Enlaces accesibilidad

Francia y Alemania bloquean la libre circulación de rumanos y búlgaros tras la crisis de los gitanos

       
  • Ambos países piden retrasar su entrada en el espacio Schengen
  •    
  • Alegan la falta de lucha contra la corrupción y el crimen organizado
  •    
  • Rumanía denuncia el "acto de discriminación" franco-alemán

Por

Francia y Alemania han informado a la Comisión Europea de su intención de bloquear la entrada de Rumanía y Bulgaria en el espacio Schengen, que permite la libre circulación de personas en la UE.

La plena integración de ambos países -que se adhirieron a la Unión Europea el 1 de enero de 2007- era uno de los objetivos prioritarios de la Presidencia hungara de la Unión Europea, y este proceso estaba previsto que se completase a finales de marzo del año que viene.

Francia ha venido sugiriendo en los últimos meses su intención de vetar la entrada de ambos países en el espacio Schengen si no controlaban el flujo de gitanos romaníes, algo que Rumanía y Bulgaria han tratado de desvincular de las negociaciones al considerar a los gitanos un pueblo nómada.

Rumanía: "Acto de discriminación"

De hecho, el presidente rumano, Traian Basescu, ya ha calificado como "acto de discriminación" la iniciativa franco-alemana.

"No podemos aceptar la discriminación de las personas, aunque provengan de los estados más fuertes de la Unión Europea", ha añadido el jefe de Estad rumano, que ha expresado su deseo de que "será posible aclarar la situación" tras las fiestas navideñas.

En la misma línea, Bulgaria ha asegurado que "hará todos los esfuerzos posibles" para disipar las dudas de su adhesión al espacio Schengen.

La Comisión Europea abrió un expediente a Francia por las expulsiones de gitanos rumanos y búlgaros este verano, aunque finalmente lo archivó.

El espacio Schengen está formado por todos los miembros de la Unión Europea excepto Rumanía, Bulgaria y Chipre, que aún no cumplen las condiciones para entrar en él según la UE, y Reino Unido e Irlanda, que han preferido mantener el control fronterizo.

Este espacio -del que también forman parte Noruega, Islandia, Suiza y Liechstenstein- permite la libre circulación de ciudadanos europeos por las fronteras interiores, de forma que solo se estrablece una frontera exterior con controles sometidos a procedimientos idénticos.

"Prematura"

La comisaria europea encargada de la Seguridad, Cecilia Malstrom, ha recibido este martes una carta firmada por los ministros de Interior de Francia y Alemania, Brice Hortefeux y Thomas de Maiziere, en la que juzgan "prematura" autorizar la entrada de Bulgaria y Rumanía en el espacio Schengen en marzo de 2011, tal y como ha declarado su portavoz, Michele Cercone.

Los dos ministros insisten en las carencias que los dos países han mostrado en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, ha precisado.

La Comisión no tiene ningún poder en esta materia, según ha recordado el portavoz, que ha señalado que la entrada de estos dos países en el espacio Schengen debe adoptarse por unanimidad, por lo que de facto quedaría imposibilitado con la negativa franco-alemana y su entrada sería retrasada.

Los expertos de los estados miembros están reunidos en Rumanía y Bulgaria y deben presentar un informe en enero para ayudar a los Gobiernos a tomar una decisión.

Noticias

anterior siguiente
-->