arriba Ir arriba

Un informe de analistas financieros internacionales encargado por Uber estima que la liberalización del transporte de pasajeros crearía 12.000 empleos solo en Madrid y Barcelona, abarataría tarifas y evitaría millones de desplazamientos en coches privados. La empresa de movilidad acusa al sector del taxi de monopolio y pide la liberalización de las VTC, las licencias de arrendamiento de vehículos con conductor. "Que la legislación española se equipare a la de nuestros vecinos franceses o ingleses. Que exista regulacion y se pida quién puede y quién debe conducir pero que no se limite cuánta gente puede hacerlo", pide Carles Lloret, director general de Uber en el Sur de Europa. Los taxistas dicen que es un estudio interesado y acusan a Uber de hacer más precarias las condiciones laborales de los conductores profesionales en los países en los que opera. "Se han cargado un servicio público regulado por la administración por un servicio privado donde faltan a todas las garantías y condiciones de trabajo", señala Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid. En España hay 65.000 licencias de taxi y casi 6.000 de VTC según el Ministerio de Fomento. En Barcelona la proporción es de quince a una. En Madrid, de siete a una. Los taxistas exigen que sea de 30 a una y aseguran que les ampara la ley. La patronal Unauto VTC defiende lo contrario. Los taxistas han anunciado más movilizaciones para protestar por lo que consideran competencia desleal.

Nueve vehículos de la empresa de alquiler de coches con chófer Cabify, que prestaban servicio en la Feria de Abril de Sevilla, han sido quemados esta noche en una finca de la localidad de Castilblanco de los Arroyos, donde también descansaban los conductores en una casa del mismo recinto. Todo apunta a que el fuego se originó de manera intencionada. La Guardia Civil ya se ha hecho cargo de la investigación. Desde Cabify España han asegurado que no es el primer incidente que tienen en Sevilla aunque se trata del más grave.

Fedetaxi se mantendrá vigilante ante la vuelta de Uber X. La federación de taxistas recuerda que Uber fue prohibido por una orden judicial y que habrá que ver si ahora respetan la ley. Consideran que la aplicación que ofrece Uber no es una novedad y que los taxis ya tienen GPS que permiten saber en todo momento donde están los vehículos. Fedetaxi denuncia que los conductores no soportan las condiciones que impone Uber y que solo duran una media de siete semanas. Reconoce que la política de precios de Uber es agresiva para competir y entrar con fuerza pero que una vez que logran controlar el mercado imponen tarifas más altas y ponen como ejemplo la ciudad estadounidense de San Francisco. Fedetaxi apunta que los taxis tienen una tarifa regulada y no cambia en función de la demanda. Adelanta que los taxistas trabajan en una aplicación común para poder pedir un taxi en toda España.

Un antiguo taxista pasa a ser conductor VTC porque opina que el sector del taxi se ha quedado obsoleto. Ahora va a probar suerte con Uber X, una empresa a la que tiene que dar el 25% de sus ingresos. La compañía tecnológica le convence porque gracias a la aplicación conoce los datos personales del cliente y no tiene que manejar dinero. Cree que le va a salir rentable porque va a estar menos tiempo parado. Señala que la ley no les permite coger pasajeros por la calle sin reserva pero pueden estar estacionados en cualquier lugar de Madrid, no necesitan volver a una central.

Uber se profesionaliza, se pone una X al final y vuelve a la acción. El servicio ya no será entre particulares pero aseguran que seguirá siendo más económico que alternativas tradicionales, como el taxi. Más ocupación del vehículo significa, según Uber, más dinero para el conductor en menos tiempo. Y con total libertad de horario. Los conductores tienen que tener una licencia VTC; es decir, pueden llevar pasajeros pero el trayecto se tiene que contratar, con antelación, a través de una plataforma. A diferencia de los taxis, no se pueden parar por la calle. Uber cobra a los conductores un 25% de lo que facturan a través de la aplicación. Pero algunos temen que lleguen más cláusulas abusivas.

Uber X cambia el modelo con conductores profesionales, que tienen una licencia que concede la comunidad de Madrid, y defiende que sus precios son hasta un 30% o 40% más barato que un taxi convencional. Los VTC (vehículos de transporte con conductor) no pueden coger clientes en la calle, actúan siempre con reservas. El responsable de Uber en el sur de Europa argumenta que su tecnología es mejor, con una aplicación que permite mejorar los tiempos de respuesta y el índice de ocupación de los coches. Todos los vehículos tendrán su mantenimiento, seguros y cumplirán con la legislación. El seguro comercial cubre hasta 50 millones de euros en caso de incidente. Para el usuario, la aplicación es gratuita pero tiene que dar sus datos y contar con una tarjeta de crédito, todas las transacciones son electrónicas y no es necesario pagar en el vehículo.