Enlaces accesibilidad

El Día Mundial del Autismo nos recuerda la falta de medios educativos para este colectivo

  • En el mundo hay más de cinco millones de personas autistas
  • Es una enfermedad que no se cura y cuya única medicina es la educación
  • Lo más importante es el diagnóstico precoz de la enfermedad

Por

Se calcula que en España una de cada 150 personas sufre algún Trastorno del Espectro Autista (TEA). Se expresa de distinta manera y en distinto grado, por eso en ocasiones es muy dificil detectarla.

Desde hace 20 años las asociaciones dedicadas a esta enfermedad, la mayoría creadas a partir de familiares y voluntarios,  trabajan para mejorar la calidad de vida de estas personas.

El problema para los especialistas como Jesús Sánchez Moreno, miembro de la Asociación para la Investigación, el Estudio y la Deficiencia Mental (CEPRI), radica en que se trata de un colectivo poco visible.  "Necesitan una atención constante, labor que recae básicamente en las familias. Se invierte en diagnóstico e investigación pero no tanto en recursos, especialmente escasos en las personas adultas y de la 3ª edad".

Una vez que se detecta la enfermedad, el único tratamiento aplicable es la educación, una "medicina" que no encuentran cuando se hacen mayores.

"La inclusión, participacion, educación o el acceso al mercado laboral son insuficientes. Las personas autistas lo van a ser toda la vida y muchas veces nos olvidamos de los adultos y también de los que trabajan con ellos" afirma Sánchez Moreno.

La formación de estas personas debe ser específica para conocer las necesidades de la enfermedad. El desconocimiento sobre esta patología ha llevado en muchos casos a considerar ciertos comportamientos de las personas con autismo como de mala educacion.

No hay un autista igual a otro

Se trata de un desorden del desarrollo del cerebro, de origen neurobiológico, que deteriora la comunicación e interación social de la persona.

Se suele identificar durante los 3 primeros años de vida y se presenta de muy distintas formas: aislamiento social, alteraciones de las habilidades de comunicación verbal y no verbal, desinterés, problemas para afrontar cambios o la muestra de pocas emociones.

Hace 50 años los investigadores creían que el autismo estaba causado por madres frías y padres débiles o ausentes. Hoy los cientìficos centran la atención en los genes.

"El problema de esta enfermedad es que están implicados muchos genes diferentes, por eso se puede manifestar de muchas maneras, no hay un autista igual a otro aunque muchos pueden coincidir en diagnósticos", afirma Jesús Sánchez.

Se van dando grandes pasos, recalca la Confederación autimo España, pero aún hay pacientes a los que se tarda más de un año en recibir un diagnóstico.

En la mayoría de los casos y muchas veces se realiza en centros privados. La detección precoz resulta determinante pues las edades tempranas son las  mejores para empezar a trabajar.

Un mundo muy particular

En el mundo hay cinco millones de autistas. No está claro si la incidencia se ha multiplicado en los últimos años, pero cada vez se diagnostican más casos debido a que exiten mejores instrumentos de detección, más formación y más sensibilización.

Los expertos afirman que se tiene una idea equivocada del autismo. Se cree que son niños que viven en otro mundo, aislados y que no tienen afectividad, pero con trabajo se ha comprobado que son personas muy receptivas. No es que vivan en otro mundo, sino que tienen dificultades para entender éste.

Hoy, 2 de abril, se celebra el Día Internacional de la Concienciación sobre el Autismo con diferentes actos en todo el mundo con el fin de recordar los derechos de quienes padecen esta patología.

"Es un poco triste tener que pedir derechos diferentes a los que tienen los demás" afirma Sánchez Moreno.

Desde la Confederación autismo España nos recuerdan que hace sólo 50 años que se comenzó a hablar de esta enfermedad. Desde entonces se han producido muchos avances pero aún queda un largo camino por recorrer.




Noticias

anterior siguiente