Enlaces accesibilidad

La primera nave comercial parte con éxito hacia la Estación Espacial Internacional

  • La Dragon de SpaceX lleva unos 500 kilos de suministros con destino a la ISS
  • Es el segundo lanzamiento de este tipo de cápsula
  • El éxito de la misión significaría que la NASA no dependa de otras agencias

Por
Lanzamiento de la primera nave comercial hacia la ISS

La empresa estadounidense Space X ha completado con éxito el lanzamiento de la primera nave privada de la historia con su cohete Falcon 9 en el que viaja la cápsula no tripulada Dragon con cargamento para los tripulantes de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Después de varios meses de retraso, y a la segunda, tras el intento fallido del pasado sábado, el lanzamiento se ha llevado a cabo con total normalidad desde el Complejo de Lanzamiento 40 de Cabo Cañaveral de Florida (EE.UU.) y a la hora prevista, las 09.44 de la mañana (hora española).

Esta misión, que supone el transporte de alimentos, suministros y experimentos a la ISS, es un paso crucial hacia la privatización de la exploración espacial.

Tras retirar del servicio su flota de transbordadores espaciales, la NASA se quedó sin ningún medio propio de enviar astronautas o suministros a la Estación Espacial Internacional (ISS).

Para suplir esta carencia, la agencia espacial ha puesto en marcha el programa COTS, Servicios Comerciales de Transporte Orbital (Commercial Orbital Transportation Services), que tiene como objetivo colaborar con empresas privadas estadounidenses para desarrollar naves capaces de realizar estas tareas.

En esta ocasión se ha llevado a cabo el lanzamiento de la primera de estas naves rumbo a la ISS. Se trata de una cápsula Dragon desarrollada por SpaceX, que si todo va según lo previsto despegará este sábado a las 10:55 de la mañana, hora de España, a lomos de un cohete Falcon 9, también diseño de SpaceX.

Es el segundo lanzamiento de una cápsula Dragon tras un primer vuelo de prueba en 2010

Es el segundo lanzamiento de una cápsula Dragon tras un primer vuelo de prueba en diciembre de 2010 que se desarrolló sin ningún tipo de problema. De hecho, los expertos tienen tal confianza en sus prestaciones que el nuevo lanzamiento intentará aunar las dos misiones de prueba en una sola.

Así, la primera fase consistirá en que, tras el lanzamiento, la Dragon se aproxime por sí misma -guiada por sus sistemas autónomos- a la Estación Espacial Internacional, para situarse lo más cerca posible.

A bordo de la Dragon viajan unos 500 kilogramos de suministros no críticos como ropa y comida, así como diversos experimentos diseñados por estudiantes y diferentes objetos conmemorativos de la misión.

Una vez vaciada y después de colocar en su interior el material que se quiere enviar de vuelta a la Tierra, la misión terminará un par de semanas después del atraque con la recuperación de la cápsula Dragon en el océano Pacífico.

Varias semanas de retraso

Tras varias semanas de retraso para realizar las últimas comprobaciones del software de a bordo de la Dragon -el lanzamiento estaba inicialmente previsto para el 30 de abril- la mayor preocupación de los responsables de la NASA y de SpaceX ha sido la meteorología.

Sin embargo, el primer intento de para enviar la cápsula de reabastecimiento a la ISS tuvo que suspenderse el pasado sábado cuando ya se había completado la cuenta atrás para el lanzamiento del cohete.

Debido a la combinación de la órbita de la ISS, de la potencia del motor del Falcon 9, de la cantidad de carga que lleva la Dragon, y de todas las maniobras de prueba que tendrá que realizar una vez en órbita, el lanzamiento tenía que producirse en el momento justo, no como en otros casos en los que la ventana de lanzamiento dura minutos o incluso horas.

Al margen de lo importante que sería el éxito de esta misión, de cara a demostrar que la iniciativa privada tiene un lugar en la exploración espacial, la NASA también tiene especial interés en que todo funcione.

La Agencia rebajaría su nivel de dependencia en los ATV de la Agencia Espacial Europea, los H-II de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial, o los Progress de Roscosmos, la Agencia Espacial Federal Rusa. Además, la Dragon podría servir también como nave tripulada, algo que la NASA necesita también urgentemente.

Noticias

anterior siguiente