arriba Ir arriba

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quiere acabar con el robo masivo desde hace décadas en oleoductos del país para lo que ha cortado el suministro directo a los surtidores. Ahora son camiones cisterna escoltados los que llevan la gasolina. Pero su método está provocando colas interminables en gasolineras y falta de combustible en diez estados del país. López Obrador asegura que hay gasolina para todos y pide paciencia, dice que de mil robos diarios a pipas o camiones cisterna se ha pasado a 30. Los huachicoleros, bandas organizadas, roban combustible delos oleoductos por valor de 3mil millones de dólares al año. 

México despide al presidente más impopular de la historia reciente y recibe al más votado. Se va Enrique Peña Nieto y llega Andrés Manuel López Obrador. El prime​r presidente de izquierdas que conoce el país en ocho décadas ha prometido limpiarlo de corrupción y reducir la pobreza, la desigualdad y la violencia. Grandes males de siempre que están peor que nunca. Ante sí, el reto de mantener la estabilidad política y financiera, sin defraudar las esperanzas de cambio.

Empezamos en Buenos Aires para ver cómo evoluciona la cumbre del G20 y el ambiente que hay en las calles. También pasamos por México, donde mañana empieza el primer gobierno de izquierdas desde donde alcanza la memoria de la mayoría. Intentamos comprender las investigaciones que acusan a la ONU de ocultar las violaciones de derechos humanos del Gobierno de la República Democrática del Congo, y acabamos pensando en La Habana y su quinto centenario que se celebrará el año que viene. 

Arranca el sexenio de Andrés Manuel López Obrador en México. Este veterano aspirante de izquierdas es distinto a todo lo visto últimamente, para encontrar a un presidente con el comparta algún aspecto ideológico hay que remontarse a Lázaro Cárdenas, que gobernó hasta 1940. López Obrador toma posesión del cargo con la promesa de hacer realidad ese viraje a la izquierda que el 53% de los votos le dieron. Se antoja que el país más poblado de habla hispana tiene por delante cambios importantes en un momento, retos que nos trae el corresponsal de RTVE en México, Íñigo Herráiz. También analizamos el cambio político del país con Jorge Cepeda Patterson, periodista y escritor mexicano.

La caravana de migrantes que Donald Trump equipara con criminales se ha ido reagrupando en Ciudad de México. La frontera más cercana con Estados Unidos sigue a más de 1.000 kilómetros, y muchos se plantean quedarse en la capital mexicana.

Al padre Solalinde su apoyo a los migrantes le supuso amenazas de muerte y un breve exilio. Ahora lidera la respuesta humanitaria a la caravana y tiene línea directa con el presidente electo, López Obrador, quien asegura tiene trabajo para los que quieran quedarse.

La llegada a Ciudad de México pone a los integrantes de la caravana ante el dilema de quedarse aquí o continuar rumbo al norte.

El futuro presidente de México, López Obrador, cambiará la estrategia militarista para combatir la delincuencia organizada por un enfoque socioeconómico que ataque la desigualdad y la pobreza, causas últimas de la violencia. Los asesinatos que en 2017 rompieron un nuevo récord, una media de 70 cada día, siguen subiendo este año. En mayo hubo casi cien al día. 

El futuro presidente mexicano, Manuel López Obrador, tiene el mayor respaldo de la historia para enderezar el rumbo de un país que, según los votantes, lo ha perdido. La "cuarta revolución" promete acabar con la corrupción, la desigualdad y la violencia. Nadie cree que sea posible en un solo mandato de seis años, pero el futuro presidente tendrá mas poder que ningún otro para intentarlo. 

El futuro presidente mexicano quiere acabar con la violencia atacando sus causas, la desigualdad y la pobreza. Es un cambio de enfoque radical frente al militarismo que ha marcado hasta ahora la lucha contra la delincuencia organizada. El año pasado marcó un nuevo récord histórico, con 70 asesinatos al día, que, lejos de bajar, ha ido a más. En mayo de este año hubo 93 muertes violentas cada día.

Las elecciones en México demuestran, una vez más, las dificultades de los partidos gobernantes para conservar el poder en Latinoamérica. Colombia y Chile han elegido recientemente a presidentes más conservadores de los que había. Los mexicanos han preferido el camino contrario. Han buscado en la izquierda soluciones a la violencia, la corrupción y la desigualdad.

Hablamos con Anuschka Álvarez von Gustedt de la Universidad Panmericana de México sobre la "cuarta Revolución" por la victoria electoral de López Obrador. El triunfo aplastante de la izquierda en un país marcado por la desconfianza hacia la clase política frena, aparentemente, el giro a la derecha que la región ha dado en los últimos años. Obrador tiene más respaldo electoral que ningún otro presidente de la democracia mexicana.