Enlaces accesibilidad

Los primeros británicos bebían del cráneo de sus víctimas

  • Los empleaban como cuencos para beber líquidos
  • Los fragmentos encontrados datan de hace casi 15.000 años
  • En esa época, los humanos ya enterraban a sus muertos

Por
Uno de los cráneos humanos empleados como cuencos
Uno de los cráneos humanos empleados como cuencos www.nhm.ac.uk

Los primitivos habitantes de las islas británicas bebían de los cráneos de sus víctimas, según se desprende de un descubrimiento en una cueva del condado de Somerset (suroeste de Inglaterra).

Científicos del Museo de Historia Natural de Londres analizaron los restos de tres personas descubiertos en una cueva en Cheddar Gorge, entre ellas un niño de tres años, que supuestamente fueron matados para prácticas de canibalismo.

Los huesos muestran cortes muy precisos destinados a extraer la máxima cantidad de carne de las víctimas, mientras que de los cráneos salieron cuencos de los que beber.

Los fragmentos, que los paleontólogos datan de hace 14.700 años, son los ejemplos más antiguos descubiertos hasta ahora de cuencos hechos de cráneos humanos y constituyen la primera evidencia de matanzas rituales en este país, según The Daily Telegraph.

Canibalismo

Por aquella época, los humanos habían aprendido ya a enterrar a sus muertos, lo que significa que los restos descubiertos son resultado de prácticas caníbales.

El canibalismo era seguramente un buen método para eliminar a grupos rivales y conseguir comida

"Por aquellos años, la vida era muy dura, comentó el profesor Chris Stringer, paleontólogo que ayudó a excavar los restos y agregó: "El canibalismo era seguramente un buen método para eliminar a grupos rivales y conseguir comida".

"Lo más siniestro es que esa gente eran cazadores-recolectores, muy parecidos a nosotros. Podían hacer herramientas y pintaban en las cuevas. Celebraban también enterramientos muy complejos para las personas a las que no devoraban. Trataban a sus muertos con reverencia", agregó el paleontólogo.

Noticias

anterior siguiente