Enlaces accesibilidad

Rusia y China firman un histórico acuerdo para la venta de gas natural

  • Gazprom venderá gas a la empresa nacional china de hidrocarburos
  • Rusia reducirá su dependencia de los clientes europeos
  • La CE pide a Putin que no interrumpa el suministro a Ucrania

Por
Rusia y China firman un histórico acuerdo de suministro de gas siberiano para los próximos treinta años

El consorcio gasístico ruso Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) han firmado este miércoles un histórico acuerdo para la exportación de gas natural a la potencia asiática durante la visita del presidente Vladímir Putin a Shanghái, según ha confirmado la agencia oficial Xinhua.

Tras casi una década de negociaciones, Gazprom y la CNPC han firmado el acuerdo en una ceremonia en presencia de Putin y de su homólogo chino, Xi Jinping. Xi y Putin han abogado en Shanghai, por una "completa asociación de cooperación energética".

Acuerdo estratégico

El acuerdo de venta de gas ruso a China tiene una enorme trascendencia estratégica, según informa desde Moscú el corresponsal de TVE, Carlos Franganillo, porque Moscú y Pekín reducirán su dependencia de Occidente.

En virtud del acuerdo, Gazprom suministrará 38.000 millones de metros cúbicos de gas natural anualmente a la segunda economía mundial a partir de 2018 y en los siguientes 30 años. El pasado año, China consumió unos 170.000 millones de metros cúbicos de gas natural, procedente, sobre todo, de Asia Central.

Por el momento no ha trascendido el precio de venta, una de las principales causas de la demora de unas negociaciones que comenzaron hace casi diez años, aunque se estima que oscila alrededor de los 400.000 millones de dólares (casi 292.000 millones de euros).

Según los expertos, Gazprom buscaba obtener un precio de 400 dólares (292 euros) por 1.000 metros cúbicos de gas, con sus contratos en la Unión Europea (UE) como punto de referencia, mientas China ofrecía entre 350 y 360 dólares por esa cantidad, basándose en sus importaciones de Asia Central.

De acuerdo a un memorándum que firmaron Pekín y Moscú en marzo de 2013, Rusia suministrará gas siberiano a China a través del gasoducto oriental "La Fuerza de Siberia", es decir, la misma ruta geográfica por la que Moscú ya exporta petróleo al cinturón industrial del noreste del país vecino. Pekín rechazó el plan anterior de importar gas a través de la región nororiental de Xinjiang, ya que, en ese caso, Gazprom le exigía precios europeos.

Rusia acumula mucho retraso en este terreno en relación con las repúblicas centroasiáticas de Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán, que llevan varios años suministrando el hidrocarburo a la potencia asiática.

Barroso pide a Putin que no interrumpa el suministro a Ucrania

El acuerdo llega en medio de la crisis de Ucrania, que enfrenta a Rusia con la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Este mismo miércoles, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha pedido a Rusia que no interrumpa el suministro de gas hacia Ucrania mientras estén en curso las negociaciones entre las tres partes sobre la seguridad de la distribución y tránsito de gas.

"Mientras los contactos trilaterales estén en curso, el flujo de gas no debería ser interrumpido. Cuento con que la Federación Rusa mantenga su compromiso", ha señalado Durao Barroso en una carta dirigida a Putin.

El jefe del Ejecutivo comunitario explica a Putin que su carta responde, en nombre de la UE y de sus 28 estados miembros, a la misiva que el dirigente ruso remitió a varios socios comunitarios el pasado 14 de mayo.

El presidente ruso remitió el pasado día 14 una misiva a varios países de la UE en la que advertía sobre el riesgo de que Ucrania deje de recibir suministros de gas ruso a partir del próximo 3 de junio si no paga antes su deuda con Gazprom.

"Es responsabilidad de Gazprom asegurar las entregas de los volúmenes requeridos como se acordó en los contratos de suministros con compañías europeas", ha advertido Durao Barroso.

"Le recuerdo que la UE espera que Rusia active el sistema de alerta temprana con antelación suficiente si en algún momento surge la necesidad", ha añadido.

La interrupción de suministro de gas ruso a Kiev podría suponer un problema para el abastecimiento de la UE, que compra el 30% del gas que consume a Moscú y de esa cantidad la mayor parte llega a territorio comunitario a través de Ucrania.

Noticias

anterior siguiente