Anterior Simeone: "Nos cuesta cuando se nos encierran y esperamos un Deportivo así" Siguiente La mayoría de Feijóo, la hegemonía de la izquierda y otras claves de las elecciones gallegas Arriba Ir arriba
 Una de las bicicletas eléctricas de Daymak
Una de las bicicletas eléctricas de Daymak

Bicicletas eléctricas propulsadas con hidrógeno y con energía solar

  • Una bicicleta eléctrica recorre 125 km a 20 km/h usando hidrógeno

  • Otro accesorio convierte una bicicleta convencional en eléctrica solar

|

En los últimos años se ha popularizado el desarrollo de distintos métodos para añadir propulsión eléctrica a las bicicletas, con el fin de asistir al pedaleo y que su uso resulte más atractivo para más personas.

El método habitual consiste en añadir un motor eléctrico en una de las ruedas que sustituya temporalmente el pedaleo o que ayude puntualmente al ciclista a remontar pendientes, por ejemplo.

El motor eléctrico suele estar alimentado por la electricidad almacenada en una batería previamente cargada o que se carga al circular, mediante el pedaleo.

Pilas de combustible de hidrógeno

También se están explorando otras opciones de suministro de electricidad a los motores eléctricos de las bicicletas, desde la carga por inducción a través del suelo de los carriles bici, a la carga por energía solar y las células de combustible de hidrógeno.

A diferencia del funcionamiento de una batería convencional, las células o pilas de combustible no almacenan la energía eléctrica directamente, sino que la producen sobre la marcha mediante un vector energético como puede ser el hidrógeno que al exponerse al oxígeno presente en el aire produce electricidad debido a la reacción química que se produce.

Es como funciona, por ejemplo, el vehículo de Honda FCX Clarity. De esta reacción entre el oxígeno y el hidrógeno el único residuo resultante es agua.

La ventaja del hidrógeno es que proporciona electricidad suficiente para propulsar la bicicleta unos 125 km a 20 km/h (la velocidad máxima son 35 km/h) con un depósito completo, con unos 50 gramos de hidrógeno comprimido.

En total, el accesorio propulsor pesa unos 2,5 kg. El coste de una carga es inferior a los dos euros, aunque los investigadores que desarrollan la Hy-Cycle aún tienen que resolver el modo en el que pueden recargarse o reemplazarse las bombonas de hidrógeno.

Bicicletas con paneles solares

Por otro lado, la compañía Daymak trabaja en el desarrollo de un sistema de propulsión eléctrica para bicicletas que, al menos en teoría, tendrá capacidad ilimitada al obtener la energía de la luz solar.

El sistema propuesto por Daymak consiste igualmente en un motor eléctrico que se instala en la rueda posterior de cualquier bicicleta. En torno al motor eléctrico hay unas pequeñas baterías de iones de litio y un panel solar.

Cuando la bicicleta está expuesta al sol, parada o en marcha, las baterías se cargan. Según Daymak, cada hora de exposición a la luz añade un kilómetro de autonomía, y aquellos que recorran menos de 10 km al día con la bicicleta siempre dispondrán de carga sin necesidad de recurrir a un enchufe. Siempre y cuando la bicicleta permanezca expuesta a la luz solar.

El accesorio de Daymak es además aplicable a una bicicleta convencional y su funcionamiento puede controlarse desde el teléfono móvil para, por ejemplo, conocer la carga o configurar el umbral de asistencia del motor.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente