Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El ex primer ministro Abdelmajid Tebboun, de 74 años, ha ganado las polémicas elecciones presidenciales celebradas este jueves entre protestas populares, y con la mayor abstención de la historia de Argelia. Según la Autoridad Nacional Independiente Electoral (ANIE), organismo creado "ad hoc" en septiembre para estas presidenciales, el que fuera jefe de Gobierno bajo el interrumpido y último mandato de Abdelaziz Bouteflika ha logrado el 58,15% de los sufragios, y ha evitado así una eventual segunda vuelta.

Argelia ya conoce al ganador de las históricas elecciones que se han celebrado este jueves en el país norteafricano. Abdelmajid Tebboune va a ser el nuevo presidente del país. Tebboune, exprimer ministro con el presidente Buteflika, está considerado como uno de los grandes tecnócratas de la política argelina contemporánea. Ha obtenido la victoria con un 58,15 por ciento de los votos, evitando así una eventual segunda vuelta.

Las presidenciales de este jueves, marcadas por las protestas y enfrentamientos con la policía, han contado con la abstención más alta en la historia del país.

Los argelinos han acudido este jueves a las urnas para elegir a su nuevo presidente después de diez meses de protestas contra el régimen autoritario de Abdelaziz Buteflika, al que la marea contestataria se llevó por delante en abril, aunque las elecciones, cuyo resultado se espera el viernes, se han celebrado en un clima de tensión y entre manifestaciones por el rechazo de buena parte de la sociedad argelina ante lo que consideran una farsa electoral, con cinco candidatos procedentes todos ellos de la estructura de poder que sostenía al presidente caído.

Argelia celebra elecciones, unos comicios diferentes a los de otras ocasiones, porque por primera vez en décadas no se presenta Abdelaziz Buteflika. Recordemos que el mandatario dimitió el pasado mes de abril tras la presión de los manifestantes. Sin embargo, las movilizaciones en este país continúan. Miles de argelinos exigen la caída del régimen militar y consideran que estas elecciones no son más que una farsa.

A pocas horas de que se celebren elecciones presidenciales en Argelia la tensión se siente en las calles. Después de 10 meses de protestas, los manifestantes no han bajado la guardia y han vuelto a salir para protestar en contra de unos comicios que califican de "farsa". Pero, esta vez, la policía no estaba dispuesta a permitirlo. Armados hasta los dientes y pertrechados detrás de sus escudos, cientos de agentes de seguridad, en tono amenazante, han disuelto las protestas. Ha habido heridos y numerosos detenidos.

Argelia acude a las urnas este jueves en las primeras elecciones sin el expresidente Abdelaziz Bouteflika. Por primera vez en la historia de ese país, no se conoce de antemano quién ganar las elecciones. Los cinco candidatos tienen en común que ya han sido ex primeros ministros o ministros del depuesto Bouteflika, y ninguno ha estado en la oposición. Los dos favoritos cuentan con el apoyo inicial del Ejército. 

El Ministerio de Defensa en funciones ha emitido una nota en la que desaconseja viajar al Sáhara ante las informaciones contrastadas de un atentado inminente contra ciudadanos españoles que están o tengan pensado hacerlo en los campamentos de Tinduf, en Argelia.

La advertencia del gobierno llega un día después de que Exteriores alertara de que la creciente inestabilidad en el norte de Malí, y la actividad de grupos terroristas en la región, pueden afectar a la situación de seguridad en la zona.

El Gobierno español desaconseja viajar a los campamentos saharuis de Tinduf, en Argelia, ante la probabilidad de un atentado "inminente" contra ciudadanos españoles.

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ha confirmado en la Cadena Ser que la amenaza es "real, muy constrastada por servicios de Inteligencia extranjeros que operan en la zona" y "el riesgo de atentado es inminente y contra ciudadanos españoles".

A la luz de estas informaciones, según la ministra, la acción terrorista que se está preparando "podría tener bastante relevancia".

El Ministerio de Exteriores actualizó este miércoles sus recomendaciones de viaje para Argelia, donde se encuentran los campamentos de Tinduf que alojan a los refugiados saharauis.

La República Árabe Democrática Saharaui (RASD) considera en cambio que la advertencia no está justificada. Además, cree que "resulta extraño y sospechoso" que la alerta se haya hecho pública inmediatamente después de una visita a Madrid del ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, quien este miércoles fue recibido en el Palacio de la Moncloa por el presiente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Además de los cooperantes y activistas, visitan los campamentos las familias que participan en el proyecto Vacaciones en paz, que desde hace 40 años trae a España a niños y niñas saharauis para pasar los meses de verano, y que aprovechan las vacaciones y puentes para visitar a los niños en Tinduf.

Argelia vive una ola de protestas desde comienzos de este año. Es en la Hirak, un movimiento popular que ha provocado la dimisión de Buterflika y que reivindica el final del sistema político que surgió tras la independencia. El libro Argelia en transición hacia una segunda república, se adentra en la historia reciente del país que busca claves que explican la actualidad. Se presenta en Casa Árabe este miércoles 13 de noviembre.

La imagen de un hombre salvadoreño y su hija ahogados en el río Bravo cuando intentaban cruzar de México a Estados Unidos refleja el drama de la inmigración. Según la ONG Caminando fronteras, en los últimos 16 meses, 1.020 personas han muerto tratando de llegar a España en pateras y de 816 no se sabe nada.

Ya lo había advertido un portavoz de la ONU: "Nunca antes se habían visto tantas tragedias y el calor del verano sólo puede empeorar las cosas". Son, al menos, 32 muertes desde el 30 de mayo en la frontera de México, "más de una al día".