Enlaces accesibilidad

Venezuela

La ONU acusa a la policía de Venezuela de uso excesivo de la fuerza y desapariciones forzosas

  • El Alto Comisionado para los Derechos Humanos presenta su informe definitivo
  • Documenta también casos de tortura a detenidos
  • Pide la intervención de la Asamblea General de la ONU

Por
Un informe de la ONU acusa a la policía de Venezuela de uso excesivo de la fuerza y desapariciones forzosas

La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUDH) ha acusado a las fuerzas de seguridad de Venezuela de la muerte de manifestantes, desapariciones forzadas, allanamientos ilegales y otras graves violaciones de los derechos humanos durante la represión de las protestas opositoras de los últimos meses.

En las 39 páginas del informe se documenta el uso "generalizado y sistemático de la fuerza excesiva", y la "detención arbitraria" de manifestantes. Estos hechos, según el informe, demuestran "una voluntad política de reprimir las voces críticas e instalar el miedo entre la población, a fin de terminar con las protestas".

Muertes violentas

Entre el 1 de abril y el 31 de julio murieron un total de 124 personas, incluyendo a nueve miembros de las fuerzas de seguridad. El informe responsabiliza a las fuerzas de seguridad de venezuela y a los grupos progubernamentales de la muerte de 73 personas, mientras que la autoría de las otras 51 muertes no ha sido determinada.

El informe recuerda las normas internacionales que prohíben usar las armas de fuego contra las manifestaciones. "El homicidio intencional perpetrado con armas de fuego u otras armas menos letales, a menos que sea estrictamente inevitable para proteger la vida humana, contraviene las normas internacionales y equivale al uso excesivo de la fuerza y, posiblemente, a una ejecución extrajudicial". 

El informe reconoce así mismo que algunos manifestantes han usado métodos violentos, desde lanzamiento de piedras al uso de cócteles Molotov y morteros caseros. El informe culpa a estos grupos de manifestantes de la muerte de cuatro personas, y pide a los partidos políticos opositores que condenen la violencia.

Torturas y desapariciones forzadas

El ACNUDH ha identificado patrones en la detención de personas, como "la falta de órdenes de arresto, la detención en régimen de incomunicación, la falta de acceso a un abogado y el incumplimiento del principio de presunción de inocencia"

En algunas de las detenciones, las autoridadades se negaron inicialmente a confirmar el destino o paradero de las personas arrestadas, por lo que "podrían constituir desapariciones forzadas". En todos los casos, el paradero de las personas desaparecidas pudo ser finalmente determinado.

El informe calcula que más de 1.000 personas continúan detenidas por las protestas. Los detenidos son sometidos a menudo a maltrato, que en algunos casos documentados son equivalentes a la tortura.

El ACNUDH, dirigido por el jordano Zeid Ra'ad al Hussein, reclama al Gobierno de Caracas que les permita el acceso al país y que ponga en libertad a los detenidos de forma arbitraria.

El Alto Comisionado ha pedido también al Consejo de Derechos Humanos y a la Asamblea General de la ONU que consideren "adoptar medidas" para evitar un mayor deterioro de las libertades fundamentales en el país.

Noticias

anterior siguiente