Enlaces accesibilidad

La resurrección del Lince Ibérico

  • Se registra el primer repunte de ejemplares desde hace 50 años
  • Los centros en cautividad mantienen la esperanza del futuro del lince ibérico

Puedes ver el capítulo de 'El último lince' de la serie 'El Hombre y la Tierra'

Por

Del retroceso a la esperanza

Uno de los factores que propiciaban su desaparición fue la alta tasa de mortalidad de linces por persecución ilegal. Hoy es algo sin demasiada importancia. Sólo un lince ha muerto por arma de fuego en los últimos siete años. El conejo sigue siendo el principal factor que limita el aumento de la población de linces en libertad. Cada vez hay menos roedores y, por tanto, menos linces, porque son su principal fuente de alimentación. La causa principal de mortalidad son los atropellos. Se han reducido, pero siguen siendo habituales. Según datos de la Junta de Andalucía, entre septiembre de 2001 y junio de 2008 han muerto 64 linces. 44 en Doñana y 20 en Sierra Morena. 23 por atropellos, 16 por causas desconocidas, 12 por enfermedades infecciosas, 9 por artes ilegales de caza, y 4 por peleas.

El lince ibérico no quiere desaparecer. Por primera vez, desde hace 50 años, ha habido un incremento en el número de ejemplares que habitan en nuestro país.

En el último censo, elaborado por la Junta de Andalucía, el número de linces censados en libertad supera los 220, lo que supone un máximo histórico.

Desde el año 1960, cuando había más de 5.000 ejemplares distribuidos entres Asturias, las dos Castillas, Extremadura y Andalucía, la especie no ha dejado de disminuir, por lo que el lince ha llegado a estar al borde de la extinción.

De 5.000 ejemplares se pasó a sólo 150 en 45 años

La especie tocó fondo en el año 2005. Sólo quedaban 150 ejemplares concentrados únicamente en Doñana y Sierra Morena (Andalucía).

Desde entonces, gracias sobre todo a los Proyectos Life y al Pacto Ibérico por el Lince firmado en 2007se ha evitado la extinción de la especie, aunque este felino sigue siendo el carnivoro más amenazado de Europa y una de las especies más amenzadas del mundo,según WWF España.

Situación crítica pero optimista

Las consignas de Félix Rodríguez de la Fuente fueron atendidas desde que se emitió el programa 'El último lince' de la serie 'El Hombre y la Tierra'.

Félix se refirió a esta especie como la 'última fiera de España' y se lamentaba de que el más hermoso de nuestros mamíferos hubiera pasado de ser abundante a encontrarse en "trance de extinción, ya que la degradación de la especie era cada vez mayor.

Por ello, Rodríguez de la Fuente, confiaba que el triste argumento de este capitulo, "no se repita en ninguno de los rincones de la península ibérica". Y sobre todo que, el más hermoso de nuestros felinos, "pueda seguir habitando en cualquier serranía española"

Desde el año 2000 se han puesto en marcha diferentes proyectos para impulsar la especie. Las consecuencias han sido más que positivas, porque se ha incrementado el número de ejemplares en libertad  (más de 70 en los últimos años) y se han llegado a duplicar en las áreas de distribución, como en Sierra Morena, donde el territorio lince ha pasado de 125 km2 a 235.

Centros de Cría en cautividad

Además, dentro de la Estrategia de Conservación aparece el Plan de Cría en Cautividad. En Andalucía hay tres centros de cría en funcionamiento, el de 'El Acebuche' (Huelva), 'La Olivilla' (Jaén) y el Zoobotánico de Xerez. A estos hay que añadir uno más en el Algarve portugués, Silves que comenzó a funcionar a finales de 2009.

Han nacido 43 cachorros en los diferentes centros de crías en cautividad

Desde que se puso en marcha el Programa de Cría (2005) ya han nacido 43 linces en cautividad -el último año fueron 18, aunque sólo sobrevivieron 15-.

En total, hay alrededor de 80 ejemplares repartidos por los centros de crías en cautividad-entre nacidos y capturados- lo que permite pensar que el futuro de la especie está casi asegurado.

El objetivo de estos centros es la reintroducción de los linces nacidos en cautividad en su hábitat natural. La consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo, ha reconocido que la posibilidad de que se produzca este año -como estaba previsto- dependerá del número de cachorros que nazcan esta temporada.

Tras el nacimiento de los dos últimos linces en cautividad, las expectativas para la suelta han vuelto a crecer. Pero factores como la enfermedad renal crónica, la leucemia felina (que parece estar controlada), las fuertes lluvias y el poco número de embarazos previsto para esta temporada, pueden poner en riesgo el objetivo principal de todos los programas: la puesta en libertad de los nacidos en los centros de cría.

Las primeras sueltas serán en Guadalmellato y Guarrizas

Si la reintroducción llega a producirse esta temporada, la Junta de Andalucía ha escogido las comarcas de Guadalmellato (Córdoba) y Guarrizas (Jaén) para las primeras sueltas.

Son zonas que cumplen factores óptimos para la reintroducción del lince ibérico como son "la mayor facilidad de integración metapoblacional y la alta densidad de conejos".

Temporada de celo 'extraña'

Hasta ahora, sólo han copulado ocho de las 27 hembras seleccionadas para ello, y 'Dama' fue la primera en dar a luz dos cachorros a mediados de marzo. 

Sólo han copulado el 30% de las hembras seleccionadas

La temporada de celo está siendo demasiado anómala, y según los expertos, se debe a las fuertes lluvias caídas en los últimos meses en el sur del país, y será muy difícil alcanzar los 18 cachorros que nacieron el año pasado en los centros de cría en cautividad.

Además, la Enfermedad Renal Crónica que afecta a casi el 40% de los linces nacidos en cautividad -y que ha causado tres muertes- es otra de las dificultades que tiene que superar este especie.

A pesar de todo, (incluso la leucemia felina que provocó la muerte de varios ejemplares) el  lince ibérico ha conseguido duplicar su población en Sierra Morena y se ha estabilizado en Doñana gracias a los proyectos Life Lince.

Linces en el interior de la península

Aunque se estima que sólo hay linces ibéricos en Sierra Morena y Doñana, un grupo de investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) encabezados por Fernando Alda han encontrado indicios de presencia del lince ibérico en el interior peninsular.

Este trabajo, publicado en la revista 'Animal Conservation', afirma que el lince sigue presente en diferentes zonas de Castilla - La Mancha. Lo más significativo para los investigadores es la presencia de linces fuera de Sierra Morena y Doñana, aunque no se sabe si son ejemplares jóvenes o grupos en reproducción.

Por tanto, 300 ejemplares (220 en libertad y casi 80 en cautividad) hacen presagiar que el lince ibérico puede volver a reconquistar sus territorios, y expandirse, como hizo a mediados del siglo XX por casi toda la Península.

Noticias

anterior siguiente