Enlaces accesibilidad

Merkel y Hollande piden el cese de la violencia en Ucrania y amenazan con sanciones de la UE

  • Polonia pedirá sanciones, Francia y Alemania lo estudiarán
  • Rusia culpa a la oposición del derramamiento de sangre
  • La ONU pide una investigación independiente

Por
París y Berlín amenazan con sanciones europeas si sigue la violencia en Kiev

La peor jornada de violencia vivida en Ucrania desde el comienzo de la crisis política, que se ha saldado con 26 muertos, ha vuelto a evidenciar las posturas tan dispares que mantienen el bloque formado por UE y EE.UU., que respaldan los argumentos de la oposición, y Rusia, principal aliado del presidente Yanukóvich. Mientras que el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha señalado al gobierno ucraniano como principal responsable, tanto su homólogo francés, François Hollande, como la canciller alemana, Angela Merkel, han amenazado con posibles sanciones de la UE a los responsables de los actos. Por parte, Rusia, ha considerado a los disturbios un intento de golpe de Estado. Los jefes de la diplomacia francesa, alemana y belga visitarán Kiev este jueves.

Este miércoles, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha mostrado su condena a la violencia de este martes y ha señalado que cree que la solución pacífica es todavía posible. No obstante, el presidente estadounidence ha subido el tono señalando al gobierno como el "principal responsable" de los disturbios y ha advertido a los militares de que no deben dar pasos en una situación que pueden resolver los civiles.

Horas antes, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, aseguraba Washington está estudiando con sus socios europeos la posible aplicación de sanciones a Kiev por la responsabilidad en la violencia.

Hollande y Merkel advierten a Ucrania

El presidente de Francia, François Hollande, ha pedido que regrese la calma a las calles de Kiev, y ha dejado la puerta abierta a las sanciones. "Los que han cometido esos actos, los que se preparan para cometer otros, deben saber que serán sancionados", ha declarado Hollande, que ha presidido con Merkel un consejo de ministros franco-alemán celebrado en el Palacio del Elíseo de París.

El presidente francés ha dicho que serán los titulares de Exteriores de los países de la Unión Europea (UE), que se reunirán este jueves en Bruselas, los que determinarán las sanciones, así como su severidad.

También se ha referido a los enfrentamientos de las últimas horas como "actos incalificables, intolerables, inadmisibles de violencia, brutalidad y represión". Hollande ha agregado que los países de la UE comparten la voluntad de que Ucrania viva "una transición política" y abogó por que se pueda regresar cuanto antes a la "calma" y la "serenidad".

Anteriormente, su ministro de Exteriores, Laurent Fabius, también había comentado la posibilidad de las sanciones, que discutirá con la diplomacia alemana en una reunión prevista para esta tarde. "No vamos a permanecer indiferentes. Francia pretende actuar", ha declarado Fabius.

En la misma línea se ha pronunciado la canciller alemana, Angel Merkel, aunque con más matices. La canciller alemana ha asegurado que se hará todo lo posible "en favor del diálogo político" para encontrar una solución al conflicto pero ha declarado que también se estudiarán "sanciones contra los autores de la violencia", aunque sin que estas pesen sobre la población civil. Merkel ha avisado de que, si la violencia no cesa, este jueves se discutirán sanciones en Bruselas.

Merkel ha recordado que corresponde al gobierno de Kiev "impedir el recurso a la violencia", aunque ha matizado que "las sanciones no son suficientes, hay que relanzar un proceso político, y buscamos todos los contactos posibles, principalmente en la dirección de Rusia". En este sentido, la canciller alemana ha mantenido este miércoles por la tarde una conversación son su homólogo ruso, Vladimir Putin, con quien ha acordado "hacer todo lo posible para evitar una escalada de violencia", señala Efe.

La UE estudia sanciones

Por su parte, la Alta Representante europea para la Política Exterior, Catherine Ashton, ha señalado que la UE explorará la posibilidad de imponer sanciones a ese país en la reunión extraordinaria que celebarán el jueves los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea.

Ashton ha convocado una reunión extraordinaria del comité político y de seguridad de la UE, ha informado su portavoz mediante un comunicado, en el que también indicó que "todas las opciones posibles se van a estudiar, incluyendo las medidas restrictivas por la represión y violación de los derechos humanos".

En el mismo sentido se ha manifestado el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, quien ha telefoneado este miércoles a Yanukóvich para expresarle su rechazo y condena al uso de la fuerza.  Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, ha urgido a los Veintiocho a "amenazar con sanciones creíbles y concretas a los que han perpetrado las violaciones de derechos humanos".

Otros países cercanos también han hecho llamamientos a la calma. De ellos, Polonia está siendo el país más beligerante pidiendo la adopción de estas medidas sancionadoras. "Hoy mantendré conversaciones con los líderes de los países e instituciones más importantes de la UE, y les persuadiré para que impongan sanciones, personales y financieras", ha declarado el primer ministro polaco, Donald Tusk.

Por su parte, los presidentes de Lituania y Estonia, Dalia Gribauskaite y Toomas Hendrik Ilves, han llamado a cesar la violencia. Gribauskaite ha llamado a la comunidad internacional a "tomar todas las medidas posibles para ayudar a Ucrania a cesar la escalada del conflicto".

Rusia denuncia un intento de golpe de Estado

Como ya ha hecho en otras ocasiones, Rusia denuncia que los disturbios en Ucrania contra el gobierno de Yanúkovich, que cuenta con mayoría en el Parlamento, constituyen un intento de golpe de Estado. "Moscú condena firmemente la violencia de los elementos radicales, que han violado los acuerdos y han aprovechado la amnistía de los detenidos para, luego, pasar inmediatamente a acciones de violencia", ha dicho el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El portavoz ha recalcado que las acciones de los radicales ucranianos "pueden considerarse y se consideran en Moscú sólo como un intento de golpe de Estado". Rusia ha pedido al resto de países que no intervengan y ha exigido a la oposición ucraniana que negocie sin condiciones.

"Rusia demanda que los líderes [de la oposición] detengan el derramamiento de sangre en su país, vuelvan inmediatamente al diálogo con las autoridades legales sin amenazas ni ultimátums", añade el Ministerio.

La ONU pide una investigación independiente

Organizaciones internacionales, como la ONU y la OTAN, también han mostrado su preocupación por el aumento de la tensión en Ucrania. La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha reiterado su condena a la violencia y ha apelado a una solución pacífica a la crisis a través del diálogo.

"Condeno fuertemente estos asesinatos y urjo al Gobierno y los manifestantes a actuar para aliviar la tensión y adoptar un nuevo plan de acción hacia una solución pacífica a la crisis", ha afirmado Pillay en un comunicado, divulgado en Ginebra.

La máxima responsable de la ONU para los Derechos Humanos también ha pedido una investigación "urgente e independiente" para establecer responsabilidades sobre lo ocurrido, incluido el uso excesivo de la fuerza.
 

Noticias

anterior siguiente