Enlaces accesibilidad

Cine

Carlos Marques-Marcet: "El embarazo es un malentendido constante para la pareja"

  • Los días que vendrán disecciona el embarazo real de la pareja de protagonistas trasladado a la ficción
  • La cinta triunfó en el pasado Féstival de Málaga y llega a los cines este 28 de junio

Por
Marqués-Marcet: "'Los días que vendrán' es la película que menos he dirigido"
El director catalán Carlos Marques-Marcet en una entrevista reciente EFE cdg

El director Carlos Marques-Marcet admite su fascinación-casi metafísica-por la experiencia del otro y la búsqueda de la felicidad. Una complejidad tan universal que nadie escapa a ella. Y que Marcet ha transformado en sello de su trilogía “accidental”: arrancó con su aclamado debut 10.000 km (Biznaga en Málaga en 2014 y Goya a mejor dirección novel) sobre el abismo del amor a distancia en tiempos de Skype.

El ascenso continuó con Tierra firme sobre el anhelo de la paternidad, pero con menor calado entre el público, y ahora el barcelonés cierra la idea en Los días que vendrán.

Un foco amplificado sobre la intimidad que muestra el embarazo real de sus protagonistas: María Rodríguez Soto y David Verdaguer, en una ficción que se pliega sobre sí misma. La cinta, que cuenta en la producción con la participación de RTVE, llega a los cines este 28 de junio.

RTVE.es estrena el tráiler de 'Los días que vendrán', la crónica de un embarazo que ganó el Festival de Málaga

Los días que vendrán ahonda en una naturalidad buscada, a medio camino entre el documental y el teatro, donde la pareja salta por los aires, se aleja y se acerca. Un goteo emocional desde dos puntos de vista en un flujo de presente continuo.

“Quería mostrar esta experiencia y cómo el embarazo va más allá de la ruptura para la pareja. El hombre no puede ponerse en el lugar de todo lo físico que vive la mujer. Hay un malentendido constante. Lo que yo experimento como dolor para ti no tiene nada que ver, pero usamos los dos la misma palabra para comunicarnos”, analiza el realizador catalán.

El misterio de la vida

Un viaje “muy duro”, cuenta Marques-Marcet, que cuajó en un rodaje que se prolongó más de un año (subdividido en varios tramos), pegado a tierra y rodeados de amigos. Los protagonistas se movieron en un espacio único con largas escenas e improvisaciones en el guion. Un juego de espejos que imbrica con emotivo acierto videos caseros del embarazo y parto de la madre de la actriz.

“Yo hago 25 o 30 tomas pero grabamos una escena de María viendo el video de cuando nació. Fue una toma única de 50 minutos en la que afloraron muchos sentimientos, aunque luego solo usamos un trocito. Nos dimos cuenta de que era un punto de inflexión en la película, que es un ejercicio de destilación total. Y hay una reflexión metacinematográfica porque en el fondo cualquier cinta es una home movie”, señala el director.

Verdaguer, actor fetiche del realizador, y Rodríguez se transmutaron en la pareja ficticia compuesta por Vir, impulsiva y resuelta, y Lluís, tímido y responsable, que se embarazan por sorpresa tras un año de relación.

Cada uno de los miembros de la pareja vive de forma diferente el embarazo TVE

Dos personajes completamente opuestos a ellos en un ejercicio de sano alejamiento. Recoge la mirada de Marcet sobre el vértigo de la maternidad en el contexto actual: desde la reaparición de roles de género que se creían superados a las barreras profesionales.

“A mi personaje le echan del trabajo por el embarazo. Y es ver cómo te pones delante de esa situación. Me han despedido, estoy de cinco meses y no me van a coger en ningún sitio. También te planteas si estoy renunciando a mí misma para ser madre. Eso es algo que a mí María también me pasó cuando me quedé embarazada, se me cayó un trabajo y piensas ahora qué”, se sinceraba la intérprete en el pasado Festival de Málaga [Mira aquí la entrevista íntegra a los protagonistas].

Los días que vendrán arrasó en el certamen donde ganó el premio a mejor película, director y actriz. El triunfó malagueño ha certificado el buen sabor de boca de esta cinta naturalista, que remueve sin caer en lo edulcorado y avecina lluvia de premios para Rodríguez Soto.

“El otro día una señora se me acercó super emocionada y me dijo que aunque no tenía hijos y nunca le había interesado el tema de la maternidad, la película le había tocado algo que no sabía bien qué era. Creo que tiene que ver con el misterio de la vida que te atrapa”, apuntala el realizador que se confiesa feliz por la buena acogida de esta pequeña joya, aunque desliza que su siguiente proyecto afrontará su reverso: “la muerte es el otro gran tema que me interesa”.
 

Noticias

anterior siguiente