Enlaces accesibilidad

La alarma del GPS del preso que mató a su pareja saltó pero no fue detectada por los funcionarios

  • La investigación de Instituciones Penitenciarias revela que el dispositivo funcionó bien
  • El interno se desprendió del GPS a las 16.36 horas del pasado sábado
  • La incidencia generó una alarma pero no fue detectada por los funcionarios de servicio
  • Instituciones Penitenciarias defiende la "profesionalidad" de los funcionarios de A Lama
  • La juez ha enviado a prisión a Maximino Couto tras tomarle declaración
  • Si eres una mujer maltratada llama al 016. Consulta nuestra guía sobre violencia machista 

Enlaces relacionados

Por

La alarma del GPS que portaba Maximino Couto, el preso con permiso carcelario que asesinó el pasado sábado a su pareja en Pontevedra, funcionó correctamente cuando éste se desprendió del dispositivo antes de cometer el crimen, pero esta alarma no fue detectada por los funcionarios de servicio.

Ésta es la conclusión de la investigación realizada por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias tras la muerte de Mª del Rosario Peso, para verificar el funcionamiento del sistema GPS colocado al interno del centro penitenciario de A Lama.

Según consta en el informe elaborado por Prisiones, a las 16.36 horas del pasado sábado, el interno se desprendió del emisor-receptor.

Esa incidencia generó una alarma que se recogió inmediatamente mediante una señal en la Unidad Central de Vigilancia Electrónica, pero, a pesar de que el dispositivo electrónico funcionó correctamente, no fue detectada por los funcionarios del servicio.

El dispositivo consta de dos elementos, una tobillera y un emisor-receptor, ambos portados por el interno, que transmiten una potente señal si el interno entra en la zona de exclusión que tiene previamente fijada. En el caso de Couto, esa zona era de 2.000 metros alrededor de la vivienda de su ex pareja.

En una nota emitida esta tarde, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha puesto de manifiesto "la profesionalidad" de los funcionarios del centro penitenciario de A Lama, que "activaron todos los sistemas de control ante la salida de permiso del interno, a pesar de que le faltaban 20 días para su libertad definitiva".

"Los funcionarios de la Administración Penitenciaria dedican todo su esfuerzo y van a seguir haciéndolo para evitar la reincidencia de quienes han cometido delitos y para proteger a las víctimas", añade el comunicado.

Enviado a prisión

Por su parte, la juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra, con competencias en Violencia sobre la Mujer, ha dictado auto de prisión para Maximino Couto, que aprovechó su permiso penitenciario de tres días para acabar con la vida de su actual pareja e intentar matar a su ex mujer. Couto ya ha ingresado en la prisión provincial de A Lama, en la que ya estaba interno.

La juez, que ha tomado declaración al acusado, ha calificado los hechos, en el auto de prisión dictado, como "constitutivos de un delito de homicidio consumado, de dos delitos de tentativa de homicidio y de al menos dos delitos de lesiones", según han informado fuentes judiciales.

Noticias

anterior siguiente