Enlaces accesibilidad

Las claves, las citas y los tiempos de una semana decisiva: ¿elecciones o investidura?

  • La ronda de contactos con el rey lo decidirá prácticamente todo aunque quedaría tiempo para negociar si no hay aún candidato
  • Incluso el lunes 23 podría celebrarse la votación definitiva de un pleno que arrancaría el viernes 'in extremis'

Por
 Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. noticias

Desde las elecciones generales del 28A se han vivido innumerables semanas decisivas y claves en la vida política española que aún no sabe a dónde va: si a una nueva cita electoral el 10 de noviembre o a una investidura de Pedro Sánchez cerrada en el tiempo de descuento y con consecuencias imprevisibles. Pero la semana que arranca este lunes verdaderamente lo es. La sombra de la repetición electoral parece invadirlo todo pero si de algo ha estado repleta la política en los últimos años es de giros inesperados de guión. Ahora sí, algo tiene que moverse y la balanza debe situarse del lado de una de las dos alternativas encima de la mesa. El tiempo ya, casi, se ha agotado.

El rey recibe a los líderes e Iglesias le pedirá que "medie y arbitre"

Quince líderes políticos acudirán entre el lunes y el martes a la Zarzuela para reunirse con el rey, que desarrollará la tradicional ronda de consultas previa a la decisión final de si propone o no un candidato. Irán representantes de todos los partidos políticos menos de ERC y EH Bildu que han declinado reunirse con Felipe VI. El martes será el día grande: los cuatro principales líderes acudirán a la llamada del monarca y todas las miradas estarán puestas en la cita de las 12:15 con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias; y de las 18:00 de la tarde, con el presidente del Gobierno en funciones. 

Iglesias irá a ese despacho con una novedad: por primera vez un líder político pedirá "mediación y arbitraje" al rey en esas conversaciones para que "haga entender" a los candidatos, y muy especial a Sánchez, claro está, que un Gobierno de coalición es una "vía para la estabilidad del país".  

A partir de ese momento, el rey decide si un candidato concita los apoyos para ser investido y lo propone; o, por el contrario, no postula a ninguno. Si ese día no hay candidato, las elecciones estarían convocadas casi de facto. Pero aún habría tiempo durante la semana para que PSOE y Podemos negociaran, cerraran un acuerdo y el rey hiciera otra ronda 'exprés' telefónica para proponer un candidato. Sánchez ya ha dicho que no aceptará el encargo del rey si no tiene amarrados los apoyos y hay un acuerdo previo e Iglesias ya ha anunciado que mantendrá la abstención sin un gobierno de coalición. Ninguno se mueve.

¿Se verán Pedro Sánchez y Pablo Iglesias?

Sánchez rechazó la petición de Iglesias de llevar ellos personalmente una negociación prácticamente rota, por lo que parece que en privado no van a verse, pero sí que lo harán esta semana en el Congreso de los Diputados, haya o no investidura. El miércoles hay convocada una sesión de control que puede convertirse en el epicentro político de la semana y que puede suponer la ruptura total entre ellos, el penúltimo intento de Iglesias de lanzar una nueva oferta o el primer acto de una precampaña electoral que arrancará en breve si no hay investidura. Ambos equipos negociadores dicen que "queda tiempo" para cerrar el acuerdo de investidura. La construccion de relatos para culparse mutuamente de la repetición de elecciones no cesa desde la investidura fallida de julio.

¿Cuánto tiempo queda y cuándo sería la investidura? 

El primer día posible para celebrar la sesión de investidura sería precisamente ese miércoles, inmediatamente el día siguiente de la ronda de consultas del rey. Ya hay un precedente: Mariano Rajoy recibió el encargo el 25 de octubre de 2016 y al día siguiente, arrancó su sesión de investidura. Con ese escenario, la primera votación sería el jueves y la definitiva, y en este caso necesaria, el sábado. 

Pero los plazos pueden ajustarse aún más con otras dos alternativas que llevarían a la política casi al infarto: celebrar el pleno jueves, viernes y domingo; e incluso viernes, sábado y lunes, el mismo día que si no hay presidente investido a las 00:00, España va a elecciones. Casi nadie contempla estos escenarios de acuerdo final y todos los partidos, desde los mayoritarios hasta los minoritarios, asumen otras elecciones.

¿Habrá nueva oferta sorpresa?

Desde que el 11 de junio la número dos del PSOE, Adriana Lastra, hablara de un inédito "gobierno de cooperación", las propuestas han sido variadas. El PSOE, siempre reticente a la entrada de los 'morados' al Consejo de Ministros, empezó ofreciendo cargos intermedios, para pasar a personas cercanas a Podemos con perfil "técnico". Su oferta más generosa- una vez que Iglesias ("principal escollo") se echó a un lado- fue la Vicepresidencia de Asuntos Sociales para Irene Montero y tres ministerios: Vivienda y Economía Social; Sanidad, Asuntos Sociales y Consumo; e Igualdad. Ahí su cuerda se tensó del todo.

Podemos lo rechazó con la mente puesta en septiembre y, con el PSOE ya cerrado en banda a volver a ese punto, Iglesias ha ido a menos en sus exigencias para pasar de pedir esa vicepresidencia y hasta cinco ministerios, incluido el de Trabajo; a proponer, esta misma semana, una coalición revisable en un año tras la aprobación de elecciones, rechazada por Sánchez, al que incluso Podemos le daba la potestad de romper unilateralmente el gobierno conjunto, manteniendo el apoyo parlamentario el resto de legislatura. El PSOE dio por cerrada la vía de la coalición en julio y, a una semana de la convocatoria de elecciones, nada hace pensar que vaya a abrirla. Lo dijeron: "Si no hay julio, no hay septiembre". 

Todo ello en medio de una sentencia del juicio del 'procés' inminente, otra al caer del caso de los ERE y un escenario internacional incierto pendientes del Brexit, la guerra comercial y la desaceleración económica.

¿Cómo sería la campaña del 10N?

Más corta. Los partidos acordaron acortar las campañas en caso de repetición electoral, así que esta duraría, de celebrarse, del 1 al 8 de noviembre. La campaña oficial, porque la precampaña podría arrancar esta misma semana. 

Si la campaña del 28 de abril fue de guante blanco entre Sánchez e Iglesias, con debates televisados en los que ni se rozaron, esta no apunta al mismo tono conciliador entre ambos líderes. Por su parte, los líderes de PP y Cs, Pablo Casado y Albert Rivera, ya dicen estar "preparados" para unos nuevos comicios en los que el primero quiere unificar en una misma coalición a todo el centro derecha, pero el segundo lo rechaza.

Ante las cuartas elecciones generales en otros tantos años y la situación política en España, los españoles dicen sentir "aburrimiento" y "desconfianza" hacia la política, según el CIS, por lo que el fantasma de la abstención- más propia de la izquierda que de la derecha- será clave también. Quedan horas para salir de dudas.  

Noticias

anterior siguiente