Enlaces accesibilidad

Desciende por primera vez desde 2002 el número de niños escolarizados en Afganistán

  • Unicef alerta de que casi la mitad de los menores no van a la escuela
  • Las niñas representan el 60% de la población no escolarizada

Por
Crece por primera vez el número de niños sin escolarizar en Afganistán desde 2002

La cifra de niños que no van a la escuela en Afganistán ha aumentado por primera vez desde el año 2002, cuando la caída del régimen de los talibanes un año antes permitió iniciar un proceso de vuelta de los niños a clase, especialmente las niñas, a las que se les había negado en gran medida hasta entonces ese derecho.

Según Unicef, el conflicto en curso y el empeoramiento de la situación de seguridad en todo el país, junto con la pobreza profundamente arraigada y la discriminación contra las niñas, son los motivos de que esto ocurra.

Así lo detalla el organismo en el estudio publicado este domingo Iniciativa mundial sobre niños fuera de la escuela: Afganistán, en el que se subraya que casi la mitad de los niños de entre 7 y 17 años de Afganistán (3,7 millones) están fuera del sistema educativo.

De éstos, las niñas representan el 60% de la población no escolarizada, lo que las sitúa en una desventaja particular y agrava la discriminación por género. En las provincias más afectadas como Kandahar, Helmand, Wardak, Paktika, Zabul y Uruzgan, hasta el 85% de las niñas no van a la escuela.

Otros factores que perjudican la escolarización de niños y sobre todo de niñas son el desplazamiento, el matrimonio infantil, la escasez de maestras, las instalaciones escolares deficientes y la inseguridad en áreas afectadas por conflictos también.

El desafío, que los niños vuelvan a la escuela

Según Adele Khodr, representante de Unicef en Afganistán, "mirar para otro lado no es una opción para Afganistán si queremos cumplir con el derecho a la educación de todos los niños". "Cuando los niños no están en la escuela, corren mayor riesgo de abuso, explotación y reclutamiento", ha agregado Khodr.

No obstante, aunque Unicef reconoce que los datos son preocupantes, sostiene que también hay progreso y esperanza, como el que las tasas de deserción escolar son bajas. En concreto, el 85% de los niños y niñas que comienzan la escuela primaria terminan el último grado, mientras que el 94% de los niños y el 90% de las niñas que comienzan la secundaria inferior también completan el ciclo.

El desafío es primero hacer que los niños vayan a la escuela, ha enfatizado Khodr, motivo por el que ha felicitado al gobierno de Afganistán por priorizar y declarar el año 2018 como el año de la educación.

"Ahora es el momento de un compromiso renovado para proporcionar a las niñas y niños las oportunidades de aprendizaje necesarias para progresar en la vida y desempeñar un papel positivo en la sociedad", ha concluido.

Noticias

anterior siguiente