Enlaces accesibilidad

Un coche bomba de ETA deja 28 heridos leves en la Universidad de Navarra

  • El coche bomba estaba situado entre el edificio central y el edificio de bibliotecas
  • 14 de los heridos han sido dados de alta
  • Una veintena de vehículos han resultado dañados y algunos han ardido tras la explosión
  • Un comunicante que dijo hablar "en nombre de ETA" alertó a la DYA de Álava
  • Tras la explosión se ha producido una nueva amenaza de bomba en la universidad
  • Es el sexto atentado que se produce en la Universidad de Navarra
  • Rubalcaba asegura que podría haber sido una tragedia y que el coche se robó en Guipúzcoa

Por
Coche bomba de ETA en la Universidad Navarra

Nuevo atentado de ETA en Pamplona. La explosión de un coche bomba en la Universidad de Navarra alrededor de las 11:00 horas ha provocado al menos 28 heridos leves y destrozos en una veintena de vehículos. El atentado se ha producido en uno de los aparcamientos del campus, que a esa hora estaba en plena actividad.

Un comunicante que dijo hablar "en nombre de ETA" alertó a las 09:53 horas a la DYA de Alava de que un coche iba a estallar en "el campus universitario" una hora más tarde. Alertó de la existencia de un Peugeot blanco pero no indicó el lugar exacto de la colocación de la bomba

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que "bien porque se equivocó o porque no avisó del todo" el comunicante no detalló el lugar exacto, por lo que la primera inspección se realizó en Vitoria. Ha manifestado que "dentro de la desgracia ha habido suerte" porque pudo ser una tragedia.

Rubalcaba ha explicado que el coche que portaba los explosivos fue robado en la localidad guipuzcoana de Zumaya, esta misma noche y el robo se denunció en Zarauz. 

El periodista de RNE Javier Izu, que ha vivido en primera persona el atentado ya que se encontraba en el centro universitario para realizar una entrevista, ha asegurado que es "milagroso" que no haya que lamentar ninguna víctima mortal porque la explosión ha sido "muy potente".

Varios testigos han asegurado que podría haber sido una masacre. Ha sido un ruido "seco y potente", un "estruendo enorme", han asegurado los propios estudiantes, que han explicado que a la potente deflagración ha seguido una gran columna de humo.

La zona de bibliotecas ha comenzado a arder tras la explosión

La zona del estacionamiento donde se ha producido la deflagración está entre el edificio central y el edificio de bibliotecas, el más afectado por su estructura de cristal. En el edificio principal se ha producido un incendio como consecuencia de la explosión, por lo que han tenido que intervenir los bomberos. 

La mayoría de los heridos en el atentado han sido trasladados a centros hospitalarios. De los 28 atendidos, 24 han sido hospitalizados en la Clínica Universitaria de Navarra, de los que 14 ya han sido dados de alta.

Entre estas últimas, nueve presentan heridas inciso contusas, tres sufren traumas acústicos, una ha sido atendida por inhalación de gases sin afección pulmonar y otra, una mujer embarazada, por una crisis de ansiedad.

Otras diez personas permanecen ingresadas, cinco de ellas en observación: una con cefalea y acúfenos (sonido interno en el oído), una con un hematoma postraumático en el muslo, otra con acúfenos, otra con pérdida de audición y una con dolencia "cervicodorsal" y crisis de ansiedad.

Además en el Hospital de Navarra se ha atendido a dos personas, un varón con una disnea leve por inhalación de humo y una mujer con un traumatismo en el tímpano por la onda expansiva de la explosión, mientras que en el Hospital Virgen del Camino se ha atendido a una mujer con una herida en el muslo y a un varón con molestias en el oído, del tipo "barotrauma", causada por la onda expansiva.

La explosión se ha producido en el mismo lugar donde el 23 de mayo de 2002 hubo otro atentado con tres heridos. También explotó entonces un coche bomba, con 20 kilogramos de explosivos. Se trata del sexto atentado contra esta universidad del Opus Dei.

Desalojo del campus y aviso de nueva bomba

Las fuerzas de seguridad han desalojado el campus y han inspeccionado la zona universitaria. El coche-bomba ha explotado sin tiempo para desalojar a las personas que se encontraban en ese momento en el campus. Muchos estudiantes estaban en el momento de la explosión en la biblioteca. Además, tras el atentado, se han producido nuevos avisos de bomba.

Esta misma semana ha sido desarticulado un nuevo comando que operaba en la capital navarra con la detención de cuatro presuntos terroristas a los que le fue incautado casi 100 kilos de explosivos, armas y varios sistemas lapa. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que ese comando estaba "dispuesto a atentar". 

Se han producido numerosas reacciones tras este nuevo golpe de ETA que podría haber sido una matanza por lo concurrido del lugar. El último atentado de la banda terrorista se produjo el 4 de octubre. ETA explotó un pequeño artefacto en los Juzgados de Tolosa, en Guipúzcoa, sin causar ninguna víctima. Su última acción mortal fue en Santoña (Cantabria), causando la muerte a un suboficial del Ejército.  

Noticias

anterior siguiente