Enlaces accesibilidad

Titanoceratops, el hermano mayor del Triceratops

  • Este gigante cornudo pesaba 6.800 kilos
  • Su cráneo medía dos metros y su nariz y cuerno eran más grandes
  • Sus restos fueron confundidos con los de un Pentaceratops

Por
 Comparativa de los grandes dinosaurios cornudos
Comparativa de los grandes dinosaurios cornudos Nicholas Longrich / Universidad de Yale

Pesaba nada más y nada menos que más de 6.800 kilos y tenía una cabeza de dos metros coronada por un enorme cuerno. El Titanoceratops, bautizado así por sus sorprendentes dimensiones, reinó mucho antes que sus descendientes cornudos más famosos, el Triceratops y el Torosauro.

El nuevo dinosaurio es muy similar al Triceratops, en versión 'maxi', con un 'volante' más delgado alrededor del cuello y la nariz y los cuernos más grandes, según recoge la revista Wired.

El Titanoceratops vivió en el suroeste de Estados Unidos durante el período Cretácico, hace aproximadamente 74 millones de años, y es el primero de los Triceratops conocidos. El nombre de Triceratops, uno de los géneros de dinosaurios más conocidos, viene del griego "cara de tres cuernos".

El descubrimiento de este gigante fue realizado por Nicholas Longrich, paleontólogo de la Universidad de Yale, que publica sus conclusiones en la revista Cretaceous Research.

El hallazgo arroja luz sobre los orígenes de estos dinosaurios con cuernos gigantes y señala que este grupo desarrolló su gran tamaño cerca de cinco millones de años antes que se pensaba.

Longrich se encontró con el Titanoceratops al reexaminar restos parciales desenterrados en México en 1941. Fue identificado erróneamente como un Pentaceratops ('cara de cinco cuernos'), una especie común en la zona, pero su esqueleto era muy diferente a estos y podría llegar a pesar el doble que un dinosaurio adulto de esta especie.

"Cuando vi el esqueleto más de cerca, me di cuenta de que era demasiado diferente de la Pentaceratops para ser un miembro de la especie", explica Longrich, agregando que el tamaño de los restos indican que probablemente pesaba el doble que los adultos Pentaceratops.

La esperanza de Longrich es poder analizar otros esqueletos fósiles que conserven el característico volante óseo intacto, lo que ayudaría a establecer claramente las diferencias entre los Triceratops y los Pentaceratops.

Noticias

anterior siguiente