Enlaces accesibilidad

El número de parados bajó en 298.200 personas en el tercer trimestre, lo que dejó la tasa de paro en 21,18%

  • El total de desempleados dejó atrás los 5 millones y se situó en 4.850.800
  • Es el mayor descenso en un tercer trimestre desde 2002
  • Entre julio y septiembre hubo 182.200 ocupados más que en el trimestre previo
  • Ese alza del empleo fue el mayor en un tercer trimestre de los últimos 9 años
  • La población activa disminuyó en 116.000 personas, la mayoría mujeres

Por
El total de parados bajó de cinco millones en el tercer trimestre, aunque también se redujo la población activa

Diferente al paro registrado

La medición paro y empleo de la Encuesta de Población Activa es distinta a la del paro registrado, que se publica mensualmente.

La EPA es una encuesta telefónica realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre una amplia muestra de hogares y trata de reflejar las relaciones de los ciudadanos con el mercado de trabajo (ocupados, parados, activos e inactivos), mientras que el paro registrado se obtiene de un acto administrativo: apuntarse en los servicios públicos de empleo.

Así, la EPA pretende recoger a todas las personas desocupadas que buscan empleo, mientras que el paro registrado refleja solo a los que se inscriben en las oficinas públicas de empleo.

El número de parados bajó en 298.200 personas durante el tercer trimestre del año (-5,79%), hasta situar la cifra total de desempleados en 4.850.800, de forma que la tasa de paro se situó en 21,18% de la población activa, 1,2 puntos por debajo de la del trimestre anterior. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves el INE, esta disminución de las personas sin empleo es la mayor que se registra en un tercer trimestre desde 2002.

Si se desestacionalizan los datos -es decir, si se elimina el impacto de la estación del año y las diferencias de calendario-, el descenso del paro fue de 3,87%, el mayor desde tercer trimestre de 2005 (cuando cayó un 6,97%).

Esto supone que entre septiembre de 2014 y el mismo mes de este año, el total de parados se redujo en 576.900 personas (–10,63%), su mayor caída interanual desde que empezó la serie histórica homogénea en 2002.

"Nunca habíamos tenido 12 meses seguidos con una caída del paro tan intensa", ha declarado el ministro de Economía, Luis de Guindos, a los periodistas a su llegada a las jornadas que reúnen en Madrid a representantes del Partido Popular Europeo.

Guindos: "Nunca habíamos tenido 12 meses consecutivos con una caída tan intensa del paro"

Mejora la ocupación, cae la población activa

Según el Instituto Nacional de Estadística, el número de ocupados aumentó en 182.200 personas (un alza del 1,02% respecto al segundo trimestre). Así, se alcanzaron los 18.048.700 trabajadores (el 46,9% de la población activa), lo que supone el mayor incremento en un tercer trimestre desde 2006.

Con datos desestacionalizados, la subida del empleo fue de 0,61%, por debajo del 0,98% que subió el trimestre previo.

El total de ocupados no superaba el umbral de los 18 millones desde el último trimestre de 2011, según el INE, que también señala que el número de personas con trabajo aumentó en 544.700 personas desde septiembre de 2014, el repunte interanual más fuerte desde el tercer trimestre de 2007.

La bajada de la tasa de paro se ha visto favorecida por el descenso de la población activa, que se redujo en 116.000 personas, debido fundamentalmente a un menor número de mujeres activas (121.500 menos).

A finales de septiembre, el total de las personas que se declaraban activas -con trabajo o que buscan activamente un empleo, según la definición EPA- era de 22.899.500, con lo que vuelve a bajar de los 23 millones que se habían recuperado en el segundo trimestre.

Esto supone que el 59,50% de la población de España se declaraba activa. Esa tasa de actividad es 12,5 puntos más alta entre los hombres (65,9%) que entre las mujeres (53,42%).

Si se compara con los datos de un año antes, había 32.200 activos menos. Entre los 16 y los 64 años, el tramo de población con edad de trabajar, la reducción interanual era de 144.200 personas.

Esa reducción de la población activa justifica gran parte de la caída del desempleo, según han destacado los sindicatos, que junto a la oposición política, han alertado también por la generalización de la precariedad laboral.

La patronal destaca la creación de empleo, mientras sindicatos y oposición advierten sobre la precariedad laboral

Baja el paro femenino y el de larga duración

Dentro de los datos referentes al paro, se registraron menos parados en el sector servicios (59.900 menos), construcción (8.200 menos) e industria (6.300), mientras que aumentaron las personas sin empleo en agricultura (6.200 más).

El paro se redujo sobre todo entre las mujeres (168.500 desempleadas menos) debido, principalmente, a la fuerte bajada de la población activa femenina. Para que la EPA considere que una persona está desempleada, primero debe estar en activo, es decir: tener un trabajo buscarlo activamente.

Entre los hombres, entre julio y septiembre, hubo 129.700 parados menos. Esto dejó la tasa de paro masculino en el 19,9%, mientras que la tasa de desempleo femenino se redujo hasta situarse en 22,69%.

Por grupos de edad, el número de desempleados casi no varió entre los menores de 25 años, ya que hubo 500 parados menos en ese colectivo. Ese descenso se consiguió por la reducción entre los 20 y 24 años, ya que por debajo de 20 años aumentó el número de personas sin empleo.

Aquí, de nuevo, fue determinante el ascenso de población activa juvenil: con 87.000 activos adicionales entre 16 y 24 años, el total ascendió a 1.645.900. Así, la combinación de este dato con el del paro resulta en un fuerte descenso de la tasa de paro juvenil, que quedó en el 46,58%.

Además, entre las personas con más de 55 años también subió el desempleo (con 4.000 parados más).

El total de parados de larga duración -los que llevan más de un año buscando empleo- se redujo en 243.800 personas, hasta quedar en 2.942.300. Esto supone más del 60% del total de desempleados, aunque es la cifra más baja desde el segundo trimestre de 2012.

En cuanto al número de parados que perdieron su empleo hace más de un año, se produjo una reducción de 235.300 personas (un 9,12% menos que el trimestre previo), lo que situó el total en 2.346.100 (un 14,58% menos que los había un año antes).

Dentro de los datos por hogares, entre julio y septiembre, se redujo en 84.900 el número de ellos con todos sus miembros activos en paro.

Por comunidades autónomas, los mayores descensos del número de desempleados se produjeron en Cataluña (66.600 menos), Madrid (57.200 menos) y Galicia (29.600 menos). Sólo hubo aumentos en Andalucía (21.500 parados más) y Navarra (3.600 más).

Más empleo en servicios e industria, menos en agricultura y construcción

Dentro del capítulo del empleo, la mayor subida se registró en los servicios (con 210.200 ocupados más), algo habitual en un trimestre marcado por la temporada alta del turismo, lo que también se trasluce en los datos de empleo por edad y condiciones laborales.

También aumentó en industria (con 13.100 más), pero el número de ocupados descendió en agricultura (con 30.900 menos) y construcción (10.300 menos).

Con estos resultados, el sector servicios daba empleo a 13.737.600 personas en España, más del 76% de todos los ocupados. Otros 2,5 millones trabajaban en actividades relacionadas con industria y algo más de un millón en construcción. El colectivo empleado en el sector primario rozaba las 710.000 personas.

Por sexos, el empleo subió más entre los hombres (con 135.100 ocupados más), que entre las mujeres (47.000 más tenían trabajo).

Al analizar los datos por grupos de edad, la ocupación se incrementó sobre todo en los menores de 25 años (hubo 87.500 jóvenes más con empleo). Por contra, entre los 30 y los 34 años se registró una bajada de las personas con trabajo (15.100 menos).

Del aumento de ocupados entre julio y septiembre, 152.100 lograron un empleo en el sector privado y los restantes 30.100 en el sector público.

Más de uno de cada cuatro asalariados era temporal

En cuanto a las condiciones laborales, el total de asalariados con contrato indefinido bajó en 18.900 personas en el tercer trimestre, mientras que aumentó en 205.500 el total de los que tenían contrato temporal.

Con estas cifras, el total de asalariados ascendía a 14.948.900 personas, de los cuales 11.039.200 tenían contrato indefinido (un 3,72% más que un año antes) y otros 3.909.700 tenían un contrato temporal (un 10,07% más que en el tercer trimestre de 2014). Así, la tasa de temporalidad ascendió más de un punto hasta situarse en 26,15%.

El 22,5% del total de contratos temporales que había en el tercer trimestre eran de menos de 3 meses (881.700, un 2,6% más de los que había en el tercer trimestre de 2014)y el 18% tenían una duración de entre 1 y 3 meses (707.200, un 2,73% más que un año antes).

Además, el número de trabajadores no asalariados bajó en 4.800, lo que dejó el total en 3.094.400 personas. Dentro de ese grupo, sólo aumentó el colectivo de empresarios sin asalariados y trabajadores independientes (10.400 más).

El 72% del empleo a tiempo parcial, femenino

Respecto al tipo de jornada, hubo 250.000 personas más con empleos a tiempo completo, mientras que los que tenían trabajos a tiempo parcial bajaron en 67.800 en comparación al trimestre anterior (así, había este tipo de jornada en el 15,24% del total de empleos).

En total, había 15,3 millones de ocupados con jornadas a tiempo completo. De los 2,75 millones que trabajan a tiempo parcial, el 72% eran mujeres.

Además, 1,71 millones de los ocupados a tiempo parcial aceptaron esa jornada, no por sus necesidades o situación personal, sino porque no encontraban empleos a tiempo completo.

En cuanto al nivel de subempleo -personas ocupadas que desean trabajar más horas o están disponibles para hacerlo-, entre julio y septiembre descendió. Había 2.097.500 personas dentro de esa definición, 138.800 menos que en el trimestre previo, aunque esa cantidad equivale al 11,62% del total de ocupados.

Noticias

anterior siguiente