Enlaces accesibilidad

"Se esfuma mi oportunidad de vivir solo"

  • Actualmente, 386.721 jóvenes tienen aprobada la ayuda al alquiler joven
  • Los nuevos solicitantes ya no percibirán la Renta Básica de Emancipación
  • El Gobierno anunció la supresión de la prestación entre otros recortes

Por

"Con el sueldo que tengo y sin la ayuda, no me queda otra que compartir piso. Estuve mirando algo para irme a vivir solo, me costaban alrededor de 550 euros, pero con el recorte de la ayuda no puedo permitírmelo", resalta José Benavides.

Entre los recortes aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy se encuentra la supresión de la Renta Básica de Emancipación para las nuevas solicitudes. Esta medida afectará a miles de jóvenes en 2012, que no podrán pedir la ayuda e independizarse.

Es el caso de José Benavides, que lleva compartiendo piso en Madrid desde hace siete años y ahora estaba preparando la documentación para solicitar la ayuda al alquiler para marcharse a vivir a un piso en solitario.

"Se esfuma mi oportunidad de vivir solo. Me gastaría más de la mitad de mi sueldo en el alquiler, sin contar con otros gastos como la comida, la luz, el gas, el agua o el teléfono", ha resaltado José Benavides.

Se esfuma mi oportunidad de vivir solo

Actualmente, 386.721 jóvenes de toda España tienen aprobada la ayuda de 210 euros al mes, según datos del Ministerio de Fomento.

Estos "afortunados" seguirán percibiendo la ayuda, pero los nuevos solicitantes ya no recibirán un solo euro a la emancipación y los que estaban preparando la documentación para solicitarla tendrán que desistir, a pesar de que todavía se puede acceder a la web para solicitar la Renta Básica de Emancipación.

“Mi novia todavía está estudiando y hasta que no acabe y encuentre trabajo no creo que podamos hacer planes para irnos a vivir solos”, dice el joven.

Un problema para los "mileuristas"

José es "mileurista" y comparte piso con tres personas más. Paga al mes 250 euros por una habitación. La supresión de la ayuda le hace seguir en la misma situación, siempre que no se le acabe el trabajo.

"El futuro está muy negro, me licencié en Periodismo hace cuatro años y todavía no he podido trabajar de lo mío. Si el trabajo me falla tendría que regresar a casa de mis padres en Zafra, no queda otra", recalca el joven.

Si el trabajo falla tendría que regresar a casa de mis padres

En un caso parecido se encuentra Felipe Fernández. Lleva viviendo dos años en Madrid por motivos laborales y desde entonces ha compartido piso como solución más económica.

"Desde que vine a Madrid por trabajo, estoy compartiendo piso y hace un par de meses tomé la decisión de alquilar un apartamento para mí solo y pedí la ayuda para que las cuentas saliesen al final de mes", explica.

La decisión de irse a vivir solo le llevó a solicitar la ayuda el 22 de diciembre. Económicamente le supone un desembolso de 200 euros más cada mes, ahora paga 650, antes el desembolso era 450 euros.

"Cuando compartía piso destinaba un tercio de mi sueldo al alquiler y ahora destino casi el 50 % y como, posiblemente, me denegarán la ayuda, solo tenía dos opciones, o seguir compartiendo piso o ajustarme el cinturón. Me ha servido de tanto pedir la ayuda al alquiler como comprar la lotería de Navidad", resalta con una sonrisa el joven de 28 años.

Ahora destino casi el 50 % del sueldo al alquiler

A pesar de que no le concedan la ayuda ya ha tomado la decisión y lleva casi un mes asumiendo los gastos del nuevo alquiler, por lo que tendrá que ajustarse el cinturón.

"Este verano no habrá vacaciones y habrá que recortar las salidas nocturnas, las cuentas tienen que salir a final de mes. En todo caso, si la cosa no sale como espero no tengo ningún problema en volver a compartir piso", dice Felipe con gesto de resignación.

Renta Básica de Emancipación, 4 años de vida

Hace cuatro años que la por entonces ministra de Vivienda, Carme Chacón, y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciaron conjuntamente una Real Decreto que establecía una ayuda para la emancipación de jóvenes entre 22 y 30 años.

A partir del 1 de enero de 2008 entró en vigor dicha ley y cuatro años después el total de jóvenes que han recibido la ayuda en toda España asciende a 301.254 (170.726 chicas por 130.528 chicos).

Dentro de esas casi 350.000 personas que tienen aprobada la ayuda se encuentran María Teresa Fernández y Borja Serrano, ambos comparten piso con sus respectivas parejas en Madrid.

María pidió la ayuda en febrero de 2008 y no recibió la Renta Básica de Emancipación hasta el año siguiente.

"¡Todo un año de espera! Eso sí, luego te pagan todos los atrasos juntos, pero ya cuando dejas de mirar en la cuenta a ver si te han ingresado el dinero que necesitas para pagar todos los meses el alquiler", destaca la joven.

¡Todo un año de espera!

Actualmente, María Teresa vive con su novio y entre ambos pagan 820 euros cada mes.

"Con lo que pagamos al mes de alquiler, es lo mismo que pagaríamos por una hipoteca. Incluso echando cuentas, hemos llegado a la conclusión que nos saldría mejor comprar un piso", dice María.

A pesar de recibir la ayuda, el problema de María Teresa es que este año cumple el límite de edad para recibir la prestación.

"A mucha gente le va a hacer polvo, aunque yo ya contaba con ello porque este año cumplo los 30 y ya se me acababa igualmente", resalta la Joven.

A mucha gente le va a hacer polvo

El caso de Borja es muy similar. El ingeniero de 29 años también comparte piso con su pareja y tan solo le quedan seis meses de ayuda. El contrato de alquiler está a nombre de los dos por lo que solo percibe la mitad de los 210 euros.

Los 800 euros que paga Borja por su piso alquilado, le supondría un abono de 400 euros al mes, pero gracias a la ayuda de 105 euros mensuales hace que tenga que destinar un un 26,25 % menos de su salario a la renta del inmueble.

"En 30 de diciembre me ingresaron la ayuda, diez mensualidades de 105 euros. La verdad es que me viene muy bien, porque me permite ahorrar y con el sueldo que tengo llego muy justo a final de mes", finaliza Borja.

Noticias

anterior siguiente