Enlaces accesibilidad

El atacante de Ansbach juró lealtad al EI y amenazó con atentar en Alemania en un vídeo encontrado en su móvil

  • La Policía halla material para fabricar explosivos en el albergue del refugiado
  • El autodenominado Estado Islámico reivindica el atentado de Ansbach
  • La Fiscalía federal alemana investiga la vinculación al ISIS del suicida
  • Este refugiado sirio había solicitado asilo pero iba a ser expulsado a Bulgaria

Por
El Estado Islámico reivindica el atentado de Ansbach, en Alemania

El refugiado sirio de 27 años que hizo estallar una mochila bomba este domingo cerca de un festival de música en Ansbach, al sur de Alemania, había jurado lealtad al autodenominado Estado Islámico y había amenazado con atentar en este país en un vídeo encontrado en su móvil, según ha explicado este lunes en rueda de prensa el ministro del Interior del Estado federado de Baviera, Joachim Hermann. Mientras, la Policía alemana ha encontrado material para fabricar bombas y un portátil con imágenes del EI en la habitación del albergue en el que vivía.

Joachim Hermann cree que tras encontrarse el vídeo "no hay duda de que el ataque ha sido un atentado terrorista con trasfondo islamista". El propio DAESH ha reivindicado el atentado -en el que murió el atacante y 15 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad- a través de la agencia Amaq News.

De hecho, la Fiscalía federal de Alemania ha informado este lunes por la tarde que se hace cargo de la investigación del atentado ante la sospecha de que el autor, identificado como Mohammad D., perpetrara el ataque como integrante del Estado Islámico. Asume la investigación por presuntos delitos de pertenencia a organización terrorista e intento de asesinato y para determinar si actuó en solitario o hay otras personas implicadas en el ataque.

Horas antes y en una comparecencia de prensa desde Berlín casi simultánea a la de Joachim Hermann, el ministro federal del Interior, Thomas de Maiziére, había dicho que no se podía descartar ni que hubiera una motivación terrorista ni que el acto hubiese estado suscitado por la "inestabilidad psíquica" de este hombre o "una combinación de ambas".

Lealtad al "califa" del Estado Islámico

El ministro del Interior de Baviera, Joachim Hermann, ha explicado que "en el móvil del hombre se encontró un vídeo con una amenaza en árabe en la que, según una traducción provisional, anuncia un atentado contra Alemania en nombre del Islam" y en el que jura lealtad a Abu Bakr al-Baghdadi, el autoproclamado califa de los terroristas del Estado Islámico.

Joachim Hermann ha explicado que el hombre decía que se trataba de una "venganza" contra Alemania por interponerse en el camino del Islam y por la muerte de musulmanes.

La hipótesis del terrorismo yihadista toma fuerza en el ataque de Ansbach, en Alemania

En la misma rueda de prensa para presentar los últimos detalles de la investigación, la Policía alemana ha informado también de que se han hallado diversos materiales susceptibles de ser utilizados para fabricar bombas en la habitación que ocupaba en un albergue de Ansbach el solicitante de asilo sirio que este domingo se mató al detonar un artefacto explosivo.

La Policía halla material para hacer explosivos en su albergue

La Policía ha explicado que se han encontrado, entre otros materiales, un bidón de gasolina, ácido clorhídrico, pilas, alambres y guijarros.

El hombre, que contaba hasta con seis perfiles en Facebook, tenía además un ordenador portátil con imágenes de violencia relacionadas con el grupo terrorista Estado Islámico, dos teléfonos móviles, varias tarjetas SIM y un "fajo de billetes de 50 euros".

La explosión, que lanzó piezas de metal a veinte metros de distancia, le destrozó la aorta, el pulmón y el hígado y murió de forma inmediata.

Según informa el enviado especial de TVE a Ansbach, José Carlos Gallardo, el presunto terrorista se hizo explotar delante de un bar y una tienda de discos, al lado de la plaza en la que se celebraba un festival de música y al que no pudo acceder.

El autor tenía "heridas de guerra" y sufría "inestabilidad psicológica"

En la autopsia se ha descubierto que el hombre, originario de Alepo y de 27 años, tenía "heridas de guerra" en las piernas y los pies, aunque el vicepresidente de la policía de Nurember, Romano Fertinger, ha señalado que todavía hay que investigar si había participado en combates en su país.

Desde Berlín, el ministro federal del Interior, Thomas de Maiziére, ha explicado que el hombre, de 27 años, entró en Alemania en agosto de 2014 tras pasar por Bulgaria y Austria y solicitó asilo en el país, pero su petición se rechazó en diciembre tras comprobarse que ya había recibido "protección subsidiaria" en Bulgaria.

Se decidió su expulsión a ese país, pero la orden se paralizó tras presentarse actas médicas sobre su "inestabilidad psicológica". El 13 de julio de reactivó el proceso, se le comunicó que debía abandonar el país y que sería expulsado.

El hombre había intentado suicidarse en dos ocasiones y había estado ingresado en una clínica psiquiátrica.

El ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière, ha advertirdo contra las tentaciones de atribuir sospechas generalizadas sobre los refugiados ya que "la inmensa mayoría" huye de la persecución o en busca de una vida mejor.

De Maizière ha avanzado su intención de debatir con los titulares de Interior de todos los estados federados nuevas medidas de seguridad y ha señalado que la policía federal se hará más visible en aeropuertos y estaciones.

Noticias

anterior siguiente