Enlaces accesibilidad

El fiscal general de Trump se defiende de acusaciones racistas en su examen ante el Senado

Por
Jeff Sessions confirma ante el Senado el cargo de Fiscal General de Estados Unidos
REUTERS KEVIN LAMARQUE

Jeff Sessions, nominado por Donald Trump para ser su fiscal general, ha defendido este martes su candidatura ante el Senado de los Estados Unidos. Desde que se hizo pública, la decisión del presidente electo de escoger a Sessions, también senador, para este cargo ha generado críticas por el carácter radicalmente conservador del futuro fiscal general, de 70 años.

Los argumentos del elegido por el magnate han desactivado, aparentemente, algunas de las amenazas más sonadas proferidas por Trump durante la campaña electoral; la persecución judicial contra Hillary Clinton por el asunto de los correos electrónicosla gestión de la inmigración y la prohibición de de entrar a los musulmanes en el país, son algunos de ellos.

En esta comparecencia, el senador republicano se ha comprometido a desempeñar un papel de contrapeso en el futuro Gobierno de Trump y a decir "no" al millonario neoyorquino "si se excede" en su poder.

Activistas disfrazados de miembros del Ku Klux Klan protestan en la comparecencia de Ssesions en el Senda de los EE.UU.

Activistas disfrazados de miembros del Ku Klux Klan protestan en la comparecencia de Ssesions en el Senda de los EE.UU. AFP CHIP SOMODEVILLA

Y en el aire la reputación racista de Sessions, recriminada por un grupo de activistas disfrazados de miembros del Ku Klux Klan que han proferido gritos en la sala: "¡No a Trump, no a un EE.UU. fascista, no al Ku Klux Klan (KKK)".

De hecho, está previsto que Sessions enfrente duras preguntas sobre unos comentarios racistas que profirió hace 30 años cuando era fiscal para el distrito sur de Alabama (1981-1993) y fue acusado de bromear sobre el Ku Klux Klan y perseguir judicialmente a los defensores de los derechos civiles de los afroamericanos.

Sessions no investigará a Hillary Clinton

El actual senador y futuro fiscal general, se ha comprometido ante la comisión oyente a no investigar personalmente a la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton por el caso de sus correos electrónicos o por las polémicas donaciones a la Fundación Clinton: "Este país no castiga a sus enemigos políticos, este país se asegura de que nadie está por encima de la ley", ha dicho.

Sessions ha diferenciado "una disputa política" de una "disputa penal", apartando el punto de mira de Clinton a quien Trump prometió que perseguiría judicialmente y metería en la cárcel una vez que fuese elegido presidente de EE.UU.. 

El millonario neoyorquino convirtió en un grito de guerra de sus seguidores la consigna "¡Encarcélala!", y su elegido para fiscal general argumenta ahora que todos los ataques que él mismo profirió en campaña contra la ex candidata demócrata podrían "cuestionar" su debida objetividad.

Los musulmanes sí podrán entrar en EE.UU.

Jeff Sessions también ha rechazado este martes la idea de prohibir a los musulmanes entrar en Estados Unidos con el fin de evitar ataques terroristas dentro del país, una propuesta que lanzó el millonario neoyorquino durante la campaña presidencial.

"No apoyo la idea de que se les niegue la entrada al país a los musulmanes como grupo religioso", dijo hoy Sessions ante el comité judicial del Senado, donde los legisladores evalúan su designación para convertirse en el titular de Justicia de Estados Unidos en el nuevo Gobierno de Trump. Ante las preguntas de los senadores,

Sessions dijo estar en contra de la idea de Trump de implementar un "bloqueo completo y total" de la entrada de musulmanes a Estados Unidos.

¿Qué ocurrirá con los migrantes? ¿Y con los menores migrantes?

Conocido por sus duras posturas en inmigración, a Sessions también le preguntaron sobre el programa de Acción Diferida (DACA), proclamado por el presidente Barack Obama en 2012 y que ha permitido frenar la deportación de más 750.000 jóvenes que llegaron a EE.UU. de niños y que son conocidos como "dreamers" (soñadores).

El senador ha confirmado su oposición a la ley, a la que llamó "amnistía masiva" y dijo que apoyaría la decisión de Trump de acabar con el DACA, un programa que puede ser eliminado por el millonario por haber sido puesto en vigor por decreto por el actual presidente. "Es muy cuestionable, en mi opinión, constitucionalmente esa acción ejecutiva", dijo Sessions.

El futuro equipo de Donald Trump se somete al examen del Senado

Frente a la falta de detalles, el senador demócrata Dick Durbin pidió a Sessions que aclarara cuál sería el futuro de los 750.000 jóvenes que gracias al DACA han conseguido frenar su deportación durante dos años y cuentan con un permiso de trabajo.

Sessions no respondió a la pregunta y se limitó a decir que los inmigrantes con antecedentes penales serían los primeros en ser expulsados del país bajo el futuro Gobierno de Trump, una idea que el magnate ya delineó tras las elecciones presidenciales en una entrevista en el canal CBS.

En el Senado, Sessions se ha convertido en una de las voces más duras contra los proyectos legislativos que debatió el Congreso en 2007 y 2013 con el fin de abrir un camino a la ciudadanía para algunos de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven en el país.

Atentos al racismo y la xenofobia

La nominación de Sessions como responsable de Justicia de Estados Unidos ha generado un gran malestar entre organizaciones como la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) que consideran "racista" al senador y critican las duras posturas en inmigración que ha defendido durante sus 20 años en la Cámara Alta.

En su declaración, Sessions calificó de "falsas" algunas de las acusaciones que se han lanzado contra él, como que persiguió a los defensores de los derechos civiles de los afroamericanos y apoyó al grupo racista Ku Klux Klan durante su etapa como fiscal para el distrito sur de Alabama (1981-1993).

"Aborrezco al Ku Klux Klan, lo que representa y su odiosa ideología", ha asegurado Sessions, quien no se refirió en su declaración a las constantes interrupciones de los manifestantes.

Gran parte de los manifestantes que protestaron hoy en la audiencia de Sessions iban vestidos de rojo y rosa y pertenecen a la organización pacifista "Codepink".

Según entró Sessions en la sala, dos hombres se pusieron de pie sobre sus sillas y mostraron su vestido blanco y un sombrero en punta que imitaba el característico del Ku Klux Klan, mientras gritaban al senador por Alabama para darle las gracias por "representarles" en el nuevo Gobierno.

"¡No puedes detenerme. Soy un hombre blanco y los hombre blancos no pueden ser arrestados!", grito uno de los varones, mientras los agentes de seguridad le obligaban a salir de la sala.

Lucha contra el crimen

El senador centró su discurso en la "peligrosa tendencia" de aumento del crimen que ha vivido Estados Unidos en los últimos años.

Para mostrar el repunte de la criminalidad, Sessions citó las últimas estadísticas del Buró Federal de Investigaciones (FBI) que muestran un incremento de todo tipo de crímenes del 4% entre 2014 y 2015, periodo en el que los asesinatos subieron un 11%, el mayor aumento desde 1971.

Si es confirmado como fiscal general del país, Sessions se comprometió a procesar a los que "violan repetidamente" las fronteras de Estados Unidos, perseguir los crímenes de armas de fuego y crear alianzas con los departamentos de policía locales para acabar con las pandillas y los carteles de narcotráfico.

Noticias

anterior siguiente