Anterior La ONU alerta de que Yemen sufre "la mayor crisis humanitaria del mundo" Siguiente Rajoy niega al juez el cobro de sobresueldos y dice que "jamás" conoció la existencia de una caja B Arriba Ir arriba
'Les Vessenots' en Auvers' (1890). Vicent Van Gogh. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Vicent Van Gogh, 125 años sin el genio inesperado

  • Exposiciones en toda Europa conmemoran el aniversario de la muerte del pintor

  • Ámsterdam mostrará por primera vez a Van Gogh y Munch juntos

  • El Museo Thyssen muestra su colección de Van Gogh de forma gratuita

|

"Muchas veces dije que este hombre o bien se volvería loco, o nos sobrepasaría a todos. Lo que no pude prever es que fuera a hacer ambas cosas". Así se refirió en una ocasión a Vicent Van Gogh (1853-1890) el pintor Camille Pisarro. Lo que tampoco pudo predecir el fundador del impresionismo respecto a su colega holandés es cómo este marcaría la evolución artística del siglo XX, una influencia que a lo largo de 2015 impregnará a toda Europa en la conmemoración del 125 aniversario de la muerte del loco del pelo rojo.

Como pequeño, pero delicioso aperitivo, a este 'Van Gogh 2015. 125 años de inspiración', organizada por la Fundación Europea Van Gogh, que inundará Holanda, Bélgica, Francia y Reino Unido -los lugares en que vivió y trabajó el artista- y cuyas actividades se han presentado este viernes en Madrid, el Museo Thyssen abre al público de forma gratuita la muestra 'Van Gogh en las colecciones Thyssen-Bornemisza', que reúne hasta el 11 de enero cuatro lienzos y una litografía del artista neerlandés muy representativas de las grandes etapas de su carrera.

"Es una ocasión para revivir nuestra admiración por Van Gogh", explica a RTVE.es el director artístico del Museo Thyssen, Guillermo Solana, anfitrión hoy de los responsables de los museos con las colecciones más importantes del artista postimpresionista, como el Van Gogh de Ámsterdam, el Noord Brabants Museum o el Kröller-Müller Museum, que se vuelcan en esta conmemoración de la figura de un pintor que desapareció un 29 de julio de 1890 tras pegarse un tiro con 37 años y haber vendido solo tres cuadros en vida.

El misterio del genio

"Seguramente reconocerán mi trabajo después, y escribirán sobre mí cuando esté muerto y me haya ido. Debería tener cuidado con esto, si me mantengo vivo durante un tiempo". Escribió en noviembre de 1885 el artista nacido en Zundert (Países Bajos) a Anton Kerssemakers en una de las numerosas cartas que escribió a lo largo de su vida, probablemente resignado a que el reconocimiento no podría llegarle a un hombre que decidió convertirse en artista a edad muy tardía, a los 27 años, y gracias al soporte económico de su hermano Theo.

"Tenía todo en contra. Un tipo que comienza a los 27 años, que ha sido un desastre en todo, que carece de disciplina, que tiene un carácter imposible, que no tiene ninguna facilidad evidente para dibujar o pintar porque comienza sin dotes, que no tiene recursos económicos para subsistir… Es tan inverosímil que llegue a ser siquiera un artista aceptable... Pero el misterio del genio está ahí en su evidencia mayor", reflexiona Solana, que en estos últimos meses ha vuelto a sumergirse en la vida del artista para preparar un texto sobre el dibujo de Van Gogh.

"Ningún crítico daba nada por él, pero con razón (...). Si viene a verme un artista con esos datos, yo le doy una palmada en la espalda y digo este chico no va a ninguna parte", señala el director artístico del Thyssen, que apunta el viaje al sur de Francia de Van Gogh como el punto de inflexión en el que "emerge una obra tan original, tan única y que ha tenido tantísima influencia, que no deja de sorprender".

En la pequeña muestra acoge el Thyssen desde este sábado -el balcón mirador de la primera planta y visitable en el horario del museo-, pueden contemplarse tres obras que cubren el periodo holandés de Van Gogh: una litografía de Campesinos comiendo patatas (1885) -el artista emitió 20 de la considerada como su primera gran obra-; Molino de agua en Gennep (1884), el lienzo más grande que pintó y uno de sus lienzos clave de esta etapa; y Paisaje al atardecer (1885), con su característico contraluz como recurso expresivo.

A esos tres primeros lienzos se unen en la muestra -dispuesta en orden cronológico, con lo que se aprecia la clara evolución en el uso expresivo del color-, Los descargadores en Arlés (1888), que, para Solana, supone un retorno a su etapa holandesa; y Les Vessenots en Auvers (1890), una obra ejecutada en las últimas semanas de vida del pintor, de pincelada frenética y casi caótica.

Para completar el montaje 'Van Gogh en las colecciones Thyssen-Bornemisza', comisariado por el propio director artístico del museo, se incluyen las obras de tres paisajistas que influyeron decisivamente en el holandés: Salida de la luna en las riberas del río Olse (1874) de Charles-François Daubigny, Cruzando el brezal (c.1885-1888), de Anton Mauve, y Paisaje con molino (s.f.), de Georges Michel.

Van Gogh vs Munch, plato fuerte en Ámsterdam

El Museo Van Gogh de Ámsterdam, propietario de la colección más amplia de obras del neerlandés -pintó 900 en sus diez años de carrera-, ha empezado ya a "celebrar a lo grande" el aniversario, según ha asegurado a RTVE.es la directora de Comunicación de la institución, Milou Halbesma. Así, este mismo viernes, el público puede contemplar el nuevo rediseño del museo holandés, en el que han aplicado los resultados de la investigación sobre el modo de trabajar de Van Gogh -el año pasado celebraron otra gran muestra en el 160 aniversario del nacimiento-, y que da respuesta a preguntas como por qué sigue siendo tan famoso, cómo perdió su oreja o qué artistas contemporáneos recibieron su influencia, indica Halbesma, que lo cree incluso una figura inspiradora para los jóvenes de hoy: "Tienes 27 años, no sabes qué hacer con tu vida, tienes problemas con tu familia y de repente descubres tu gran talento".

El nuevo diseño del Museo Van Gogh de Ámsterdam (Fotografía: AFP PHOTO / ANP / KOEN VAN WEEL)

Pero el plato fuerte llegará del 25 de septiembre al 17 de enero de 2016, con la exposición Munch:Van Gogh -que podrá verse antes en Oslo-, en la que por primera vez se podrán ver juntas las obras "de los dos artistas más famosos y amados por el público", explica Halbesma, que subraya las grandes conexiones entra ambos artistas -El grito (1893) es una obra totalmente deudora de Van Gogh que el artista noruego pintó tras descubrir la obra del holandés en París-. "Solo se llevaban 10 años y, por lo que sabemos, nunca se conocieron, pero hay un montón de similitudes en sus trabajos y en sus vidas: los dos escribieron muchas cartas, tuvieron vidas dramáticas y difíciles relaciones con la familias. En París vivían muy cerca, así que realmente es un milagro que no se conocieran", cuenta la responsable del Museo Van Gogh.

En el Noordbrabants Museum, de Brabante, la región natal de Van Gogh, que posee la tercera colección más importante del artista en Holanda, presentará una exposición tributo de diseñadores a Comedores de patatas, otra sobre la influencia en David Hockney y una tercera con importantes préstamos de colecciones privadas. También en Holanda, el Museo Kröller-Müller, en Otterlo, mostrará más de 50 obras de Van Gogh, incluyendo pinturas y dibujos de varios periodos de su vida, junto a otras obras de sus coetáneos.

Mons (Bélgica), que será Capital Europea de la Cultura 2015, albergará del 24 de enero al 17 de mayo de 2015, Van Gogh en Borinage, el nacimiento de un artista, en la que se reunirán 70 de sus cuadros y dibujos de varias colecciones internacionales.

Todas estas y muchas actividades más que podéis ver en este mapa:

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente