Enlaces accesibilidad

Carlos Ruiz Zafón publica su nueva novela: "El prisionero del cielo"

  • El autor define la obra como la tercera parte de una saga
  • Retoma personajes de 'La sombra del viento' y 'El juego de ángel'

Por
Carlos Ruiz Zafón presenta "El prisionero del cielo"

La presentación ha tenido lugar este mediodía en la antigua capilla de los Ángeles, en pleno barrio del Raval de Barcelona, ese que tanto le gusta describir a Carlos Ruiz Zafón. Con toda la parafernalia propia de una estrella y con la escenografía de un gran relato, el autor ha hablado desde el ábside, sentado en un chiffonier marrón y rodeado de libros -en una atmósfera oscura que recuerda al mítico cementerio de los libros olvidados creado por él, con escaleras hacia el infinito a modo de estanterías.

Minutos antes se han proyectado las imágenes de la ciudad en aquella época de pleno franquismo, en significativo  blanco y negro, con las Ramblas originales, todavía sin invadir por las marcas de comida rápida. Esas Ramblas de 1957 con gabardinas y faldas largas y faroles de gas.

La editorial, Planeta, ha dispuesto para la presentación de "El prisionero del cielo" una conversación entre el escritor y una interlocutora, la periodista Gemma Nierga, sobre el libro que desde mañana encontraremos en las librerías de España y Portugal y dentro de unas semanas –ya en 2012- en todo el mundo.

El público asistente, libreros en su mayoría, han llegado de distintos puntos de la geografía española e incluso de Hispanoamérica.

La arquitectura narrativa de trama y personajes, convertida en saga

Carlos Ruiz Zafón reconoce que lo suyo es arquitectura narrativa. Esta tercera parte, "El prisionero del cielo", explica los misterios sin resolver de la segunda, "El juego del ángel" y nos transporta a los misterios de la primera, "La sombra del viento".

Para conseguir sus personajes tan completos y una atmósfera tan real -aún dentro de las hechos inexplicables que narra- este escritor dice construir y modelar. Trabaja muchas horas y siempre con la base de esas estructuras complejas pero ya completas: "Sentarme a esperar la inspiración nunca me ha funcionado", explica.

"Sentarme a esperar la inspiración nunca me ha funcionado"

Zafón se muestra divertido cuando se califica a las dos primeras novelas como precuelas. Pero defiende que "las tres novelas pueden leerse independientemente o bien como lo que son, historias interconectadas".

"El prisionero del cielo" –la novela presentada hoy- empieza un año después del fin de la segunda, cuando en pleno franquismo Daniel, Fermín, Mauricio y los otros personajes, siguen sus vidas. Los niños son adultos, algunos son ya padres. Entre ellos se entretejen sentimientos vitales: sed de venganza, búsqueda de la verdad, rabia, odio, amor. Y simultáneamente, los recuerdos que impregnan a todo ser humano.

Un personaje inquietante entra en la librería de Sempere -que conocemos desde "La sombra del viento" y amenaza con desvelar un terrible secreto...  Aparecen los sentimientos de lealtad, amistad... la relación entre personajes no es casual, Fermín guarda un gran secreto. Él acaba abriendo la caja de los truenos y todo se precipita.

"Ahora todo se ha acelerado y tenemos el final de la saga y llegamos a descubrir la esencia del personaje monstruoso: Mauricio Valls, volvemos al cementerio de los libros y descubrimos un mundo en él, todas la piezas del rompecabezas van a converger”. Y confiesa que para dentro de dos o tres años -no le gusta que nadie, y menos su editor, le metan prisa- tendremos el gran final, volveremos al padre de Daniel..."

Barcelona, un personaje más


“Barcelona es un personaje más: el centro del mundo editorial que ya nos definieron Narcís Oller, Juan Marsé o Manuel Vázquez Montalbán... Lo que yo escribo -cuenta Ruiz Zafón- no es un retrato social, si no que me interesa la esencia de la ciudad, crear un personaje basado en la verdad, en una Barcelona que era más estilizada: me divierte escribir con aquella Barcelona como personaje."

"Mi infancia fue “dickensiana light” porque mi padre, que era corredor de seguros –todavía lo es- me daba los recibos y yo, con 10 o 12 años, iba a cobrar por toda Barcelona, desde las grandes mansiones de la Avenida Pearson hasta las zonas más miserables, y como todo el mundo se cree que un niño no se da cuenta de nada, me trataban como si no estuviera". “Algunas veces se olvidaban de mí y yo les decía” pues si no me pagan, me llevo el recibo”

"Eso me permitió ver la Barcelona real de puertas adentro y vi todas las capas de la cebolla. Me permitió ver muchas cosas, personajes interesantes... Vi la trastienda y las bambalinas, y cómo funcionaba la tramoya...”

Zafón dice sentirse feliz de que “el lector entre en la experiencia sensorial que significa seguir a cada personaje”. "En la vida nos dan unas cartas, pero somos dueños de lo que hacemos con ellas. Y los personajes tienen sus cartas y llega un momento en que deben jugarlas."

"Los personajes tienen sus cartas y llega un momento en que deben jugarlas"

Escribir para quien goza leyendo

Ruiz Zafón entiende su trabajo como un “homenaje a la literatura”. No en vano, en esta última obra surge un juego que entrelaza al autor aún más con el gran lector, el gran devorador de libros: En "El prisionero del cielo" nombra a "El conde de  Montecristo", a "Los miserables" a "El cuento de Navidad". Dice Ruiz Zafón que quien tenga ganas de disfrutar aún más puede beber en esas fuentes parra seguirle...

En este punto y con este autor surge siempre el mismo tema: ¿Y porqué no una película”. Ruíz Zafón lo tiene claro: “Se podría, pero el libro permite una narración más completa, permite explicar sensaciones que el cine obvia”. “Mis narraciones son para quien un libro es esencial, para quien goza leyendo”. Considera que si sus personajes entraran en la gran pantalla o en una serie de televisión sería “para hacerles más populares. "Estaría mal: no hace falta que todo sea cine o tele.”

Para Carlos Ruiz Zafón, el cine es "un proceso industrial donde no existe la autoría y ésta es un mito". Refiriéndose a sus libros dice que le permiten "la creación pura donde sólo existe el autor de una obra. Y lo correcto es dejar estos libros como están”.

"No va a haber mejor fotografía, ni mejor imagen panorámica, ni mejor montaje que lo que los lectores ven en sus cabezas”

¿Ni mejor música? Durante la presentación de "El prisionero del cielo" hemos ido escuchando ola banda sonora, sí la banda sonora, de esta novela. Carlos Ruiz Zafón compone la música para sus personajes. "Hay quien los dibuja..." Les compone una melodía que los define... Dice que se planteó ser músico pero que sólo toca el piano para sus personajes. “Yo pertenezco al mundo de la escritura y la música es donde disfruto” 

Ruiz Zafón es un escritor de fama mundial, que con su primer libro consiguió éxito y suficientes recursos como para mudarse a vivir a California. Sus obras se leen actualmente en más de 50 lenguas.

Zafón cuenta que a menudo se le quejan de que en sus libros siempre llueve. “Pues ¡para quien diga que en Barcelona no llueve...! Hoy para venir aquí ustedes se han mojado como pollos...” se rie.

Noticias

anterior siguiente