Enlaces accesibilidad

Los chinos 'han' de Xinjiang se arman y amenazan en las calles con linchar a los musulmanes uigures

Por
Aumenta la tensión entre etnias chinas
La tensión étnica sigue subiendo de temperatura en la región de Xinjiang, al noreste de China. Este martes, miles de chinos de etnia 'han', armados con palos y otros objetos contundentes, han salido a las calles de la capital, Urumqi, pidiendo venganza y amenazando con linchar a los uigures, informa Efe.

Los nuevos choques se están produciendo dos días después de que una protesta de la minoría musulmana uigur acabara en un enfrentamiento con la policía con 156 muertos y más de un millar de heridos, en el incidente más violento en China desde la matanza de Tiananmen.

Uno de los grupos ha intentado entrar por la fuerza en la mezquita de Hantegri, en el centro de Urumqi, para atacar a uigures refugiados en su interior. La mezquita está acordonada por los soldados.

"Ellos nos han atacado a nosotros. Ahora es nuestro turno para atarcales a ellos", ha explicado a Reuters un hombre de la etnia han que no ha querido identificarse. La policía ha intentado dispersar a la multitud utilizando gases lacrimógenos, según ha constatado un corresponsal de AFP.

Algunos habitantes de la ciudad dicen haber visto muertos y heridos, incluyendo mujeres y niños, este mismo martes.

Los agentes tienen tomadas las calles y las comunicaciones por teléfono e internet están cortadas, según informa la corresponsal de TVE en China, Rosa Molló. Las autoridades regionales han decretado el toque de queda entre las nueve de la noche del martes y las ocho de la mañana del miércoles (entre las 15 horas del martes y las 3 de la madrugada del miércoles en España peninsular).

Hachas y barras de hierro

En las inmediaciones del Hotel Hoitak, donde se alojan los periodistas que cubren el conflicto étnico, unos 1.500 chinos han con, hachas, palas y barras de hierro se concentraron para cantar el himno nacional chino y marchas revolucionarias, con el objetivo, según testigos, de "linchar a uigures".

Varios testigos aseguran que los uigures están atacando bancos en diversos barrios de la ciudad, por lo que en las entidades del centro de Urumqi puede verse a los empleados en la entrada, también pertrechados con palos, dispuestos a "defender" el negocio.

La situación en la ciudad es cada vez más tensa, impera la ley marcial y chinos han y uigures protagonizan numerosos enfrentamientos.

Hay más de 1.400 detenidos uigures. Muchos de ellos han sido detenidos de madrugada en sus casas de forma indiscriminada, según informa Mollón desde China. Sus madres y esposas han salido esta mañana a las calles para exigir su liberación.

Zona de tensión étnica desde hace décadas

La región autónoma de Xinjiang es desde hace décadas una zona de tensión étnica entre la población musulmana autóctona y la han (los chinos propiamente dichos), con la que el Gobierno chino ha repoblado la zona. De sus 19 millones de habitantes, el 46% es uigur y el 39% han. El resto pertenece a otras etnias musulmanas.

El último capítulo de este conflicto étnico entre chinos y uigures comenzó el 26 de junio, cuando trabajadores de ambas nacionalidades se enfrentaron en una fábrica de juguetes del sur de China, al extenderse el rumor de que seis uigures habían violado a dos niñas chinas.

En esos enfrentamientos fallecieron dos personas y 118 resultaron heridas. La policía ha informado de la detención de 15 responsables de la difusión de rumores y los ataques violentos.

A raíz del suceso, entre 1.000 y 3.000 uigures se concentraron el domingo en Urumqi para pedir una investigación de los hechos y castigos para los culpables del ataque, una protesta que se inició de forma pacífica pero degeneró en enfrentamientos violentos entre policía y manifestantes, los peores desde las protestas de 1989 en Tiananmen.

Noticias

anterior siguiente