Enlaces accesibilidad

Detenido el portavoz del PP de Palma por el presunto caso de corrupción del Palma Arena

  • Rafael Durán fue el concejal de deportes que autorizó los sobrecostes del velódromo
  • Hay otros cuatro arrestados más, entre los que está el ex director general de Deportes
  • La construcción del velódromo se presupuestó en 48 millones y costó 100
  • En aquella época estaba en el gobierno balear el 'popular' Jaume Matas

Por
5 detenidos por un caso de corrupción relacionado con la construcción de un velódromo en Mallorca
Cinco personas han sido detenidas hasta el momento en la operación abierta en la mañana del miércoles por la Policía Nacional por un presunto caso de corrupción relacionado con la construcción del velódromo del Palma Arena en 2007, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Baleares.

Entre los detenidos se encuentra el concejal popular en el Ayuntamiento de Palma Rafael Durán, que en el pasado mandato municipal ocupaba la concejalía de Deportes y presidía el consorcio del pabellón.

Otro de los detenidos, según fuentes próximas al caso, es el director de la agencia de comunicación y publicidad Nimbus, Miquel Romero, empresa que tenía la cuenta del pabellón del Palma Arena. Este directivo fue también jefe de una de las campañas electorales del PP.

Los otros detenidos son Jorge Moisés, ex-gerente del Palma Arena, José  Luis Ballester, ex-director general de Deportes, y otra persona que responde a las iniciales I.A.S.

Ballester, ex regatista que logró la medalla de oro en la clase Tornado de vela en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, fue durante la pasada legislatura autonómica (2003-2007) director general de Deportes del Govern balear, que fue presidido por Jaume Matas (PP).

Fuentes próximas a la investigación han informado de que Durán, ex presidente del consorcio del pabellón y ex concejal de Deportes, fue quien firmó la liquidación de los sobrecostes de las obras del pabellón, presupuestado inicialmente en 48 millones y que después costó unos 100.
  
En el caso del Palma Arena se investiga la presunta comisión de delitos de malversación de caudales públicos, falsedad y cohecho por el destino final del dinero dirigido a la construcción de este pabellón, que costó el doble de lo presupuestado, época en la que el gobierno balear lo presidía el 'popular' Jaume Matas.

Los arquitectos cobraron tres veces más

El 'caso Palma Arena' se abrió a raíz de la auditoría realizada por el actual Gobierno de las islas, que detectó importantes desviaciones de gasto en la construcción del complejo deportivo. Además, el coste final de una obra pública no puede incrementarse más de un 20% en relación al precio inicial.

La investigación del caso comenzó a finales del 2008 a cargo del Juzgado de Instrucción número tres de Palma. La diligencias están siendo conducidas por el juez José Castro y los fiscales Anticorrupción Joan Carrau y Mateu Cañellas y

Desde entonces se ha interrogado a los arquitectos responsables del proyecto, los hermanos García Ruiz, que según los medios locales cobraron nueve millones de euros, tres veces más de lo estipulado.

Faltan 13,3 millones por pagar

Pero el 'caso Palma Arena' también ha pasado factura, literalmente, al actual Govern. La empresa que construyó el polémico pabellón, Melchor Mascaró y FCC, todavía reclman la cantidad de 13,3 millones de euros por una serie de partidas que la Consellería considera "sospechosas", así como un parking junto al velódromo.

El actual Govern ya pagó 26,9 millones de euros por obras "complementarias" que no aparecían en el presupuesto inicial del Palma Arena, después de que los peritos comprobaran que esas obras reclamadas sí estaban bien realizadas.

La alcaldesa de Palma, Aina Calvo, ha asegurado que el Ayuntamiento suministrará toda la información que la Fiscalía de Baleares. Ha añadido que en cualquier caso "hay que aprovechar al máximo" las instalaciones del Palma Arena, independientemente de las posibles irregularidades que se hayan cometido durante su construcción.

Noticias

anterior siguiente