Enlaces accesibilidad

El cerdo ibérico del siglo XVI está estrechamente emparentado con el actual genéticamente

  • El cerdo no ha registrado cambios profundos en su genoma
  • En el siglo XVI el cerdo ibérico era doméstico y no era blanco
  • Descartan el cruce de cerdos asiáticos con los cerdos ibéricos modernos

Por
Cerdo negro ibérico actual.
Cerdo negro ibérico actual. Getty Images/iStockphoto LianeM/Getty Images

El análisis del genoma de una hembra de cerdo del siglo XVI del yacimiento del Castillo de Montsoriu (Girona) ha revelado que está estrechamente emparentado con el cerdo ibérico actual.

Así lo ha revelado una investigación de un equipo de científicos españoles publicada en la revista Heredity, que también descarta el cruce de cerdos asiáticos con los cerdos ibéricos modernos, según ha informado la UAB en una nota.

La muestra está datada entre los años 1520 y 1550 aproximadamente, fecha anterior a la introducción del cerdo asiático en Europa -que se cruzaría con las razas locales europeas para dar lugar, posteriormente, a las razas internacionales actuales-, y contemporánea al inicio de la colonización de América.

El cerdo ibérico del siglo XVI

“En primer lugar, sabemos que no era un cerdo blanco, ya que le falta una duplicación del gen KIT que causa este color. Este hecho coincide con la mayor parte de representaciones pictóricas de la época donde sale este animal, que aparece siempre negro o con tonos rojizos", ha explicado el principal autor del estudio, el investigador ICREA en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Miguel Pérez-Enciso.

El cerdo no era blanco y estaba muy ligado a la estirpe Lampiña del Guadiana

Asimismo, ha señalado que han podido comprobar que el cerdo antiguo está muy emparentado con los cerdos ibéricos actuales, en concreto con la estirpe Lampiña del Guadiana.

"Podemos decir que el cerdo ibérico actual se parece mucho al del siglo XVI y no ha registrado cambios profundos en su genoma, por lo que serán necesarios más estudios para poder empezar a distinguir los ejemplares modernos de los antiguos”, ha aclarado.

El estudio indica que se trata de un cerdo doméstico, ya que la muestra secuenciada presenta una serie de marcadores típicos de esta variedad y que son muy raros en el jabalí (especie precursora del cerdo doméstico).

Además, esto coincide con los registros históricos que muestran que la porcinocultura era una actividad importante del castillo. Pero también demuestra la existencia de cruces ocasionales entre el jabalí y el cerdo antiguo, tal como ha ocurrido también entre el jabalí y el cerdo ibérico actual.

“Esta estrecha relación entre el cerdo ibérico, el jabalí europeo y el cerdo antiguo confirma, tal como habían apuntado estudios previos, que la mezcla del cerdo asiático con los cerdos ibéricos modernos no ha existido o ha sido insignificante”, indica Pérez-Enciso.

Comparación con otros cerdos

El trabajo también ha comparado la muestra antigua con los genomas de cerdos modernos de distintas razas, incluidos cerdos llamados ‘criollos’ y cuyo origen es, supuestamente, los antiguos animales que los colonizadores españoles llevaron a América.

Los investigadores han demostrado que esa suposición es inexacta y que queda poco del legado ibérico en estos animales, que fueron cruzados principalmente con razas internacionales.

En la investigación liderada por Miguel Pérez-Enciso han participado también investigadores del Institut de Biologia Evolutiva (CSIC-Universitat Pompeu Fabra) y del Centro Nacional de Análisis Genómico (CNAG).

Noticias

anterior siguiente