Enlaces accesibilidad

La cúpula de Barceló para la ONU ha costado más de 20 millones de euros

  • El embajador confirma que se usó medio millón de los Fondos de Ayuda al Desarrollo
  • Moratinos dice que ese dinero no se ha imputado "como  ayuda oficial al desarrollo"

Por
La cúpula de Miquel Barceló

La cúpula pintada por el español Miquel Barceló para el Palacio de Naciones de la ONU en Ginebra ha costado, finalmente, más de 20 millones de euros. Lo ha revelado el embajador de España ante la sede europea de Naciones Unidas, Javier Garrigues. 

En concreto, el coste de la obra asciende a 18,5 millones, más una "desviación autorizada" del 10% por encima del presupuesto. Además, Garrigues ha confirmado que se ha utilizado una partida de 500.000 euros procedentes los Fondos de Ayuda al Desarrollo (FAD), lo que justifica por la contribución de esta obra de arte a la promoción de los derechos humanos y el multilateralismo.

"El presupuesto aprobado por el patronato de la fundación ONUART es de 18.487.498 euros, además de una desviación autorizada del 10% sobre esta cantidad", señaló Garrigues, que también es vicepresidente de ONUART (encargada de la obra), en una conferencia de prensa dedicada a la inauguración oficial que tendrá lugar el 18 de noviembre.

Según ha explicado, esta cifra "cubre la totalidad de los costes, la obra de arte, la obra de ingeniería, los honorarios del artista, el amueblamiento, etc.", y confió en que "no nos vamos a pasar de ese 10% autorizado por encima del presupuesto".

Garrigues no ha quedido, sin embargo, ofrecer un desglose del coste total. "Existe ese desglose, pero ese es un tema de la Fundación que no consideramos que se deba revelar aquí", ha señalado.

Fondos de Ayuda al Desarrollo

Acerca de los FAD, el embajador español ante la ONU ha explicado que "esos 500.000 euros no se han contabilizado como ayuda al desarrollo por la OCDE" (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Pero al mismo tiempo ha revelado que, según el artículo 68 de la ley 42/2006 del 28 de diciembre, la financiación de la Sala de Derechos Humanos y de la Alianza de las Civilizaciones, como se denominará la Sala XX del Palacio de la ONU, "cae bajo la categoría de ayuda al desarrollo".

"No es cuestionable que se hayan utilizado una partida de FAD, pues todo lo que está relacionado con derechos humanos es ayuda al desarrollo, y en ese sentido, lo que se hace en Ginebra en el marco de la ONU es el mejor ejemplo de ese multilateralismo eficaz", dijo. Y agregó: "No por estar en tiempos de crisis hay que sacrificar ese ámbito de los derechos humanos".

Moratinos inisiste en que no se han imputado como "ayuda oficial al desarrollo"

Por su parte, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, ha insistido, preguntado por el PP en el Senado, que ese medio millón de euros empleado por España no se ha imputado como "ayuda oficial al desarrollo" ante la OCDE. Además, ha dicho "esperar" que no se necesite la desviación del 10%.

Además de asegurar que el coste de la obra, a la que el Estado aporta el 40% y el resto lo ponen entidades privadas, no ha aumentado por el "retraso" del artista, que ha estado 13 meses inmerso en el proyecto, ha detallado que la Ley de Presupuestos Generales del Estado permite utilizar un capítulo FAD para financiar las aportaciones de España a organismos internacionales no financieros.

"Eso significa que podemos utilizar ese instrumento pero lo que no se puede hacer, y no se ha hecho, es imputarlo a la ayuda oficial al desarrollo. En el informe que se envió al CAD -Comité de Ayuda Internacional de la OCDE- no se imputó como ayuda oficial al desarrollo", ha subrayado Moratinos.

Por tanto, ha agregado el titular de Exteriores, que la pasada semana declinó especificar el coste de la obra porque, argumentó, "el arte no tiene precio", "tranquilidad, transparencia y plena voluntad de compartir con cualquier ciudadano el presupuesto".

Una obra salpicada por la polémica

El coste de la cúpula de Miquel Barceló ha suscitado en los últimos días una fuerte controversia. Durante la presentación del proyecto, el pasado jueves, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, no concretó el coste de los trabajos, "porque el arte no tiene precio". Sólo precisó que el 60% de la cúpula sería financiado por empresas privadas y el 40% por el Gobierno.

Dos días más tarde, el diario ABC publicó que el Gobierno había gastado 500.000 euros del Fondo de Ayuda al Desarrollo en la cúpula de Barceló, cuyo proyecto total podría superar los 20 millones de euros.

A raíz de la polémica, el propio pintor había solicitado a ONUART, encargada de financiar la obra de la cúpula de la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, que hiciera públicas las cifras. De esta forma, espera que no se hable más de si "hemos robado dinero de la boca de los pobres" para financiar la obra, en referencia a la ultilización de fondos de ayuda al desarrollo.

Noticias

anterior siguiente