Anterior Tienes que verlo: Un juego en Instagram, #CecilTheLion y música a partir de rasgos faciales Siguiente El accidente de Lille, un susto que pudo ser mayor Arriba
En días como hoy - Punset: "La soledad es un desastre y la manada es la salvación"
Entrevista con Juan Ramón Lucas en RNE

Eduard Punset: 'Hay vida antes de la muerte'

  • Punset comparte sus reflexiones en una entrevista de Radio Nacional

  • Dirige y presenta el programa de divulgación Redes, en La 2 de TVE

|

En una entrevista con José Ramón Lucas, director de En días como hoy, de Radio Nacional, Eduard Punset desgrana uno tras otro todos los temas que expone en sus libros y en su programa de televisión Redes. El conocido divulgador no solo habla de ciencia, también toca cuestiones de historia, de economía, de política, de salud, etc. En definitiva, cualquier asunto relevante para que sepamos cómo sentirnos bien, cómo encontrar la felicidad.

Las palabras de Punset, que presenta cada domingo -y desde hace quince años-  el programa de divulgación científica Redes en La 2 de TVE, son una fuente de inspiración para sus muchos lectores y para los atentos seguidores de sus entrevistas. Su discurso es fecundo en frases memorables. De sus palabras podemos rescatar multitud de citas que nos hacen pensar. Aquí os ofrecemos algunas que hemos destacado de entre las muchas que nos ha regalado.

'Hay vida antes de la muerte'

En cuanto a la felicidad, Punset afirma que muchos siguen buscando si hay vida después de la muerte, cosa que tenia sentido cuando las personas vivian  treinta años como mucho. Hoy en día, cuando la vida media de las personas ronda los ochenta años, lo que tiene sentido es preguntarse si hay vida antes de la muerte. Lo que vale la pena, según Punset, es mejorar la calidad de la vida tan larga de las personas de nuestro tiempo.

Hay que pensar no cómo redistribuir la riqueza, sino el trabajo

Para ello, Punset da un consejo: 'Hay que pensar no cómo redistribuir la riqueza, sino el trabajo' Para el autor de Viaje a la felicidad, no tiene sentido que las personas, cuando tienen treinta años, inviertan todo su tiempo en el trabajo y, en cambio, más tarde se pasen veinte años de esa larga vida sin hacer nada. Punset es partidario de retrasar la edad de jubilación, a cambio de que la jornada laboral sea más corta.

La memoria histórica

El antiguo político y economista también tiene argumentos sobre la memoria histórica de España, y se atreve a recomendar que 'un país como España, tan dogmático, (…) debería, como hizo Alemania, consensuar que no vamos a permitir nunca más una guerra civil'

Cuando, después de veinte años residiendo en el extranjero, Punset regresó a España, el país vivia la efervescencia de la transición. En aquel momento, Punset descubrió que 'en España, lo que de verdad importa a la gente es la igualdad,  la justicia social, por encima de las libertades individuales'

Aprendo mucho de la gente

Para Punset, en la ciencia 'hay más preguntas sin respuesta que preguntas con respuesta'. La falta de respuestas hace que la gente busque otras salidas: 'No hay respuestas. Y cuando la gente no tiene respuestas, aparecen las teorías conspirativas'

Cambiar para ser feliz

Punset sostiene que lo principal, para ser feliz, es sentirse arropado por los suyos. Cada humano, al igual que algunos simios, se relaciona con unos 120 individuos, a los que conoce con cierta profundidad. Todos buscamos un cierto reconocimiento entre los más próximos. Para Punset, el peor enemigo de la felicidad es la soledad.

La soledad es un desastre y la única salvación es la manada

Sin embargo, Punset sostiene también que 'un poquito de tristeza es bueno, porque nos permite estar alerta'. Y diferencia entre esos sentimientos que nos avisan, que tienen una cierta función preventiva, y esos otros sentimientos tan negativos, que nos perjudican: 'Otra cosa es el miedo, que paraliza' afirma el autor de Viaje al amor.

'Cualquier excusa es buena para no tener que pensar, para no tener que cambiar' dice Punset. Las personas nos acostumbramos a nuestros hábitos y cualquier cambio supone un esfuerzo. Y Punset hace la siguiente comparación: 'Si la estructura de la materia cambia, ¡cómo no vamos a cambiar nosotros de opinión!'