Enlaces accesibilidad

El kamikaze que atropelló a 5 personas en una calle en Málaga: "Quería matarme y hacer daño"

       
  • El fiscal pide 40 años por cinco delitos de tentativa de asesinato
  •    
  • El guardia civil retirado condujo a 80 km/h por la calle Larios de Málaga

Por

"Tenía ganas de matarme y de hacer daño antes de matarme", ha dicho este lunes el guardia civil retirado que atropelló a varias personas con su vehículo al irrumpir en la calle peatonal Marqués de Larios de Málaga en agosto de 2008 y ha indicado que quería hacer daño porque a él se lo habían hecho.

El procesado ha relatado al tribunal que lo juzga en la Audiencia Provincial de Málaga durante la primera jornada del juicio que "tenía mucha rabia" y que sabía que estaba mal lo que hacía, pero agregó: "Era una combinación de saber que estaba mal y a la vez me sentía libre".

El fiscal considera probado que el conductor, A.B.M., de 42 años, "a sabiendas de que se trataba de una calle peatonal" y tras observar que había mucha gente quiso "atropellar sorpresivamente a todas aquellas que no pudieran huir" por lo que le pide 40 años de prisión por cinco delitos de asesinato en grado de tentativa.

El ex guardia civil ha reconocido que había dejado la medicación, pero ha argumentado que su psiquiatra no le dijo que continuara con la misma y ha apostillado: "Yo me encontraba bien y estaba incluso estudiando en una academia".

Durante su declaración, el acusado se ha excusado en que su intención "no era provocar la muerte, sólo golpear" y, a preguntas de que si sabía que al atropellar podía matar, ha afirmado que sí, "pero los golpes no eran muy fuertes" ya que iba a menos de 80 kilómetros por hora, "iba en segunda", ha apostillado.

"Distorsión de la realidad"

También han declarado siete psiquiatras que han coincidido en que fue responsable de sus actos a pesar de los trastornos mentales, aunque uno de los peritos ha precisado que el imputado "percibe la realidad de una forma distorsionada" por lo que debe ser ingresado en un centro especializado y recibir tratamiento para su patología.

El ministerio público relata que el acusado a primera hora de la mañana del 30 de agosto estaba "deseoso de su propia muerte" y que se dirigió con el vehículo de su hermana desde la localidad malagueña de Fuengirola hacia Málaga capital.

En primer lugar, el imputado tuvo la intención de hacer un trompo en la autovía para que le golpearan otros coches y poder morir, pero no encontró supuestamente la ocasión y, siguió hasta Málaga.

Al llegar a la altura del centro pensó en arrollar con el vehículo a unos agentes de la Policía para seguir adelante y que le pegaran algunos tiros y que le mataran, pero no los encontró. Por ello, el guardia civil retirado pensó entrar en la calle peatonal y atropellar a gente para posteriormente estrellarse con una pared.

Noticias

anterior siguiente