Enlaces accesibilidad

Referéndum en Cataluña

El Govern cifra en 844 los heridos tras las cargas policiales para frenar el referéndum del 1-O

  • Sigue en vivo y en directo el referéndum en Cataluña
  • Hay, además 33 agentes de Policía y Guardia Civil heridos
  • Los momentos de violencia y las colas para votar marcan la jornada
  • Según Interior, se han cerrado 92 colegios y hay seis detenidos 
  • Los Mossos elevan a 244 el número de centros clausurados

Por
Las fuerzas de seguridad del Estado intervienen en colegios electorales del referéndum

Dos imágenes protaganizan este 1-O: las colas de ciudadanos catalanes acudiendo a votar a los colegios electorales en un referéndum de independenciaprohibido por el Tribunal Constitucional, y las cargas de las fuerzas de seguridad que tratan de impedir la consulta.

Los antidisturbios de la Policía Nacional y la Guardia Civil han intervenido con dureza en al menos una docena de colegios electorales de Cataluña para requisar urnas e impedir las votaciones. Según datos del departamento de Salud de la Generalitat, el número de heridos por la intervención de las fuerzas de seguridad del Estado se eleva a 844, de los que dos están más graves. Desde Interior cifran en 33 los agentes que han necesitado atención médica. 

El portavoz del Govern, Jordi Turull, ha informado de que 73 personas han denunciado haber resultado heridas a causa de las intervenciones de la Policía Nacional y la Guardia Civil, en una rueda de prensa para informar de que un 90% de los votos han sido favorables a la independencia.

La justicia investiga las denuncias presentadas por las cargas policiales, entre ellas la de la Generalitat, y contra los Mossos por la "inacción" a la hora de impedir el referéndum.

Las fuerzas de seguridad del Estado han irrumpido en los colegios electorales desde primera hora de la mañana pocos minutos antes de que comenzara la consulta y han dejado imágenes de tensión, forcejeos y violencia. Durante esta tarde, las colas en los centros de votación continúan y los concentrados en algunos locales electorales, entre ellos la Escuela Industrial de Barcelona y el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Provençana de L'Hospitalet de Llobregat, han montado barricadas con vallas y sacos para impedir que la policía acuda a requisar las urnas.

De los 2.315 centros de votación, el Govern ha cifrado en 319 el número de colegios cerrados por mandato judicial hasta las 5 de la tarde en Cataluña, en tanto que Interior informa de que la Policía y la Guardia Civil han clausurado 92 y han detenido a seis personas, una de ellos menor de edad, por desobediencia y atentado a agentes de la autoridad.

Agentes de Policía Nacional inmovilizan a dos personas en el exterior de un colegio electoral en Barcelona

Agentes de Policía Nacional inmovilizan a dos personas en el exterior de un colegio electoral en Barcelona AFP

Uso de pelotas de goma

En Barcelona se han producido múltiples enfrentamientos en casi todos los barrios. En la escuela Ramón Llull, la Policía Nacional ha lanzado pelotas de goma contra las personas que impedían la marcha de los furgones policiales tras la incautación del material electoral. Los bomberos de la Generalitat han tratado de mediar entre los agentes de la Policía y los manifestantes, que estaban realizando una sentada.

Los policías han realizado tres avisos y, al no poder salir, han lanzado pelotas de goma para mantener una línea de seguridad y poder abrir el paso a las furgonetas. En ese punto es donde un manifestante ha resultado herido en un ojo, supuestamente por una pelota de goma, y ha tenido que ser trasladado al Hospital de Sant Pau donde ha sido intervenido quirúrgicamente.

Un portavoz de la policía ha admitido el uso de pelotas de goma, un elemento antidisturbios que está prohibido en Cataluña desde mayo de 2014 después de que Ester Quintana perdiese un ojo tras recibir el impacto de una de estas pelotas tras la manifestación celebrada en Barcelona el 14 de noviembre de 2012.

La Policía Nacional ha utilizado pelotas de goma en la Escola Ramón Llull de Barcelona

Intervenciones policiales contundentes

Escenas similares de tensión se han vivido en Sant Juliá de Ramis (Girona) -donde iba a votar el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont- y en Sabadell -punto de votación de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

En Sant Juliá de Ramis, los antidisturbios de la Guardia Civil han impedido la entrada y se han registrados forcejeos con algunas personas. Han rodeado el polideportivo convertido en centro electoral y se han incautado de las urnas y todo el material electoral.

La Guardia Civil interviene en el colegio donde debía votar Puigdemont en Sant Juliá de Ramis

En Sabadell, los encargados de intervenir han sido los antidisturbios de la Policía Nacional. Efectivos de la Policía Nacional se han personado en el colegio Nostra Llar de Sabadell, donde tenía previsto votar la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y allí se han encontrado con varios centenares de personas apostadas a las puertas de la escuela para impedir su acceso.

Tras algunos forcejeos y romper el cristal de la puerta de la entrada, los policías han accedido al colegio y han requisado las urnas y demás material preparado para el referéndum. Al salir se han dirigido a los furgones policiales, pero buena parte de los manifestantes han seguido a los agentes, que han efectuado al menos tres disparos al aire con sus escopetas de pistolas de goma para alejarlos y poder entrar en los vehículos. Varias ambulancias han acudido al lugar para atender a diversas personas por contusiones.

"Innumerables" agentes heridos

En otros centros de votación por toda Cataluña, ha habido tensión entre las fuerzas de seguridad y la gente congregada, pero los agentes se han limitado a rodear los locales, impedir la entrada y llevarse el material electoral.

Los antidisturbios de la Policía Nacional bloquean la entrada de personas concentradas en el exterior de un colegio electoral en Barcelona

Los antidisturbios de la Policía Nacional bloquean la entrada de personas concentradas en el exterior de un colegio electoral en Barcelona. REUTERS

Sin embargo, en algunos casos, la resistencia pacífica ha ido más allá y algunos agentes de las unidades antidisturbios han sido agredidos. En Sant Carles de la Ràpita, Tarragona, una turba ha expulsado a la Guardia Civil a pedradas. 

El Ministerio del Interior ha afirmado que hay "innumerables" agentes heridos y 33 de ellos han necesitado atención médica, 19 de la Policía y 14 de la Guardia Civil.

La policía acusa a los Mossos de vergonzosa "pasividad"

La mayoría de las intervenciones policiales han estado protagonizadas por agentes de la Guardia Civil o la Policía Nacional, después de que los Mossos de Esquadra pidiesen ayuda por escrito para desalojar los colegios. SeIs juzgados han abierto diligencias contra los Mossos por su pasividad, mientras que los principales sindicatos de policía han anunciado acciones legales contra el jefe de los mossos Josep Lluís Trapero.

"No sólo han evitado cumplir lo ordenado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, sino que han actuado con vergonzosa ligereza, cuando no obstruccionismo e, incluso, manipulando datos sobre centros de votación", aseguran en la nota. Además, consideran que el dispositivo diseñado por "la Jefatura de este Cuerpo ha sido insuficiente, deliberadamente endeble, bochornosamente equidistante" y, por ello, anuncian el inicio de acciones legales contra Trapero y "su equipo directivo", así como contra "cuantos mossos han aparecido hoy en imágenes dificultando el trabajo de Policía Nacional y Guardia Civil o actuando con clarísima falta de apego a las órdenes judiciales".

Pese a los disturbios, quienes han podido votar lo han hecho sin garantías, después de que el Govern anunciara un censo universal para poder votar casi de cualquier forma y en cualquier colegio electoral de Cataluña. Así, se han podido ver imágenes de personas con papeletas impresas en casa y sin sobre, votando en urnas opacas, y con los sistemas informáticos caídos y por tanto sin poder registrar si una misma persona votaba más de una vez. 

La Generalitat ha acusado al Estado de "represión policial" contra un acto democrático, mientras el Gobierno ha responsabilizado al Govern de la situación generada en los colegios electorales. La vicepresidenta del Gobierno ha pedido a Puigdemont que detenga "esta farsa" tras asegurar que "no ha habido referéndum", mientras los partidos de la oposición han exigido al Ejecutivo que frene las actuaciones policiales y han instado al diálogo entre ambas partes.

El 1-O, en imágenes

anterior siguiente
27 Fotos 1 / 27 ver a toda pantalla
  • Un grupo de bomberos tratan de contener a un grupo de personas frente a agentes de la Guardia Civil a las afueras de un local electoral

  • Agentes de la Guardia Civil desalojan a una persona de un local electoral en Sant Julia de Ramis

Noticias

anterior siguiente