Enlaces accesibilidad

Confirman que los neandertales enterraban a sus muertos de forma intencionada

  • El tratamiento de los cadáveres revela la intencionalidad del entierro
  • Los investigadores han estudiado el yacimiento Bouffia Bonneval, en Francia
  • Según este estudio los neandertales y el Homo sapiens eran similares en comportamiento

Por
Los investigadores hacen un escaneado en 3D de la de la fosa de La Chapelle-aux-Saints.
Los investigadores hacen un escaneado en 3D de la de la fosa de La Chapelle-aux-Saints. SINC/Cedida Archéosphere

Desde que en 1908 los hermanos Bouyssonie descubrieran un esqueleto casi completo de Neandertal en una fosa cavada en los depósitos del yacimiento Bouffia Bonneval, en La Chapelle-aux-Saints (Francia), se ha contemplado la hipótesis de la posible existencia de enterramientos intencionales.

Esto suponía plantear la capacidad de un grupo humano del Pleistoceno superior de tener un pensamiento simbólico distinto al de los humanos anatómicamente modernos. Los arqueólogos comenzaron a buscar evidencias de enterramiento neandertal desde un enfoque muy diferente.

En los cinco años siguientes al descubrimiento en Francia se hallaron otras nueve supuestas sepulturas. Adía de hoy ya se han registrado cerca de 40 casos posibles, algunos de las cuales (Kebara 2 y Shanidar 4/6/8/9) reflejan las prácticas funerarias complejas. Todos estos hallazgos han cambiado profundamente la percepción acerca de los neandertales, según ha informado SINC.

Origen antropogénico de la fosa francesa

Sin embargo, en las últimas décadas se han levantado numerosas críticas y dudas sobre la capacidad cognitiva de dicha especie para enterrar a sus muertos. Ahora, un nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, confirma el origen antropogénico de la fosa de La Chapelle-aux-Saints, con lo cual se avala la capacidad de pensamiento simbólico de las poblaciones neandertales.

"Este trabajo es una nueva prueba de que los neandertales han sido capaces de desarrollar por sí mismos algunos pensamientos simbólicos complejos. Por lo tanto, los neandertales y los humanos anatómicamente modernos (Homo sapiens) somos muy similares por lo que a este comportamiento se refiere", ha explicado el investigador William Rendu desde Nueva York.

Enterramientos intencionados

"Para poder contrastar nuestra hipótesis, tuvimos que caracterizar el contexto arqueológico en que se halla el Bouffia Bonneval”, cuenta el experto. “Así excavamos y analizamos los niveles arqueológicos de una cavidad contemporánea situada a 70 metros de distancia. Todo ello ha supuesto mucho tiempo de dedicación, pero era necesario y los resultados han sido incluso mejores de lo que esperábamos".

El análisis de la fosa es concluyente en cuanto a su origen antrópico. El análisis tafonómico de los restos humanos demuestra que el cuerpo fue cubierto rápidamente, para protegerlo de cualquier perturbación post mortem, tales como modificaciones de meteorización o ataques de carnívoros.

Estos dos elementos, combinados con la conexión anatómica en que se conservó el esqueleto, sostienen la hipótesis de que se trataba de una sepultura intencionada.

Avances metodológicos

Rendu ha manifestado: "Una de las cosas más emocionantes para nosotros es que 100 años después del descubrimiento de aquellos restos, hemos sido capaces de encontrar nuevas pruebas debido a los avances metodológicos que hemos aplicado a los restos encontrados en 1908. Esto pone de relieve la importancia de la protección del sitio y de la conservación de las colecciones arqueológicas, pues este tipo de patrimonio puede proporcionar datos muy importantes en la actualidad".

El mismo investigador ha querido enmarcar este nuevo hallazgo en la tendencia generada en la última década, gracias a una cantidad creciente de investigaciones que han puesto de relieve el desarrollo en algunas poblaciones de neandertales del pensamiento simbólico complejo, tal como lo demuestran el uso de plumas, las colecciones de conchas peculiares, etc.

Estamos encantados de contribuir a representar esta nueva imagen de los neandertales

Este estudio ha sido realizado por un equipo internacional dirigido por William Rendu del Center for International Research in the Humanities and Social Sciences, Unités Mixtes Internationales 3199, Centre National de la Recherche Scientifique, de la Universidad de Nueva York, y entre muchos otros colaboradores, también ha contado con la participación de Carlotta Tavormina, colaboradora del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) y estudiante del doctorado de Prehistoria en la Universidad Rovira i Virgili, en Tarragona.

Noticias

anterior siguiente