Anterior Jordi Sànchez llama "tontos útiles" de Rajoy a Arrimadas, Iceta y Albiol en un mensaje desde la cárcel Siguiente Ana Orantes, la mujer que rompió el silencio y puso rostro a la violencia de género Arriba Ir arriba
Los neandertales crecían a un ritmo similar a los humanos

Los neandertales crecían tan despacio como los humanos modernos

  • Ambos adaptan su consumo de energía a sus diferentes características físicas

  • Sin embargo, el patrón de desarrollo es muy similar, incluido el del cerebro

|

Los neandertales y los Homo sapiens no sólo compartieron hábitats y modos de vida. Un estudio publicado en Science este jueves concluye que esta especie inteligente extinguida hace 40.000 años tenía un patrón de crecimiento muy similar al de los humanos modernos: sus niños crecían tan despacio como los nuestros.

El estudio, liderado por el paleontólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del CSIC, Antonio Rosas, se ha centrado en los restos fósiles de un niño de la cueva de El Sidrón (Asturias), el yacimiento neandertal más importante de la Península Ibérica y uno de los más destacados del mundo.

El yacimiento, que fue excavado entre el año 2000 y el 2013, contenía más de 2.500 restos óseos de una familia de trece miembros: siete adultos, tres adolescentes y tres niños que vivieron en ese lugar hace unos 49.000 años.

Sin embargo, a diferencia de la mayor parte de los restos de los adultos que están "muy fragmentados", el esqueleto de uno de los niños está "casi completo", lo cual es una rareza porque "en el registro fósil neandertal hay muy pocos niños tan bien conservados y los que hay tienen entre dos y tres años", ha explicado en declaraciones a Efe el coautor del trabajo y paleogenetista del Instituto de Biología Evolutiva (IBE), Carles Lalueza-Fox.

El estudio histológico del niño ha determinado que tenía 7,7 años. "Su edad ha quedado muy bien afinada porque los esqueletos infantiles permiten calcular la edad con gran precisión gracias al crecimiento de los dientes", y es que, según se forma el esmalte, las piezas dentales, dejan marcas microscópicas diarias que permiten contar por días la edad de un individuo, explica Lalueza-Fox.

Además, por otras marcas halladas en el esmalte dental y por la robustez de sus huesos, los investigadores han determinado que se trata de un varón diestro que comenzaba a ejercer tareas de adulto.

El investigador Antonio Rosas, junto al esqueleto del niño neandertal El investigador Antonio Rosas, junto al esqueleto del niño neandertal

Patrón de desarrollo similar al actual

Al estudiar sus huesos, los paleontólogos observaron que el tamaño de la primera vértebra de la columna (llamada atlas) y el de las vértebras torácicas no se correspondían con las de un humano moderno de casi ocho años sino "más bien con uno de cinco o seis años".

En cuanto al cráneo, los investigadores vieron que algunas zonas como la del hueso occipital seguían creciendo, "cuando en un humano moderno de esta edad, esta parte de la cabeza ya ha dejado de crecer", ha apuntado el investigador del MNCN y coautor del trabajo Luis Ríos.

El estudio demuestra, por tanto, que el patrón de crecimiento de los neandertales y los humanos modernos era muy similar, "probablemente heredado de un ancestro común de ambas especies: el Homo antecesor", ha puntualizado el líder del estudio, Antonio Rosas, en una rueda de prensa.

Primero, el cerebro; luego, el resto del cuerpo

Y es que, aunque los neandertales tenían un ritmo de crecimiento más lento, ambas especies crecían de la misma manera: el cerebro se desarrollaba primero y el resto del organismo más tarde.

"El cerebro humano es muy grande y un tejido muy caro de fabricar metabólicamente hablando. Por eso, como especie hemos acoplado la demanda energética del desarrollo del cerebro con la del resto del cuerpo: primero crece el cerebro y después el resto del organismo. Pero hemos visto que el desarrollo lento en la infancia no es exclusivo del hombre moderno", afirma Rosas.

Para los investigadores, las diferencias concretas en las vértebras y el cráneo podría deberse a la forma anatómica de los neandertales, que tenían mayor capacidad craneal que los Homo sapiens y un tórax necesariamente más grande para albergar unos pulmones también mayores.

De hecho, los neandertales adultos tenían un volumen de 1.520 centímetros cúbicos, frente a los 1.350 centímetros cúbicos que ocupa el cerebro de un hombre moderno.

En el caso del niño neandertal, su cerebro había alcanzado ya los 1.330 centímetros cúbicos en el momento de su muerte, es decir, el 87,5% del total antes de los ocho años, una edad en la que un niño actual ya ha terminado de desarrollar toda su capacidad craneal.

"Conocer las diferencias y similitudes en los patrones de crecimiento entre neandertales y seres humanos modernos nos ayuda a definir mejor nuestra propia historia", concluye Rosas.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente