Enlaces accesibilidad

Problemas económicos e intrigas en el Vaticano

       
  • Este martes se celebrará un consejo para analizar los problemas del Vaticano
  •    
  • La Santa Sede aspira a ser un país impoluto en transacciones financieras
  •    
  • El supuesto complot para matar al papa en menos de un año, otra sombra

Por

La tensión en el Vaticano  es densa como un vidrio incandescente. A los cardenales les espera este martes un San Valentín poco dulce, ya que hay convocado un consejo para analizar los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede.

El Vaticano aspira a formar parte de los países virtuosos  en materia de transacciones financieras, un deseo ampliamente querido por el papa. La Comisión Europea elaborará la lista en junio pero en el Vaticano  afloran las dudas sobre si  el más pequeño estado del mundo formará parte de esa lista de países impolutos financieramente.

Hace unas semanas se desveló que  el cardenal Carlos María Viganò  informó al papa sobre la  corrupción y prevaricación habitual dentro del banco Vaticano. En esa misiva le detallaba al pontífice cómo había conseguido resanar las cuentas y le solicitaba  permanecer en el cargo. Joseph Ratzinger nunca le respondió directamente. Hoy  el cardenal Viganò está lejos de Roma. Es el nuncio apostólico en Washington.

El supuesto complot contra el papa

Hace unas fechas se acusó a la banca vaticana de  transferir 180 millones de euros a Alemania para evadir el control del Banco Central Italiano. La institución vaticana ha respondido que tiene mejor tratamiento de su dinero y que, en cualquier caso, todos los movimientos están controlados.

El supuesto complot para que el papa muera en menos de un año forma parte de todas estas intrigas que se tejen entre los muros vaticanos.  Algunos  príncipes de la iglesia creen que hay demasiada ambición por hacer carrera entre algunos religiosos y muchas ganas de vengarse por puestos prometidos y nunca desempeñados.

Con todo, no es al papa  a quién se señala como el objeto central de estos manejos, sino a su número dos, el cardenal Tarcisio Bertone que ha sabido acumular enemigos en los seis años que lleva como secretario de Estado.

Noticias

anterior siguiente