señalado Obama durante una reunión con el primer ministro chino, Wen Jiabao.

En el transcurso del encuentro bilateral celebrado en el marco de la Cumbre de Asia Oriental (ASEAN) que tiene lugar en Camboya, el presidente estadounidense ha indicado que las actuales relaciones entre su país y China atraviesan una etapa "constructiva y de cooperación".

"Estoy comprometido a trabajar con China y estoy comprometido a trabajar con Asia", ha añadido Obama.

Antes de su reunión con el dirigente chino, Obama se ha entrevistado con el primer ministro de Japón, Yoshihido Noda, a quien le ha asegurado que es "muy importante" para Estados Unidos y Japón "coordinar de forma efectiva" el comercio y la inversión para crear empleo.

Pero las tensiones territoriales en el Mar de China han sido el foco del encuentro, ya que la seguridad regional se está deteriorando debido a las disputas territoriales en esa zona. A juicio del primer ministro nipón, con el "empeoramiento de la seguridad en el este de Asia, aumenta la importancia de la alianza entre Japón y EEUU".

Preocupación por las tensiones en el Mar de China

Sobre ese asunto, y según ha explicado posteriormente la Casa Blanca, el presidente Obama ha subrayado que Washington actuará como aliado de Tokio, pero le ha recordado la necesidad de que "se rebajen las tensiones en las disputas territoriales" en el este y el sur del Mar de China, en referencia al enfrentamiento entre Pekín y Tokio por el control de un archipiélago que China denomina Diaoyu y Japón, Senkaku.

Además, las relaciones diplomáticas entre Filipinas y China son tirantes a raíz de la disputa que mantienen por la soberanía de los atolones de Scarborough.

Brunei, Filipinas, Malasia y Taiwán también reclaman parte o totalmente las Spratly, un archipiélago ubicado en el Mar de China meridional formado por alrededor de un centenar de atolones ricos en pesca, petróleo y gas.

La discordia entre China, Japón y otras naciones de la región que se disputan la soberanía sobre determinadas zonas del Mar de China, ha enturbiado la Cumbre de Asia Oriental, en la que Obama expondrá su política exterior destinada a impulsar la cooperación con Asia y el Pacífico, una región que considera de "máxima prioridad" para su Administración.

Además de los líderes de los diez estados de la ASEAN -grupo integrado por Brunei, Camboya, Myanmar (la antigua Birmania), Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam-, a esta reunión asisten también los jefes de Estado y gobierno de Australia, China, Corea del Sur, India, Japón, Rusia y Nueva Zelanda.

Durante las reuniones de este martes, los líderes de la ASEAN darán luz verde a la propuesta de iniciar negociaciones con vistas a alcanzar un acuerdo comercial con Australia, Corea del Sur, China, India, Japón y Nueva Zelanda, en conjunto un mercado con cerca de 3.000 millones de potenciales consumidores.

Noticias

anterior siguiente