Enlaces accesibilidad

Asesinan en Bangladesh al director de la primera revista gay y transgénero del país

  • Cinco personas han asaltado su apartamento, matando además a otra persona
  • El equipo editor de la revista Rupban había recibido amenazas de islamistas
  • Varios activistas laicos han sido asesinados recientemente en el país asiático

Por
Periodistas y curiosos se congregan ante la casa en la que ha sido asesinado el activista homosexual Julhas Mannan, en Dacca
Periodistas y curiosos se congregan ante la casa en la que ha sido asesinado el activista homosexual Julhas Mannan, en Dacca. AFP

Un grupo de presuntos islamistas ha asesinado a machetazos este lunes en Bangladesh a dos personas, entre ellas el director de la primera revista dedicada a la comunidad LGTB (gays, lesbianas, bisexuales y transexuales) del país, y han herido a una tercera tras asaltar su apartamento en Dacca, la capital bangladesí.

Han entrado en un apartamento del barrio de Kalabagan y han matado a dos personas a machetazos

"Varios desconocidos han entrado en un apartamento del barrio de Kalabagan y han matado a dos personas a machetazos. Una tercera persona ha resultado herida", ha confirmado el portavoz de la policía de Dacca, Maruf Hossain Sorder.

Las autoridades no han confirmado la identidad de las víctimas, aunque la cadena de televisión privada Channel 24 ha avanzado que una de ellas es Julhas Mannan, director de la revista Rupban, un extremo que posteriormente ha confirmado a la agencia AFP un portavoz del grupo de defensa de los homosexuales Boys of Bangladesh.

Según los testigos mencionados por la policía, entre cinco y seis personas han asaltado el apartamento en el que se encontraba Mannan al grito de "Alá es grande". El herido es un guardia de seguridad, que se encuentra hospitalizado.

Un agente de policía custodia el edifico en el que ha sido asesinado el activista homosexual Julhas Mannan, en la capital de Bangladesh

Un agente de policía custodia el edifico en el que ha sido asesinado el activista homosexual Julhas Mannan, en la capital de Bangladesh. AFP AFP

La única revista del colectivo LGBT

Editada desde enero de 2014, Rupban es una publicación on line, la única dedicada al colectivo LGBT del país, en el que la homosexualidad está estipulada como delito y la sección 377 del Código penal prevé penas de hasta cadena perpetua; aunque en la práctica las demandas no prosperan en los tribunales, la comunidad sufre continuos casos de discriminación.

De hecho, el equipo editor de la revista, que busca promover la tolerancia ante estas opciones sexuales, había recibido amenazas de sectores islamistas: "Crearon un foro en internet para amenazarnos", decía recientemente uno de los periodistas en declaraciones a AFP.

El colectivo que edita la revista intentó organizar, el mismo año de su publicación, la primera marcha del orgullo gay de Bangladesh, para desafiar los prejuicios en contra de los homosexuales, pero la policía prohibió su celebración, alegando motivos de seguridad.

Hace tan solo diez días, organizaron en Dacca un desfile coincidiendo con las celebraciones del año nuevo bangladesí, que se saldó con cuatro detenidos.

Ataques de islamistas radicales

El asesinato de Mannan, que trabajaba para la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), constituye el último de una serie de ataques violentos contra periodistas críticos con el integrismo religioso perpetrados en el país.

Desde febrero de 2015, seis blogueros han sido asesinados, el último este mismo mes de abril, además del reconocido escritor y editor Avijit Roy. Con todo, estos no han sido el único objetivo de los islamistas más radicales, que también cargan contra otros activistas liberales y contra miembros de otras religiones.

El pasado sábado, un profesor universitario de 58 años, Rezaul Karim Siddique, también murió a machetazos poco después de salir de su domicilio en Rajshahi, la ciudad en la que enseñaba, un asesinato que fue después reivindicado por el Estado Islámico.

Sin embargo, la policía bengalí asegura que ese grupo terrorista no tiene presencia en el país y atribuye los ataques al grupo extremista local Anasarullah Bangla Team, contra el que se han efectuado algunos arrestos, aunque los activistas denuncian falta de justicia y una situación de inseguridad que ha llevado a blogueros y pensadores a limitar sus movimientos o a exiliarse en el extranjero.

Noticias

anterior siguiente