Anterior Expertos de la ONU advierten contra el aumento del racismo en EE.UU. tras los sucesos de Charlottesville Siguiente Zidane suma su séptimo título con otro recital del Real Madrid ante el Barça Arriba Ir arriba
Desfile de Abrahamsson con modelos reales y modelos virtuales. EFE
Madrid Fashion Week

Avatares y modelos virtuales desfilan en EGO

|

La firma 44 Studio terminan aquí su aventura en EGO, ya que solo se puede participar tres veces en esta pasarela. “Nos da vértigo lo que venga ahora, y nos planteamos internacionalizar la firma, y quizá ir a París”.

La colección, Nómadas, lleva prendas de poco peso, ligeras, que permiten moverse por una tierra sin fronteras, y por armarios sin géneros. Algunas son reversibles y todas funcionan en cualquier época del año.

 Desfile de Mario Coello.

Y es que su propuesta es un tren que no hace paradas en ninguna estación, son prendas de largo recorrido. De nuevo el negro es el color dominante. Lo vemos en texturas transparentes o totalmente opaco, y destacan los diseños en gris. Dos tonos que contrastan con los calcetines, teñidos de flúor.

Los estampados que rompen la intensidad cromática y se apuesta por rayas de blanco y negro, retratos de mujeres de tribus africanas y ojos, digitalizados todos para tener un estilo más futurista.

 Desfile de Sol Ferrrandiz. EFE

Se llama Sol y se apellida Ferrandiz, y así ha bautizado a su firma. Acaba de graduarse en el Instituto Europeo de Diseño y esta colección es su proyecto de fin de carrera. Su trabajo se basa en los bordados, en el esparto y en la cerámica.

Prendas de organza se bordan a medias, como sin terminar, con los rostros de sus seres queridos. “Estos son mis padres, mi novio y mi perro”, dice señalando una de ellas. Con esparto hace el calzado y una chaqueta, y con cerámica bolsos y elementos de hogar.

Revolviendo en el desván ha encontrado el papel en el que sus padres envolvieron sus cartas de amor y con él ha hecho un estampado, que contrasta con otro digital. Utiliza, además, telas pintadas a mano, con rayas azules, y lanas “afieltradas que se tejen de forma artesanal”.

Su idea es no poner a la venta esta colección. “Es demasiado personal, no me lo planteo, quizá monte mi firma dentro de un año, ahora quiero coger experiencia”, dice. Algo tiene, pues ha trabajado ya con Leyre Valiente y Moisés Nieto.

 Desfile de Euphemio Fernández.

Seguimos hablando de la familia como fuente de inspiración. Euphemio Fernández encontró fotografías de sus abuelos que tenían poemas escritos en la parte de atrás. Descubrió más y todos hablaban de la muerte y la vida.

La muerte inspira su colección, destinadas a chicas y chicos, “no me gusta hablar de género”, dice. Tampoco de estaciones y por eso su colección es intemporal. “Funciona bien en invierno y verano”.

Le gusta especialmente una chaqueta en punto de canalé con látex y destacan las prendas en punto grueso que ha tejido su madre. De nuevo, la familia.

 Desfile de Mario Coello. EFE

Mario Coello es un romántico aunque él no quiera aparentarlo y además se nota en su trabajo. La colección es femenina y lleva vestidos de apariencia ligera y texturas delicadas, siempre tintados en tonos suaves, empolvados, como una segunda piel.

Por eso le iba de maravilla la banda sonora de La piel que habito, de Almodóvar. La dulce paleta de color solo se rompe con marinos y plata, que realzan algunos patrones de aire clásico. Coello admira a Cristóbal Balenciaga. Se nota que tiene buen gusto.

El primer desfile de EGO se reserva a las colecciones que se trabajan o muestran dispositivos digitales, moda que pretende ser innovadora aunque no siempre se consigue. Hoy, Paty Abrahamsson ha propuesto diez look que llevaban modelos reales y modelos virtuales.

Esto tiene un lado negativo porque como arrasen las modelos virtuales, Gigi Hadid y Kendall Jenner se van al paro.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente