Es noticia:

arriba Ir arriba

Un pasaporte flota en el agua. El mar, poco a poco, va desdibujando la identidad de su titular que observa cómo su documento se aleja arrastrado por las olas. Alguien ya no tiene papeles que digan de dónde viene y a dónde no quiere que le devuelvan. Al menos 3.000 personas han muerto en 2017 en el Mediterráneo Central. Según ACNUR, una de cada 42 personas que emprende esta ruta fallece en el intento.

El llanto amargo de un bebé se escucha a lo largo y ancho de toda la cubierta. Un hombre lo mece entre sus brazos. Lo arropa en un esfuerzo por darle calor. Cerca de 15.000 menores solos han llegado a Italia a través del Mediterráneo en 2017. Se estima que 400 niños han muerto en 2017 ahogados realizando esa travesía.

Anabel Alonso es la jefa de misión del barco Open Arms, de la ONG Proactiva Open Arms, dedicada a labores de rescate de personas que buscan llegar a Europa a través del mar. Alonso explica que, en los dos años desde su fundación y con el trabajo de todos los voluntarios, han logrado atender a 150.000 refugiados que trataban de alcanzar las costas griesgos de Lesbos, y a 24.000 personas que huyen de Libia.

LA TRIPULACIÓN DEL OPEN ARMS

La tripulación del Open Arms

anterior siguiente
9 Fotos 1 / 9 ver a toda pantalla ver miniaturas
  • Mantas, comida, agua y medicamentos para los refugiados rescatados

    Mantas, comida, agua y medicamentos para los refugiados

    En cada relevo de misión se dejan las mantas para lavar y se recogen las limpias para entregarlas a las personas que rescatan en perfectas condiciones. También se les da comida, agua y cuidados médicos si los necesitan.

  • Josemi Mayo, socorrista

    Josemi Mayo, socorrista

    "Es la primera vez que vengo aquí aunque antes estuve en Idomeni y en Lesbos. Empecé porque la situación me molestaba y ahora vuelvo por el runrún que se te queda ahí. No puedes quedarte quieto ante la barbarie que está sucediendo. Soy ingeniero de montes y trabajo en diseño gráfico y aunque no tenga un perfil especializado creo que puedo sumar, aportar y aprender. Para mí esto es un reto en todos los sentidos. Como valor destaco la empatía. Aquí tocas a las personas y te tocan. Te cambia la perspectiva. Mucho.", explica el socorrista.