Enlaces accesibilidad

Sánchez dice que el PSOE "está haciendo historia" y apuesta por cambiarlo "de abajo arriba"

  • Se ha convertido en el nuevo secretario general por "aclamación"
  • Sánchez promete estar "poco en Ferraz y mucho en los territorios"
  • "No me va a temblar la mano para echar del partido a los corruptos"
  • Su objetivo es hablar "mucho de los españoles y lo justo del PSOE"
  • Pide al PSOE "apretar el paso" para poner fin al "Gobierno de la derecha"

Por
Pedro Sánchez define al PSOE como el partido del cambio

Pedro Sánchez Pérez Castejón ya es el nuevo secretario general del PSOE, después de haber sido ratificado por "aclamación" de los 1.036 delegados socialistas en el Congreso Extraordinario, y de haber ganado unas primarias que, por primera vez en la historia del partido, han dado a los militantes el poder para elegir a su nuevo líder.

"Vamos a cambiar el PSOE de abajo arriba para después cambiar España". Este ha sido uno de los primeros mensajes que ha lanzado el nuevo líder de los socialistas a la militancia, a la que ha dicho: "Hoy estamos haciendo historia".

Puño en alto y abrazado a su antecesor en el cargo, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha saludado a un auditorio puesto en pie para aplaudir a su nuevo secretario general y ha pedido a los españoles que a partir de ahora "escuchen, atiendan y observen" a los socialistas.

Sánchez ha manifestado que su partido ya hizo historia el pasado 13 de julio celebrando las primarias que le dieron el triunfo y ha pedido que a partir de ahora "todos" se unan para crear un nuevo PSOE y "poner fin al Gobierno de la derecha", que ha augurado será un Gobierno de "solo cuatro años".

Su nombramiento no se ha sometido a votación de los delegados por primera vez en los 135 años de historia del PSOE, que ha modificado sus estatutos federales para que la fórmula de la consulta a los militantes sea la utilizada siempre para cambiar de líder.

Promete estar "mucho en los territorios y poco en Ferraz"

Sánchez sustituye por tanto oficialmente a Rubalcaba, que este mismo sábado ha dado su discurso de despedida apelando a los valores socialistas, que seguirá, ha dicho, "hasta el final de sus días".

Aunque este domingo pronunciará un discurso más largo en la clausura del Congreso socialista, Sánchez ha lanzado las que serán sus líneas básicas como líder del principal partido de la oposición. Quiere que su partido sea el de la "honradez intransigente", promete estar "mucho en los territorios y poco en Ferraz" y no le temblará el pulso para echar a los corruptos del PSOE, como él mismo ha dicho. 

"Los españoles no aceptan los tejemanejes y los trapicheos", ha dicho, aplaudido por los 3.000 asistentes al Congreso socialista.

"Millones de personas necesitan un PSOE renovado que no se conforma con protestar", ha aseverado el líder, para insistir en la necesidad de estar más en la calle.

En este sentido, ha pedido "apretar el paso" para responder a todos los ciudadanos que quieren un PSOE "en pie" capaz de ser alternativa a la derecha y se ha mostrado convencido que si el PSOE se asfixia es "porque se encierra entre cuatro paredes".

Apuesta por hablar "mucho de los españoles y lo justo del PSOE"

Sánchez quiere además hablar mucho de los problemas de los españoles y "lo justo" del PSOE y ha lanzado este mensaje con la carta blanca dada por los 'barones' para retrasar las primarias para elegir al candidato a la Moncloa. Unas primarias que no ha mencionado en esta primera intervención y de las que nadie ha hablado en este Congreso.

Se ha comprometido a hacer asambleas abiertas y a rendir cuentas ante la militancia cada año, así como a estar cerca de los militantes y de la ciudadanía.

"Hoy no empieza todo, pero empiezan muchas cosas", ha afirmado Sánchez, tras unas palabras de reconocimiento a la "dedicación" y el "compromiso" de Rubalcaba, de quien ha dicho que ha hecho un "gran servicio al país y al partido en un momento muy complicado".

"Formas parte de lo mejor del socialismo en España y vas a formar parte de lo mejor del socialismo en España", ha afirmado Sánchez dirigiéndose a Rubalcaba entre aplausos y al que ha dicho que le pedirá consejo.

El objetivo de Sánchez es "devolver la esperanza a todos los españoles", y para ello su primer reto será definir una alternativa económica "socialista y progresista" que proteja a una clase media y trabajadora que siente que los esfuerzos se piden "a los de siempre, mientras los de siempre se van de rositas".

Luchará por una España federal, para que nadie "obligue" a una mujer a ser madre y para que alumnos como sus hijas, que estudian en un colegio público, ha dicho, no aprendan religión sino Educación para la ciudadanía.

No va a pedir un "acto de fe" a los españoles sino que escuchen lo que el nuevo PSOE tiene que decir y "compruebe" lo que, a partir de ahora, va a hacer.

Y ha hecho una última propuesta a los militantes: dejar de contar los votos que pierde el PSOE y empezar a contar los que van a recuperar "siendo fieles" a sus principios y valores: la "igualdad", la "justicia social" y la "libertad".

Unidad en torno al líder con quejas por parte de Madina y Pérez Tapias

Los mensajes en torno a la unidad del partido han sido la nota dominante en esta primera jornada del cónclave socialista que finalizará este domingo con un PSOE renovado.

El Congreso ha arrancado este sábado con un ir y venir de nombres que se confirmaban en la nueva Ejecutiva federal. Con el número dos, César Luena, y la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, ya anunciados este viernes, quedaba por saber quiénes llevarán las riendas en Ferraz junto con Sánchez.

Algunos 'barones' territoriales como Patxi López (País Vasco), Ximo Puig (Valencia), Tomás Gómez (Madrid) y Emiliano García Page (Castilla-La Mancha) formarán parte de ese núcleo duro junto con Carme Chacón y dos socialistas que apoyaron a Eduardo Madina, Meritxell Batet y Manuel de la Rocha.

Tanto Madina como el otro contrincante de Sánchez en las primarias, José Antonio Pérez Tapias, han cuestionado la integración en la Ejecutiva que va cerrando Sánchez, aunque esperan que el nuevo secretario general hable con ellos en las próximas horas para contar si no con ellos, sí con los equipos de los que también aspiraron al cargo. El propio Madina ha insistido en que su papel no es estar en esa Ejecutiva pero sí pide representación de los miles de militantes que apostaron por él.

A la salida del Congreso, Sánchez ha dicho que su voluntad siempre ha sido integrar a afines a los dos socialistas. Este domingo se cerrará definitivamente el equipo que a partir del lunes comandará al nuevo PSOE.

Noticias

anterior siguiente