Enlaces accesibilidad

Elecciones generales 20D

Rajoy defiende ser un "hombre honrado" en un bronco debate en el que Sánchez le llama "indecente" y "mentiroso"

  • El cara a cara se convierte en una bronca a cuenta de la corrupción en el PP
  • Sánchez, a Rajoy: "El presidente tiene que ser decente y usted no lo es"
  • El presidente protesta y tilda a su rival de "ruin, mezquino y miserable"
  • Rajoy acusa a Sánchez de intentar "pintar una España tenebrosa" e irreal

Por
Rajoy defiende ser un "hombre honrado" en un bronco debate en el que Sánchez le llama "indecente" y "mentiroso"

El candidato del PSOE a las elecciones generales, Pedro Sánchez, y el presidente del Gobierno y candidato del PP a la reelección, Mariano Rajoy, han protagonizado un debate tenso y agresivo que, libre del encorsetamiento del reloj y la división en bloques cerrados y previsibles, mutó en la bronca y la descalificación, en las acusaciones mutuas de mentir y en pocas propuestas. El debate iba a tratar de Economía y Empleo, Estado del Bienestar, Reformas Institucionales y España en el Mundo, pero acabó enfangándose con la corrupción y las menciones a Rodrigo Rato y Luis Bárcenas, con quién miente más y con acusaciones de cruzadas de "indecente" y "ruin y miserable" [Así ha sido el cara a cara Rajoy-Sánchez, minuto a minuto].

El debate fue áspero desde el minuto uno, cuando el candidato socialista, con una estrategia directa y al ataque, dedicó su primera intervención en el debate organizado por la Academia de la Televisión no a exponer su idea de España para los próximos años sino a reprochar a Rajoy su ausencia en los debates anteriores de esta campaña. 

Siete minutos tardó en mencionar Sánchez a Rato y a Bárcenas, y la discusión alcanzó su máxima temperatura en el bloque sobre reformas institucionales, centrado en exclusiva en la corrupción y en las acusaciones del líder de la oposición, cuando el secretario general del PSOE puso en cuestión la "decencia" personal del presidente.

Sánchez, a Rajoy: "Usted no es decente"

"El presidente del Gobierno tiene que ser una persona decente. Y usted no lo es", acusó. Rajoy, que venía hablando de la necesidad de objetivos claros y consenso si se quiere reformar la Constitución, frenó en seco. "Hasta aquí hemos llegado", cortó.

"Soy un político honrado, como mínimo tan decente como usted", y no pudiendo ocultar su indignación, ha recordado sus cargos en treinta años de vida política y que jamás le han citado en un juzgado ni le han acusado de apropiarse de nada.

Sánchez acusa de "no ser decente" a Rajoy, que le responde que es una acusación "mezquina"

"No me dedico a la política por dinero y usted lo sabe. Cuando más dinero he ganado es cuando me he dedicado a mi profesión y no por la política", y tildó el tono de Sánchez de "ruin, mezquino, deleznable y miserable". 

Rajoy llama "ruin, mezquino y miserable" a Sánchez después de que este le tacha de "indecente" por la corrupción

Unos calificativos que repitió en varias ocasiones, hasta advertir al líder del PSOE de que esta sentencia le va a "perseguir toda su vida". "Usted va a perder las elecciones. No pasa nada, de eso se puede recuperar, pero de lo que no se puede recuperar es de una afirmación ruin y mezquina como la que me ha hecho a mí".

En este punto ambos se enredaron en una ida y vuelta de reproches. "Tenía que haber dimitido, señor Rajoy", reprendía Sánchez, mientras el presidente del Gobierno le contestaba que, si piensa eso, tenía que haber presentado una moción de censura en el Congreso o denunciarle en un juzgado.

"Si usted quiere emponzoñar este debate, yo no lo voy a hacer”, trataba de zafarse el candidato del PP, aunque ya hacía tiempo que el debate había bajado al barro. En el colmo del reproche, incluso se pusieron a discutir quién gana menos de los dos. "Gano 78.000 euros como presidente del Gobierno, gano menos que usted", decía Rajoy a un Sánchez que le atribuía unos ingresos de "240.000 euros, entre sueldos y sobresueldos" cuando era jefe de la oposición.

Entre la economía, Bankia, Rato y Bárcenas

La estrategia de Pedro Sánchez fue así durante las casi dos horas de debate. Dedicó su primera intervención en el debate organizado por la Academia de la Televisión para recordar que este es el primer debate al que Rajoy consentía en acudir en esta campaña"Es una decisión que no comparto", empezó a decir, pero el moderador, Manuel Campo Vidal, tuvo que pedirle que se ciñera a la pregunta que había formulado sobre las ideas que proponían para España.

Sánchez ha repasado entonces algunos de los problemas que a su juicio sufre el país, como "la falta oportunidades, la desigualdad o la falta de confianza en las instituciones y la corrupción", además del "desafío a la convivencia en Cataluña", para los que ofrece una "propuesta y una respuesta" de su partido.

Rajoy, que tenía su propio plan para el debate, prefirió obviar esta primera andanada para repasar los logros de la legislatura, los méritos de su gobierno con la gestión de la crisis económica y financiera y las reformas aprobadas y defender la necesidad de mantener la misma senda durante los próximos cuatro años.

Pero no sería la única mina que se haría explotar en el debate. Apenas a los ocho minutos, y en medio del bloque sobre economía y empleo, el candidato del PSOE soltó el nombre de Bárcenas recordando el SMS del presidente: "Luis, sé fuerte" y la expresión "todo es verdad, salvo alguna cosa", con la que Rajoy explicaba el caso de los llamados papeles de Bárcenas, y de inmediato aludió también al agujero que el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato -"el soldado Rato", le llamó- dejó en Bankia, donde recordó que llegó por nombramiento directo de Rajoy.

El objetivo de Rajoy, crear dos millones de empleos

Esa fue la presentación de un cara a cara que dedicó más tiempo a la discusión dejando, por lo general, muy poco hueco para las propuestas y para el sosiego. El presidente del Gobierno, hoy candidato del PP, mantuvo la serenidad y centró su objetivo para los próximos cuatro años en el empleo y la necesidad de lograr dos millones de puestos de trabajo para que haya 20 millones de españoles trabajando y de continuar por la senda de las reformas.

El presidente presume de su gestión y líder del PSOE le acusa de recortar "todo, menos la corrupción en su partido"

"Es algo que se puede hacer", ha asegurado apoyándose en el dato de que "en los dos últimos años de legislatura se han creado más de un millón de puestos de trabajo" y que ahora se crean 1.400 puestos de trabajo al día, cuando en 2011, al llegar él a la Moncloa, se perdían 1.500.

Pero enseguida el rumbo viró de nuevo hacia los reproches del líder de la oposición, que afeó al candidato del PP una reforma laboral con unas "consecuencias demoledoras" como punto de apoyo para lanzar un nuevo ataque: "Usted ha recortado todo menos la corrupción en su partido", volvió a espetarle, además de comentarle que los españoles le conocen como "el del plasma" por no rendir cuentas.

Sánchez, que acaparaba el tiempo de las intervenciones, enunció lo que entendía como un "misterio digno de ser explicado en Cuarto Milenio. Pagamos más impuestos, tenemos un estado del bienestar más recortado y estamos más endeudados que hace cuatro años. ¿Cómo es posible que una familia gaste más, ingrese menos y esté más endeudado con los bancos?", y acusó: "El precio del rescate financiero que usted niega es Bankia y el señor Rato”, cuyo nombre citó al menos siete veces en la primera mitad del debate.

Rajoy, impasible a estos ataques y a la relación de fichas, gráficos, carteles y portadas que esgrimía su rival, prefería despacharlos levemente ("usted ha dicho muchas cosas y poco sensatas", dijo) y replicar usando sus propias fuentes: "Tiene una visión muy negativa de su país, pero no hay mucha gente que la vaya a compartir", enumerando a su vez la bajada de precios, en el déficit o en la prima de riesgo.

Discutiendo por el rescate bancario

Después de un rato pleiteando la cuestión de si hubo o no rescate bancario, Rajoy devolvió la pelota a su interlocutor. "¿Qué habría sido de los depósitos, de los fondos de inversión?", se ha preguntado, y añadió más tarde: "¿Habría cerrado usted Bankia, las cajas catalanas, las cajas gallegas? No hay ningún país en el mundo que deje caer a su sector financiero", ha argumentado. Y llegó a contraatacar: "Habla de Bankia, pero usted nunca dijo una palabra sobre la gestión de Caja Madrid”, recordando la etapa de Sánchez en el consejo de la entidad.

Sánchez acusa a Rajoy de rescatar a la banca en el cara a cara

"Usted quiere pintar una España tenebrosa olvidando su gestión", ha continuado Rajoy, "y su visión no coincide con lo que dicen los analistas y organismos internacionales". "Si seguimos con reformas estructurales y bajando impuestos, lo conseguiremos", insistía el actual inquilino de la Moncloa, fiel a su línea argumental. "Si damos una marcha atrás, estaremos en una situación muy grave, y eso no le favorece a los españoles".

Enfrentados también por la violencia de género

El debate a duras penas era propositivo y no encontraba puntos comunes entre los antagonistas incluso en temas como la violencia de género o la colaboración internacional. Rajoy enmendó al secretario general del PSOE por "jugar" a confrontar en un tema en el que están "de acuerdo" como es la violencia de género cuando Sánchez denunció que el PP "ha recortado una cuarta parte la ley contra la violencia de género".

"No hemos recortado nada en violencia de género, a qué juega usted que quiere confrontar en estos temas si es un tema en el que estamos todos de acuerdo", protestaba Rajoy al cabeza de lista del PSOE.

Además, Sánchez acusó a Rajoy de haber "recortado el derecho de las mujeres a ser madres", en referencia al anteproyecto de Ley del Aborto que, finalmente, no aprobó el Gobierno. El cabeza de lista del PP pidió en varias ocasiones al socialista que explicara esta afirmación "intolerable". "Es terrorífica", denunciaba.

Rajoy a Sánchez: "Explíqueme por qué he recortado el derecho de las mujeres a ser madres"

Rajoy reivindicó, sin embargo, que "el tema de la política social requiere hacer política económica y hacer una buena política económica". Fue después de que Sánchez acusara al presidente del Gobierno de "haber dejado abandonados a los más desprotegidos" y de haber hecho "siete buenas declaraciones del Estado del Bienestar" en 2011 que "se han convertido en sus siete pecados capitales".

Sánchez acusó, además, al jefe del Ejecutivo de "haber esquilmado la mitad la hucha de las pensiones" y advirtió de que va a "recortar a la mitad las pensiones" por el aumento de los pensionistas. "No le acepto lo de los recortes", negó Rajoy, que añadió que "el PSOE fue el único que congeló las pensiones", ante lo que Sánchez exigió que "lecciones de buena gestión y el cuidado de los mayores, ninguna". Sobre estos asuntos, le dirigió para comprometerse a reconstruir el Pacto de Toledo, a subir las pensiones mínimas, de orfandad y a eliminar copagos farmaceúticos.

En educación, Sánchez prometió a los ciudadanos que "va a acabar con su política educativa" y "ha despreciado a profesores y estudiantes". "No he roto ningún pacto educativo, porque nunca hubo un pacto educativo. Siempre ustedes por decreto hicieron lo que estimaron oportuno y conveniente", ha resaltado, para incidir en que "cuando se hace una política económica que lleva a que el Estado se quede sin recursos es imposible mejorar las políticas sociales".

Cataluña y crisis de los refugiados

Tras el enconamiento por la corrupción, Cataluña ocupó un breve espacio en el debate, en el bloque de las reformas institucionales. Pedro Sánchez ha sostenido que, a su juicio, la solución no pasa "ni por el inmovilismo ni por el rupturismo" y ha insistido en su propuesta de reforma para tener una Constitución del siglo XXI: "A usted le suena a chino porque es un político del siglo pasado", ha soltado a Rajoy.

Rajoy, a Sánchez: "Debería plantearse por qué el PSOE ha perdido tantos votos en Cataluña"

"Debería plantearse por qué el PSOE ha perdido tantos votos en Cataluña", ha respondido el candidato del PP aludiendo a la caída en las urnas del PSC. "Es el viejo truco de siempre. Ni Rajoy ni Mas, reforma constitucional... Como tantas veces, Sánchez es eslógan", ha insistido.

En materia internacional, pese a coincidir brevemente en la defensa del pacto antiyihadista que PP y PSOE firmaron en febrero y al que se han adherido más partidos, han vuelto a discrepar en la gestión de la crisis de los refugiados sirios en Europa.

Sánchez ha acusado a Rajoy de seguir "la línea más dura" en relación a los refugiados de Siria. y le ha recordado que la cifra de refugiados en nuestro país no llega a la veintena, acusándole de"desmantelar" la cooperación al desarrollo. A esto, Rajoy ha dicho que "es falso" que "se opusiera a acoger refugiados de Europa" y que "nunca" relacionó el terrorismo yihadista con los refugiados. 

"Seguridad" y "certidumbre" frente a "imperioso cambio"

Depuestas las armas dialécticas, el minuto final del debate fue para los mensajes de los candidatos al electorado. Pedro Sánchez terminó prometiendo luchar contra la "desigualdad" y la "corrupción que ha permitido este gobierno" y reinstaurar el "estado del bienestar". "La recuperación debe ser justa, y yo me comprometo a ello. El PSOE es la única alternativa de cambio real a las políticas de la derecha".

Minuto final: Sánchez se muestra como "única alternativa para el cambio" en España

En la última intervención del cara a cara, Mariano Rajoy reivindicó el "importante proceso de cambio" iniciado en 2011 y que en 2015 "estamos mucho mejor"y "se trata de perseverar". Asimismo, se comprometió a aportar "estabilidad, seguridad y certidumbre" para que no haya "un Parlamento que haga imposible la gobernación de este país". "Soy optimista para los próximos cuatro años", concluyó.

Minuto final: Rajoy compromete "estabilidad" y "certidumbre"

Noticias

anterior siguiente