Enlaces accesibilidad

Premios Goya 2018

Cineastas españolas por la igualdad: "El cine no incorpora el punto de vista de las mujeres"

  • Leticia Dolera: “El capital desconfía cuando hay una mujer al mando”
  • Las cineastas repartirán 1800 abanicos en los Goya para denunciar la desigualdad

Por
Las cineastas posan con los abanicos que repartirán en la gala de los Goya RTVE.es

Son 1.800 abanicos para golpear conciencias. De color rojo encendido como representación del “bochorno” de la desigualdad en la industria del cine español.

Los repartirán las cineastas en la gala de los Goya 2018 bajo el hashtag "#MASMUJERES, en un impulso que recorre el cine y la cultura y que persigue la visibilidad femenina frente al espejo de una realidad demoledora.

Según un estudio de 2017 de la Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales (CIMA), tan solo hay un 7% de mujeres directoras en España.

Una cifra que aparece inamovible a través de la última década como refleja que en los próximos premios del cine español, tan solo un 28% de las nominadas sean mujeres y no haya ninguna candidata en ocho categorías de los galardones, apuntan las cineastas ante lo que denominan como “cliché de especialización”.

“En lo audiovisual no se está incorporando el punto de vista de las mujeres y esto condiciona los modelos de conducta y tiene una dimensión social”, señala la guionista y presidenta de CIMA, Virginia Yagüe, que ha calificado la situación de “alarmante”.

"Apenas hay bibliografía sobre mujeres directoras"

Yagüe junto a un grupo de directoras de cine ha presentado este viernes ante numerosos medios el libro Miradas de mujer. Cineastas españolas para el siglo XXI (Editorial Fundamentos), en la sede de la SGAE.

Una investigación del profesor de la Universidad Complutense Francisco A. Zurian que analiza el papel de cien realizadoras de nuestro país y cómo se representan los personajes femeninos en la pantalla.

Zurian relata como el germen de la publicación nació cuando se dieron cuenta de que apenas existía bibliografía sobre mujeres directoras, un hecho que “condena su trabajo a la invisibilidad”. El libro recoge que entre 2000 y 2015 hubo un boom de directoras en España, pero tan solo el 27% ha conseguido realizar una segunda película.

Ante este panorama, las cineastas han reclamado que el empoderamiento femenino que recorre el cine español no “se quede en moda si no que sea punto de inflexión”, en una ola social en la que es fundamental la complicidad de los hombres para lograr una igualdad que no existe, ya que “las mujeres en lo audiovisual ocupan puestos poco relevantes”, apuntaba la guionista y realizadora Belén Macías, autora de filmes como El patio de mi cárcel.

Las directoras creen que este es “un año de toma de conciencia”, aupado por el impulso de las actrices norteamericanas que han situado la reivindicación en la agenda con corrientes como "Me Too" ("Yo también") y "Time's Up" ("Se acabó el tiempo") contra el machismo, el acoso sexual y el desequilibrio salarial en la industria.

“El capital desconfía cuando hay una mujer al mando”

La directora de la multipremiada La novia y profesora de Audiovisual de la Universidad de Barcelona, Paula Ortiz, se ha preguntado qué ocurre para que las mujeres no rompan este techo de cristal, si la mayoría de sus estudiantes son chicas y “sacan mejores notas”.

Una labor que han calificado de “titánica”, ya que “solo el 38% de los papeles del cine español corresponden a mujeres” y muchas veces encarnan “roles estereotipados”.

”Es heroico ser compositora o montadora o actriz cuando sea ha pasado la primera juventud”, ha añadido la cineasta Patricia Ferreira, que acaba de estrenar el filme Thi Mai.

Inés París, presidenta de la Fundación SGAE y codirectora del filme A mi me madre le gustan las mujeres, ha analizado algunas de las causas de esta fractura: “Cuando un mundo está muy masculinizado como es el cine cuesta mucho que entren las mujeres”.

Las realizadoras también han señalado que se considera que el cine de mujeres es “otra cosa” y este factor pesa a la hora de obtener financiación en una estructura "machista" y con “mucha misoginia”.

Las accciones de CIMA se producen semanas después de que de que el Gobierno haya anunciado un nuevo sistema de puntos para las ayudas que entrará en vigor previsiblemente en marzo y con el que pretende conseguir más presencia de las mujeres en puestos de responsabilidad (dirección, guion, fotografía, producción ejecutiva y música).

“El capital desconfía cuando hay una mujer al mando”, ha explicado la actriz y realizadora Leticia Dolera que ha denunciado el abuso sexual contra las intérpretes. Dolera debutó en la dirección con la premiada Requisitos para ser una persona normal y se enfrenta ahora al reto de poder abordar su segundo filme.

Noticias

anterior siguiente