Anterior Agreden al líder de Imagina Podemos en Castilla-La Mancha por "defender" a una compañera Siguiente Israel instala más cámaras en la mezquita de Al Aqsa tras dos jornadas de violentos disturbios Arriba Ir arriba
Carlos Manzanares Rodríguez, propietario de la empresa Kontrol 34, en una imagen de 2012.
Carlos Manzanares Rodríguez, propietario de la empresa Kontrol 34, en una imagen de 2012. EFE
Caso Madrid Arena

La empresa Kontrol 34 sólo cedió "auxiliares" de seguridad a Flores y los organizó "en un croquis"

  • El socio mayoritario sostiene que la seguridad correspondía a Seguriber

  • El promotor de la fiesta en el Madrid Arena les contrató para la seguridad interior

  • Sus empleados, sin formación para evacuaciones, estaban en los vomitorios

|

Carlos Manzanares, socio mayoritario de Kontrol 34, la empresa contratada para la seguridad interior del pabellón Madrid Arena, ha destacado que cedió "auxiliares" y no vigilantes de seguridad al promotor Miguel Ángel Flores, con quien planificó el número y distribución "en un croquis" unos días antes del evento.

Manzanares ha declarado en el juicio de la tragedia ocurrida en el Madrid Arena, donde murieron cinco jóvenes y resultaron heridas una treintena de personas en una macrofiesta de Halloween en 2012, que se celebra estos días en la Audiencia Provincial de Madrid. También está previsto que declare su socio en Kontrol 34, Emilio Belliard.

Nada más comenzar su declaración ha explicado que su empresa se limitó a ceder los trabajadores contratados para el evento a Diviertt, la promotora del evento que les contrató,

Fue con el empresario Miguel Ángel Flores con quien planificó en un "croquis" el número y la distribución del personal. "Él decide cuántos y dónde se colocan", ha aseverado.

El acusado ha querido dejar claro que Kontrol 34 no es una empresa de seguridad porque "no pueden serlo", sino que son auxiliares aunque ha destacado que a Flores le gustaba que todos tuvieran el carné de controladores de acceso.

Ha manifestado que su función era asegurarse de que los 63 trabajadores, que no 75 como afirma el fiscal, "llegan a su hora y llegan bien". "Me gusta estar pendiente de mis cosas", ha dicho. "Son eventos que hay música y alcohol y me gusta quedarme para ver el comportamiento de los chicos, para comprobar que hacen bien su trabajo", ha señalado.

"La seguridad era de Seguriber"

Ha precisado que los trabajadores a los que en todo momento se ha referido como "auxiliares" fueron cedidos por Kontrol 34 a Diviertt, por lo que él no podía dar ningún tipo de orden. "No podría darles ordenes aunque quería, porque los pongo a disposición de Diviertt", es decir, "ya los había cedido".

En caso de incidencia, ha explicado que debía avisar a Flores o a los números 2 y 3 de Diviertt, los acusados Santiago Rojo y Miguel Ángel Morcillo.

Por eso, ha señalado a Seguriber, la empresa contratada por Madrid Espacios y Congresos (Madridec) para la seguridad exterior del evento, como la encargada de la seguridad del pabellón. "La seguridad era de Seguriber, su función era llevar la seguridad en todos lados", ha precisado.

Ha afirmado que el control del aforo correspondía a Seguriber, que desconocía el número de entradas y que tampoco sabía que el aforo se distribuía por plantas.

Sus empleados estaban en los vomitorios

Igualmente, ha destacado que sus empleados no tenían formación alguna en asuntos de emergencias o evacuaciones. "Como mucho tenían el carnet de controlador que no es ninguna formación de otro mundo", ha apuntado.

Ha dicho también que no vio a sus auxiliares en los vomitorios, pese a que en los vídeos aparecen muchos de ellos junto a los vomitorios, en concreto a varios de ellos en el lugar donde se produjo la avalancha mortal.

Manzanares ha declarado que no vio riesgo ni peligro alguno en el pabellón, ni vio avalancha alguna. Es más, preguntado sobre si vio mucha masificación en el recinto ha respondido: "Había gente".

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente