arriba Ir arriba

Este 12 de julio se han celebrado en numerosas ciudades deEspaña concentraciones de recuerdo a la figura del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco, secuestrado y asesinado por ETA hace justo 20 años. En Madrid, se ha desplegado una pancarta con su imagen en la sede de la Comunidad. En el Ayuntamiento, ha habido abucheos a la alcaldesa, Manuela Carmena, y nuevas peticiones a que cuelgue una pancarta con el rostro de Miguel Ángel Blanco en el Palacio de Cibeles, sede del consistorio.

Finalmente, el Ayuntamiento de Madrid rectifica y participarán en los dos homenajes a Miguel Ángel Blanco convocados el miércoles en la capital. Al organizado por el PP irán representantes de todos los partidos polítcos y la alcaldesa Manuela Carmena. Después, en la concentración de la Federación Española de Municipios y Provincias se desplegará una pancarta en recuerdo del concejal asesinado y todas las víctimas del terrorismo.

Polémica en el Ayuntamiento de Madrid. La alcaldesa, Manuela Carmena, ha rechazado colocar en la fachada del Palacio de Cibeles una pancarta en memoria de Miguel Ángel Blanco porque considera que colocar un cartel del concejal asesinado sería menospreciar al resto de víctimas. Aunque finalmente se sumará a la convocatoria de la FEMP para una concentración por "todas las víctimas", su decisión ha sido objeto de críticas.

Miles de personas han clamado en Madrid a favor de la libertad sexual en todo el mundo en una gran manifestación con la que han culminado las celebraciones del evento internacional WorldPride 2017, que ha convertido a la ciudad en epicentro mundial de las reivindicaciones en favor del colectivo LGTBI. En la lectura del manifiesto, los activistas han solicitado la aprobación de una ley que persiga la consecución de una sociedad igualitaria y sin discriminación de ningún tipo y han recalcado la necesidad de que se garantice el derecho a refugio y asilo para las personas LGTBI que son perseguidas en sus países de origen.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado con los votos a favor de toda la oposición -el PP, PSOE y Ciudadanos- la reprobación y la petición de cese de los ediles de Ahora Madrid Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, investigados por delitos de malversación, prevaricación y societario. Manuela Carmena ha reiterado las palabras que ya lanzó en un programa de televisión tiempo atrás, la necesidad de dimitir "cuando hay imputación por delito de corrupción" pero en el caso de los concejales Mato y Mayer "no hay imputación".

Los concejales del Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato (Economía y Hacienda) y Celia Mayer (Igualdad) han sido citados a declarar como investigados en un juzgado de la capital tras la querella presentada por el PP por su supuesta malversación de fondos al encargar dos informes externos para denunciar el Open de Tenis. Ambos están acusados de malversación de caudales públicos, prevaricación y delito societario tras denunciar ante la Fiscalía Anticorrupción el convenio firmado entre el Ayuntamiento y el Mutua Madrid Open. Ellos han anunciado que no dimitirán porque consideran que no han infringido el Código Ético de Ahora Madrid.