Enlaces accesibilidad

A bordo del 'Open Arms'

El 'Open Arms' pide el desembarco inmediato en Lampedusa y advierte: "La situación va a explotar"

  • El buque lleva horas anclado a menos de un kilómetro de la costa de Lampedusa 
  • 13 personas han sido desembarcadas por motivos psicológicos en las últimas 24 horas 

Por
La desesperación cunde en el Open Arms al permanecer bloqueado frente a Lampedusa

El barco de la ONG Proactiva Open Arms, con 134 migrantes y refugiados a bordo, sigue sin poder desembarcarlos pese a encontrarse frente a la costa de la isla italiana de Lampedusa y pese al acuerdo de seis países europeos para acoger a los que llegan. Óscar Camps, uno de los fundadores de la ONG española, ha solicitado una vez más, esta vez en Twitter, que se permita el "desembarco humanitario" inmediato ante la "situación extrema" y "el deterioro de la salud física y mental" de las personas a bordo.

El buque español lleva horas fondeado en aguas italianas después de que el miércoles un tribunal de ese país dejara sin efecto la orden del ministro del Interior, Matteo Salvini, de prohibirle su entrada bajo amenaza de multas millonarias y de confiscación de la nave. Sin embargo, aún no tienen permiso para atracar en un puerto, y esa autorización depende de Salvini, quien ha dejado claro que no lo va a otorgar. 

"¿Reapertura de puertos? ¡No en mi nombre! La única 'inhumanidad' es la de quienes, dudando y retirándose, favorecen el asqueroso negocio de la inmigración ilegal", ha explicado en un tuit. 

La Comisión Europea ha asegurado que está preparada para "dar coordinación y apoyo operativo sobre el terreno tan pronto como se nos pida y una vez que se haya encontrado una solución para el desembarco", según ha explicado su portavoz, Vanessa Mock.

El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, persiste en no permitir el desembarco

Frustración e impotencia entre los que siguen a bordo

En las últimas 24 horas, las autoridades italianas sí han permitido que 13 personas hayan sido trasladadas a tierra por motivos psicológicos. La marcha de los evacuados provoca aún más frustración e impotencia entre los que se quedan, informa Yolanda Álvarez, enviada especial de TVE, que se encuentra a bordo. 

¡No me dejéis morir en medio del mar, por favor ayudadme!

“Llevo quince días ya en medio del mar, no me siento bien, me veo a mí mismo al límite. ¡No me dejéis morir en medio del mar, por favor ayudadme!”, repite una y otra vez Odigie, nigeriano de 35 años.

Marc Reig, capitán del buque, alerta de que la situación se hace cada vez más insostenible. "Todo el mundo está psicológicamente roto. No podemos aguantar más esta situación. Cada segundo que pasa la bomba corre un segundo para atrás. O alguien corta el cable rojo y desactiva esta bomba ya o el Open Arms va a explotar", alerta.

Todo el mundo está psicológicamente roto. No podemos aguantar más esta situación

"Es inhumano. Estamos cerca de tierra y la gente podría ir nadando. Se quieren tirar al agua. Es insostenible. No pueden más", insiste Reig.

El Open Arms ha rescatado desde el 1 de agosto a un total de 147 personas en alta mar y llevaba desde entonces esperando la autorización para desembarcar en un puerto seguro, algo que los países más cercanos, Italia y Malta, le denegaron. Los gobiernos de España, Francia, Alemania, Portugal, Luxemburgo y Rumanía han contactado con las autoridades italianas para mostrarse "dispuestos" a acoger a los migrantes, una vez que desembarquen. 

Otro buque de rescate, el Ocean Viking, se encuentra aún en alta mar con 356 rescatados. Médicos Sin Fronteras ha expresado su preocupación por la situación de los 103 menores que viajan abordo. El buque espera frente a las costas de Malta e Italia desde hace ocho días un puerto seguro para su desembarco.

El alcalde de Lampedusa pide el desembarco': "Estamos en el ridículo"

El alcalde de la ciudad italiana de Lampedusa, Salvatore Martello, ha pedido que se autorice el desembarco de los migrantes y refugiados que siguen a bordo del Open Arms y que no haya gestos con "cuentagotas". "Ahora estamos en la farsa, en el ridículo", ha lamentado.

En su opinión, "si hay un problema serio en un barco es inútil que se les deje bajar a cuentagotas", en alusión a los permisos concretos que se han concedido en las últimas horas por razones médicas y humanitarias. A bordo del Open Arms aún quedan más de un centenar de personas.

Martello, del Partido Democrático (PD), ha explicado a la agencia Adnkronos que su postura siempre ha sido la misma y ha abogado por permitir el descenso de todos estos migrantes. "Un pescador que necesita refugiarse en cualquier parte del mundo logra la autorización y le dan ese refugio. No entiendo por qué una embarcación -al margen de que haya migrantes a bordo- que quiere entrar a puerto por las malas condiciones no pueda", ha advertido.
 

Noticias

anterior siguiente