Enlaces accesibilidad

Yihadismo

Un excombatiente del Daesh encarcelado en Siria: "No me arrepiento de nada"

  • Asegura que los "errores" del Estado Islámico le llevaron a entregarse a las autoridades kurdas
  • Ofrece su testimonio, en exclusiva, a la enviada especial de RNE a Siria, Cristina Sánchez

Por
"No me arrepiento": el testimonio de un yihadista que ha combatido en Siria

Al cumplirse ocho años del inicio de la guerra en Siria, los países europeos afrontan el regreso de cientos de combatientes del Daesh que se han rendido cuando parece estar próximo el fin del autoproclamado califato terrorista. Uno de ellos, encarcelado en Siria, Hisham al Arabi Maluk, conocido como Abu Marian al Magrib, asegura que no se arrepiente de haber pertenecido a las filas del grupo yihadista. "No me arrepiento, porque no hay nada de lo que arrepentirme", ha asegurado en un testimonio en exclusiva a RNE.

Al Arabi, nacido en Marruecos, se encuentra encarcelado en una prisión al norte de Siria, bajo el control de las autoridades kurdas a las que se entregó el pasado enero ante el avance imparable de los kurdos hacia Al Baguz, último bastión del autodenominado Estado Islámico.

Al ser preguntado por las atrocidades cometidas por el grupo terrorista, como los asesinatos, las torturas y la esclavitud sexual, asegura que esos "errores" le llevaron a dejar las armas y entregarse, en un momento en que los kurdos avanzaban hacia el ultimo territorio bajo control del Daesh.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - El impactante testimonio de un excombatiente de Daesh, en exclusiva: "No me arrepiento"

El reto de los yihadistas retornados a Europa

Al Arabi, que se marchó a Siria en 2013, admite haber cruzado varias veces la frontera con España, a través de Ceuta, en alguna ocasión para "comprar algo" y luego haber regresado a Marruecos.

Asegura que quiere volver a su país, aunque según reconoce, valoró la posibilidad de instalarse en España.

Un momento de la entrevista en Siria al excombatiente del Daesh Hisham al Arabi Maluk

El excombatiente del Daesh Hisham al Arabi Maluk ante Ricardo García Vilanova, uno de los periodistas españoles que secuestró el grupo terrorista. Cristina Sánchez

En el octavo aniversario del inicio de las revueltas contra Bachar al Asad en Siria, los países europeos se enfrentan al reto de gestionar el regreso de los yihadistas de origen europeo que combatieron con el Daesh en Siria y quieren retornar a su país.

La seguridad en los países europeos

Según datos del Centro de Inteligencia español contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, hay 234 yihadistas españoles que han viajado a Siria para sumarse al Daesh. De estos, 44 han retornado a España y a todos ellos se les hace un seguimiento, hasta que se constata su desvinculación total del grupo terrorista, ya que han recibido entrenamiento y pueden convertirse en reclutadores.

Otros países como Francia, Reino Unido y Alemania siguen estrategias distintas en la gestión del retorno de los yihadistas.

En el Reino Unido, Scotland Yard cifra en unos 200 los yihadistas británicos que se unieron al Daesh en Siria y siguen vivos, informa el corresponsal en Londres de RNE, Jordi Barcia. La principal estrategia del Gobierno británico para evitar que vuelvan es intentar privarles de la nacionalidad británica. Si vuelven, con la nueva ley antiterrorista, es suficiente que hayan viajado y vivido en territorio controlado por los yihadistas para enviarles a la cárcel.

En cuanto a Francia, el país que más yihadistas ha exportado a Siria, el Ejecutivo galo mantiene que tratará caso por caso su regreso y el de sus hijos, que representan más de la mitad de los 150 franceses en cárceles de ese país, detalla el corresponsal en París, Paco Forjas. En concreto, el Ejecutivo francés trabaja en la vuelta de entre 150 personas, unos 50 hombres y mujeres y el resto niños y adolescentes.

Alemania, otro país sensible al reto de los retornados, tiene medio centenar de yihadistas presos en la zona del conflicto sirio y el Ejecutivo alemán ha optado por repatriarlos a ellos y a sus familias siempre que no supongan una amenaza grave para la sociedad, unos requisitos que valoran en el terreno. Del millar de alemanes que se unieron al Daesh ya han vuelto unos 300, informa el corresponsal en Berlín Gabriel Herrero.

Noticias

anterior siguiente