Enlaces accesibilidad

Obama y Biden se escapan a tomar una hamburguesa

  • En caravana y con el Servicio Secreto no pasan desapercibidos
  • Obama y Biden pagan en efectivo
  • Hacen cola como todo el mundo y se la comen en el local
  • Nada de grandes cadenas, un pequeño local a menos de 7 dólares la pieza

Por
El vicepresidente de EE.UU. y su jefe en el Ray's Hell Burger, a las afueras de Washington. EFE EFE/Roger L.Wollenberg
Dicho y hecho. Obama y su número dos, Joe Biden, se han escapado de la Casa Blanca para tener su almuerzo semanal. Nada sofisticado: una hamburguesa. Genuinamente americana. Al Presidente le gusta con queso y bien hecha. A Biden con cebolla y pimientos rojos. Todo normal.

Pero no han pasado precisamente desapercibidos. Es difícil cuando te mueves en caravana de coches negros y blindados y vas rodeado de agentes del Servicio Secreto y un equipo médico con desfibrilador incorporado.

Presidente y Vicepresidente han cruzado el río Potomac y se han parado en un pequeño establecimiento independiente, nada de cadenas. Se trata del Ray's Hell Burger, en Arlington, Virginia, que se precia de sus hamburguesas de cuarto de kilo. Menos de siete dólares la pieza.

La impresión en la clientela ha sido monumental. Obama y Biden han pagado en efectivo, de su propio bolsillo, propina incluida. Han hecho cola, como todo el mundo. Han aguardado su turno y se las han comido en una mesa dentro del local. Una escapada más. Porque es bien conocido que Obama trata de saltar los muros de la Casa Blanca a la menor oportunidad.

Noticias

anterior siguiente