Enlaces accesibilidad

El presidente interino de Ucrania alerta de los "signos de separatismo" en partes del país

  • Los manifestantes de Kiev quienren influir en la formación del nuevo gobierno
  • Imponen condiciones a los candidatos a nuevos ministros
  • Vitaly Klitschkó anuncia que se presentará a las elecciones presidenciales
  • La Rada pide a La Haya que juzgue a Yanukóvich

Por
El presidente interino ha aplazado hasta el jueves la formación del gobierno de unidad nacional

El presidente provisional del páis y presidente también de la Rada Suprema (Parlamento), Aleksándr Turchínov, ha expresado este lunes su preocupación por los “signos de separatismo” y por las amenazas a la integridad territorial del país que se están produciendo en Ucrania. La situación en el país continúa siendo incierta, cuatro días después de que el Parlamento destituyera al presidente electo, Víktor Yanúkovich, quien permanece en paradero desconocido. Turhíkov ha pospuesto la formación de un Gobierno de unidad.

Las movilizaciones de manifestantes en la península del Crimea, mayoritariamente pro-rusos, se están reproduciendo en las últimas horas, con la organización de mítines contra los nuevos líderes de Ucrania. Muchos de ellos se han producido en ciudades como Sebatopol, donde se encuentra alojada la base de la flota rusa en el Mar Negro.

Estos hechos y la tensión que se vive en el país ha hecho reaccionar al presidente interino Oleksander Turchinov, quien ha asegurado que cualquiera que sea responsable de iniciativas separatistas deben ser castigado, según ha manifestado mediante una declaración escrita. Turhíkov, ha decidido posponer hasta el jueves la formación de un Gobierno de unidad nacional.

Al respecto, el líder del principal partido del país, Batkivschina (Patria), Arseni Yatseniuk, ha destacado la importancia de que el Ejecutivo se forme con urgencia, pero "no entre bambalinas", sino de manera transparente."No deben pensar en índices de popularidad o en actividades políticas, sino sólo en una cosa: cómo sacar al país del agujero económico", ha dicho.

Otro de los dirigentes opositores, el exboxeador Vitaly Klitschkó, líder del partido UDAR (Golpe), ha anunciado que presentará su candidatura en las elecciones presidenciales, fijadas para el 25 de mayo.

"Seré candidato a la Presidencia. Estoy completamente convencido de que hace falta cambiar los principios y las reglas de juego en Ucrania. Es necesario restablecer la justicia", ha dicho Klitschkó a los periodistas.

Condiciones de Maidán

Durante toda la jornada del lunes, los líderes de los grupos parlamentarios celebraron consultas para intentar configurar una coalición mayoritaria que permita elegir al nuevo primero ministro y designar a los miembros del nuevo Ejecutivo.

Sin embargo, los participantes en la acampada de más tres meses en la Plaza de la Independencia de Kiev, foco de las protestas que provocaron la caída del Gobierno, quieren influir en la conformación el nuevo Ejecutivo.

Los activistas, entre los que hay grupos radicales, algunos de extrema derecha, han exigido que los miembros del nuevo Gobierno cumplan una serie de requisitos, como no figurar entre las cien personas más ricas del país y no haber ocupado cargos en el Ejecutivo desde comienzos de 2010, cuando Yanukóvich asumió el poder.

Además, exigen que los ministros tengan un mínimo de siete años de experiencia en sus respectivas áreas, que será de cinco para los responsables de Defensa e Interior y el jefe del Servicio de Seguridad, y no haber estado involucrados en violaciones de los derechos humanos ni en casos de corrupción.

"Verificaremos que todos los candidatos cumplan con estos requisitos. Cada uno de los miembros del Gobierno ha de contar con la aprobación del Maidán [plaza, en ucraniano, y nombre que se ha dado a la acampada]", se afirma en una declaración del kolo (círculo o asamblea) del campamento, que agrupa diversos grupos y organizaciones sociales.

Policías antidisturbios piden perdón

El nuevo gobierno que nombre el Parlamento tendrá que decidir qué hacer con los llamados "grupos de autodefensa", grupos armados que llevaron la carga del enfrentamiento con los antidisturbios. Tras la caída del régimen, estos grupos no se han desarmado y están asumiendo en algunos casos autoridad coercitiva.

Así ha ocurrido en la ciudad de Leópolis (Lviv, en ucraniano), bastión nacionalista en el oeste del país, cien policías antidisturbios fueron obligados a pedir perdón públicamente.

El acto público de contrición tuvo lugar en un mitin en la plaza del monumento al poeta Tarás Shevchenko, convertida en el centro de las protestas en la ciudad. Los miembros del cuerpo antidisturbios, llamados Berkut (águila, en ucraniano) subieron al escenario escoltados por miembros de los "grupos de autodefensa" mientras los manifestantes les arrojaban monedas y pequeños objetos.

Ya sobre el escenario, los agentes se pusieron de rodillas y uno de ellos prometió que siempre estarán junto al pueblo de Ucrania. Los agentes aseguraron que no habían participado en la represión de las protestas en Kiev, que se saldó con más de 80 muertos.

Según el Departamento de Interior de la ciudad, el pasado 11 de febrero, una semana antes del estallido de la violencia, en Kiev se encontraban 130 efectivos antidisturbios enviados desde Leópolis.

La Rada pide a La Haya que juzgue a Yanukóvich

Mientras, el Parlamento ucraniano ha pedido este martes al Tribunal Internacional de La Haya que procese al depuesto presidente Yanukóvich y a otros ex altos cargos por crímenes contra la Humanidad. A favor de la resolución han votado diputados de la Rada Suprema (legislativo), que han declarado que Ucrania reconoce la jurisdicción de esa corte en su territorio, informa Efe.

El documento acusa a los ex altos cargos, incluido Yanukóvich, de las "graves consecuencias" y el "asesinato masivo" de ciudadanos ucranianos registrados "durante las acciones de protesta masivas en el periodo comprendido entre el 21 de noviembre y el 22 de febrero de 2014", los tres meses que duraron las manifestaciones.

En la resolución se destaca que, a lo largo de tres meses, los órganos de poder en Ucrania, "por órdenes de los cargos del Estado, adoptaron de forma ilegal medidas de presión física, medios especiales y armamento contra los participantes en las acciones pacíficas en Kiev y otras ciudades ucranianas".

Dichas acciones, agrega el texto, "llevaron a la muerte de más de 100 ciudadanos de Ucrania y de otros países, y más de 2.000 heridos, de los cuáles más de 500 siguen actualmente en estado grave", apunta la misma agencia.

Noticias

anterior siguiente